El portavoz del cerco pregunta al SUP por qué no los detuvieron

El portavoz de la flota del cerco, Andrés García, preguntado por las declaraciones realizadas este lunes por el secretario xeral del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Freire, ha replicado que «si había camorristas profesionales» en la protesta del cerco el pasado martes en Santiago de Compostela, él ni los vio ni los conoce. «Tampoco podemos responder por ese tipo de gente, si es que la había», ha aseverado.

En esta línea, se ha preguntado: «¿Si lo sabía, por qué no los detuvieron?». «No entiendo por qué no actuaron contra ellos. Que los cogiesen», ha agregado, antes de reiterar que la voluntad de la asamblea de Portosín es que, por el momento, se suspendan las manifestaciones, dado «el grado de violencia» al que se llegó y a que su gente, que no es violenta, según ha subrayado, «están magullados».

Representantes de la flota gallega del cerco que rechaza el actual reparto de cuotas de especies como caballa y jurel se reunían a última hora en Sada  para perfilar un nuevo documento que será el que lleven a la Consellería do Mar en la nueva cita de este martes, fijada para las 11,00 horas, tras oponerse al elaborado el pasado viernes los 120 armadores reunidos en asamblea en Portosín el sábado.

Los profesionales del mar cerrarán un texto este lunes para presentar este martes a la conselleira do Mar, Rosa Quintana. «¿No dijo que quería que le llevásemos una propuesta? Pues es lo que vamos a hacer», ha señalado, en declaraciones a Europa Press, el también representante de Acerga (Asociación de armadores de cerco de Galicia) Andrés García.

En este sentido, ha explicado que el documento tendrá como eje fundamental la reclamación de un reparto lineal por número de tripulantes, reivindicación que estos pescadores –un 80% del total del cerco gallego, conformado por un total de 153 barcos– llevan realizando desde el mes de enero, cuando comenzaron a movilizarse en contra de la distribución acordada con el Ministerio de Agricultura el 20 de diciembre, que atribuye una importancia del 70% a las capturas entre 2002 y 2011 para asignar las posibilidades de pesca de este año.

El propio Andrés García estuvo presente en Madrid aquel día y firmó el acuerdo con el resto de representantes del sector que faena en el caladero del Cantábrico Noroeste (de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco). Sin embargo, García mantiene que aquello fue un preacuerdo y que, al no ratificarlo días después la asamblea de Portosín, que es «soberana», no pueden admitirlo.

En concreto, denuncian que el peso dado a las capturas históricas favorece a la flota vasca, pues en sus aguas se capturó la mayor parte de caballa en años en que, cuando la caballa llegaba frente a la costa gallega, el cupo ya se había agotado. Por ello, esta flota constituida por más de 1.380 trabajadores, exige que el criterio que se tenga en cuenta es el de la tripulación.

El 20% restante del sector gallego, unas 30 embarcaciones, acapara buena parte de la cuota atribuida a la Comunidad gallega, puesto que entre 2002 y 2011 se desplazaron hasta el País Vasco y tienen esas capturas acreditadas. El viernes, y ya el pasado miércoles, en la reunión frustada por el plante de la parte del cerco descontenta, portavoces de asociaciones como la de Lugo y la de Ribeira se mostraron dispuestas a «dialogar» para tratar de encontrar una solución.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar