El vilalbés Rouco Varela pone fín a 12 años al frente de la Conferencia Episcopal

  Rouco Varela

 El cardenal arzobispo de Madrid, el gallego Antonio María Rouco Varela, dejará de ser hoy presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) un cargo que ocupa desde 2008 y que ya ocupó también entre 1999 y 2005. Es el obispo que más años ha ocupado este puesto, por delante del cardenal Vicente Enrique y Tarancón –un año en funciones y tres trienios–.

   Rouco Varela no podrá ser reelegido por más trienios ya que, según los nuevos Estatutos aprobados en diciembre de 2008, los cargos de presidente y vicepresidente sólo pueden renovarse para un segundo trienio sucesivo, a diferencia de los antiguos estatutos, que permitían la reelección por un tercer trienio consecutivo siempre que obtuviesen dos tercios de los votos emitidos.

Así, Rouco Varela ha permanecido al frente de la CEE durante 12 años que han estado marcados por mensajes, encuentros, valoraciones de las distintas legislaciones que afectan a la vida, a la familia y a la Religión, por cambios en el Gobierno –PSOE y PP– y también en el Papado, pues ha coincidido con tres Papas: Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

Uno de los hitos que ha marcado todos estos años en que ha sido presidente de la CEE al tiempo que arzobispo de Madrid, ha sido la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid 2011, la segunda JMJ que organizaba después de la de Santiago de Compostela de 1989, cuando era arzobispo de la sede compostelana.

También fue una alegría para él la visita de Benedicto XVI a Santiago de Compostela y Barcelona los días 6 y 7 de noviembre de 2010 que, a su juicio, supuso «un aliento de esperanza» para el país y las familias hacia las que, según indicó, existe «una cultura hostil» en España y Europa.

Además, durante estos años, Rouco Varela ha participado en dos Cónclaves, el que eligió a Benedicto XVI y el de 2013, en el que salió elegido el Papa Francisco. Precisamente, hace un año, Rouco Varela se encontraba en las reuniones preparatorias del Cónclave a la espera de encerrarse bajo llave en la Capilla Sixtina junto a los otros 121 cardenales electores.

Esto ocurría un mes después de que Benedicto XVI anunciara su renuncia, el 11 de febrero de 2013, una decisión ante la que los obispos españoles dijeron sentirse «como huérfanos». En la tarde de ese mismo lunes, Rouco Varela, salía a hablar ante los medios y aprovechaba para destacar el «feeling» que Ratzinger había tenido con los jóvenes y su interés por los problemas «de este tiempo». Además, calificó de «récord» su Pontificado y definió su aportación como «no fácilmente superable».

Sobre el Papa Francisco, con el que se ha encontrado en varias ocasiones durante este último año –la última, en la Visita Ad Limina de los prelados españoles la semana pasada–, Rouco Varela le ha definido como «un hermano muy sencillo, muy amable que se parece bastante a Benedicto XVI en el estilo de cercanía».

CLASE DE RELIGIÓN, ACUERDOS CON EL ESTADO Y CORRUPCIÓN

Durante estos años, Rouco Varela también ha mantenido encuentros con periodistas tanto en la sede de la Conferencia Episcopal como fuera de ella. Uno de los últimos tuvo lugar el pasado 21 de junio de 2013 en un desayuno de Nueva Economía Forum en el que Rouco Varela reclamó al Gobierno poner fin al «referéndum anual» al que se somete a los padres en España para elegir la asignatura de Religión y Moral Católica para sus hijos.

También defendió que los conciertos «no se retiren de forma discriminatoria» a ningún colegio «por razones que tengan que ver con el ideario» y urgió a reformar la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Por otra parte, sobre la denuncia de los Acuerdos entre el Estado y la Santa Sede, pedida por el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, indicó que, si se refiere a cambiar el sistema para regular las relaciones Iglesia-Estado en virtud de unas leyes unilateralmente promulgadas por el Estado «sería una marcha atrás muy lamentable» pero que, si se refiere a revisar contenidos de alguno de los acuerdos, «habría que verlo».

Ante los casos de corrupción en España, el cardenal recordó un diagnóstico de Pío XII que, a su juicio, puede ser válido en la actualidad y es que «se ha perdido la conciencia del pecado».

MANIFESTACIÓN CONTRA EL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS HOMOSEXUALES

Asimismo, otra de sus preocupaciones constantes ha sido la defensa de la familia y la vida. De hecho, hace casi diez años, durante el periodo en que no fue presidente de la CEE, concretamente, el 18 de junio de 2005, Rouco Varela asistió junto a cerca de una veintena de obispos, a la manifestación convocada por el Foro de la Familia contra la ley que permitía el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Precisamente, sobre este tema se pronunció más recientemente, durante la apertura de la XCVII Asamblea Plenaria de la CEE, en la que también tuvieron lugar elecciones, y en la que Rouco salió reelegido para un segundo trienio consecutivo –el cuarto desde que es obispo–. Allí, dijo que el matrimonio recogido en el Código Civil español dificulta la salida de la crisis de familia.

También se ha pronunciado junto al resto de los obispos en contra de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo y sus posiciones en este sentido, le han acarreado críticas en ocasiones, hasta el punto de que el pasado mes de febrero, después de la aprobación de la Ley para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada –en la que los prelados dijeron que veían «un avance positivo»– fue increpado por miembros de Femen a la entrada en la Iglesia de los Santos Justo y Pastor, en Madrid.

BIOGRAFÍA

El cardenal Rouco Varela nació el 20 de agosto de 1936 en Vilalba (Lugo). Estudió Latín, Humanidades y Filosofía en el Seminario de Mondoñedo desde 1946 hasta 1954 y Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca desde 1954 a 1958. A los 23 años, se ordenó sacerdote en la Catedral Vieja de Salamanca.

Cursó estudios de Derecho y Teología en la Universidad de Munich (Alemania) donde se doctoró en Derecho Canónico con la tesis ‘Iglesia y Estado en la España del siglo XVI’. Fue profesor en el Seminario de Mondoñedo; profesor adjunto en el Instituto de Derecho Canónico de la Universidad de Munich; profesor de Derecho Público Eclesiástico en la Universidad Pontificia de Salamanca, así como catedrático de Derecho Canónico Fundamental y vicerrector de la misma Universidad.

En 1976, con 40 años, es nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela, diócesis de la que ocho años después, en 1984, fue nombrado arzobispo.

En la CEE ha sido presidente de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos (1981-1990); miembro de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, durante tres trienios (1981-1989); miembro de la Comisión Permanente desde 1984; presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades (1990-1993) y miembro del Comité Ejecutivo desde 1993.

Entre otros cargos fuera de España, ha ocupado el de miembro del Sínodo de los Obispos; miembro de la Congregación para la Educación Católica; de la Congregación del Clero; del Pontificio Consejo de Cultura; relator general del Sínodo de Obispos para Europa; y miembro del Pontificio Consejo ‘Cor Unum’.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar