El aval del Banco de España

No sé cuál será el recorrido judicial de la querella presentada por un pequeño accionista contra el consejo de administración del Banco Pastor por realizar operaciones de “ingeniería financiera” que daban apariencia de solvencia al banco que estaba en quiebra legal, según el querellante.

Por esa querella el expresidente del Pastor declaró en un Juzgado de A Coruña y sostuvo que la entidad actuó conforme a la normativa del Banco de España, una declaración que, a grandes rasgos, coincide con la de todos los exdirectivos de banca y cajas llamados por la justicia que se escudan en visto bueno del antiguo banco emisor. Pero para los banqueros no es buen aval ampararse en el Banco de España porque su actuación goza de poca credibilidad en la labor de supervisión de las entidades financieras durante el mandato de Fernández Ordóñez.

El ejemplo paradigmático que revela la desidia y dejación de funciones del Supervisor es un informe de los Inspectores conocido en enero de 2013 en el que acusaban al propio Banco de alterar las conclusiones de la inspección sobre las malas prácticas bancarias y de que “la forma habitual de reacción ante los indicios de delito es mirar para otro lado “. Los mismos Inspectores detectaron graves anomalías en la gestión de Caja Madrid, pero los responsables del órgano regulador no adoptaron decisión alguna para corregirlas.

Hay más ejemplos de dejadez del supervisor, hasta el punto que el actual gobernador, poco después de acceder al cargo, admitía ante la Comisión de Economía del Congreso la falta de contundencia del Banco de España para poner en orden el sistema financiero y lamentaba la actuación insuficiente e inadecuada en la etapa de Ordóñez.

Llegados a este punto, y ya que todos los imputados se escudan en el aval del anterior gobernador del Banco de España y de su equipo, ¿por qué la Audiencia Nacional no los llama a declarar para que expliquen por qué consintieron tanta ingeniería financiera, autorizaron la emisión de preferentes, la orgía crediticia para el ladrillo y otros desmanes?.

En asuntos de investigación -científica o judicial- hay que acudir siempre a las fuentes y en lo concerniente al sistema financiero la fuente es el proceder del Banco de España. Por eso, además de los ex responsables del Pastor, de la Caja del Mediterráneo y de Blesa, que son “las copias”, debería declarar también el “original”, que es Fernández Ordoñez.

José Castro es periodista
 
 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar