La madre no autorizó la adopción

Monja caso bebe robado Vigo

   Sor Pilar H.I., monja de la casa cuna Santa Isabel de Teis, en Vigo, ha declarado este lunes en los juzgados de Vigo como imputada por su supuesta implicación en la adopción irregular de una niña recién nacida, Noemí Lima, que, años después ha denunciado públicamente su caso al sospechar que podría tratarse de un bebé robado.

   Según ha explicado el abogado que ejerce la acusación, Raúl Vázquez, la religiosa ha respondido a las preguntas de la juez de instrucción número 7 de Vigo «con evasivas e imprecisiones», alegando no recordar los hechos cuando la pregunta era comprometida o «no le interesaba contestar».

No obstante, de su declaración (siempre según la versión de este letrado, ya que ni la monja ni sus representantes legales han querido hacer manifestaciones a los medios) se desprende que reconoce que la madre biológica de Noemí «no autorizó la adopción». La propia madre biológica explicó en los juzgados que, tras dar a luz, se llevaron a su hija, en teoría a la casa cuna y, «cuando la fue a reclamar, ya no estaba».

Sor Pilar «descargó» toda la responsabilidad del expediente de adopción en un abogado, aunque no ha presentado ninguna documentación que acredite este extremo, según Raúl Vázquez, quien ha señalado que la monja «niega cualquier tipo de fraude» en la adopción de la niña.

A ese respecto, la religiosa también ha negado que la congregación o la casa cuna Santa Isabel se haya lucrado con la adopción de esta niña, a pesar de que hubiera cobrado 47.000 pesetas por la estancia de su madre. Según su declaración, eran gastos por la manutención y la atención a la madre, menor de edad entonces.

MÉDICOS

Por otra parte, este abogado ha explicado que tratará de probar que Sor Pilar hacía las gestiones de las adopciones con unos determinados médicos, aunque ella sostuvo ante la juez que los facultativos que atendían a las madres que iban desde la casa cuna eran los que estuvieran en el turno correspondiente. «Vamos a intentar probar que los elegía ella», ha señalado Raúl Vázquez, quien ha avanzado que esos mismos sanitarios aparecen en otros casos de supuestos bebés robados o adopciones irregulares que está investigando su despacho.

Con respecto a otras facturas, como gastos por más de 100.000 pesetas (600 euros) abonados al Hospital Municipal (ahora Hospital Nicolás Peña), la religiosa ha afirmado que «no lo recuerda». Del mismo modo, Sor Pilar tampoco ha aportado luz sobre la inscripción de la menor en el registro, que lleva su firma (aunque ella había declarado inicialmente que, una vez que el bebé abandonó el hospital, nunca había estado en la casa cuna, ni habían vuelto a saber de ella).

DENUNCIA

Noemí Lima (nacida en septiembre de 1987), con ayuda de la asociación SOS Bebés Robados de Galicia, interpuso una denuncia en enero de 2013 por detención ilegal, alteración de estado civil, adopción ilegal y falsedad en documento público, tras haber descubierto años atrás que era adoptada y que sus padres adoptivos guardaban facturas de ese proceso y documentación que mostraba evidencias de una tramitación irregular. En dichas facturas figuran pagos no sólo a la casa cuna de Santa Isabel, sino también al hospital municipal (ahora Nicolás Peña).

Al iniciar las pesquisas, esta viguesa se fue encontrando con documentación y testimonios que confirmaban esas contradicciones. Paralelamente a la vía judicial, Noemí Lima inició por su cuenta la búsqueda de su madre biológica, y llegó a facilitar una muestra de su ADN para cotejarlo con las muestras que ya hay en los bancos existentes.

Cuando el juzgado requirió a sor Pilar el expediente completo de la adopción, se pudo comprobar el nombre de la madre biológica de Noemí, que ya ha declarado ante el juzgado y se puso en contacto con la joven. El abogado de la joven ha señalado que el parentesco aún no ha sido ratificado por las pruebas biológicas, pero ha destacado que incluso la juez ha comprobado el evidente parecido físico entre ambas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar