Moody’s sube el ‘rating’ de Galicia por primera vez desde que comenzó la crisis

La agencia de calificación Moody’s ha incrementado el ‘rating’ de Galicia por primera vez desde que comenzó la crisis y lo a elevado desde ‘Baa3’ a ‘Baa2’.

Moody’s ha elevado la nota de todas las comunidades, una semana después de mejorar el ‘rating’ concedido a España. La Consellería de Facenda ha indicado que entre los aspectos que destaca la agencia de Galicia se encuentran la reducción del déficit y que tiene «una situación financiera más sólida».

Respecto al primero de los aspectos, en el periodo 2009-2012, el Gobierno gallego sostiene que la comunidad se convirtió en una de las autonomías «de referencia en el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria» y ha sido la segunda con menos déficit en estos años, «cuatro puntos menos que la media».

Además, el departamento que dirige Elena Muñoz ha reafirmado que volverán a cumplirse los objetivos en 2013, para cuando el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) fijó un tope del 1,2% para Galicia. «La comunidad gallega aportará de nuevo solvencia a las cuentas de España, puesto que en 2012 también se cumplió el objetivo fijado por el Estado para el conjunto de las comunidades», ha resaltado.

La agencia de calificación señala también que la situación financiera es «sólida» y la deuda es inferior a la media de las autonomías. Asimismo, la posición de liquidez es «mejor» en Galicia que en otras comunidades.

La Xunta recuerda que Moody’s establece que el ‘rating’ de una comunidad de régimen común no puede superar al de un Estado soberano. Precisamente, la decisión de la agencia de calificación crediticia Moody’s se produce tras mejorar la nota de España la pasada semana y el alza se ha producido en todas las comunidad y ciudades que califica.

Desde 2009, incide la Xunta, Galicia es «una comunidad solvente y que garantiza los servicios públicos, al tiempo que mantiene su endeudamiento por debajo de la media y continúa siendo una autonomía fiable para los mercados». Por ello, sostiene, se financia «sin dificultades» y no necesitó acudir a los mecanismos de liquidez habilitados por el Estado.

CALIFICACIÓN DE ESPAÑA

Moody’s elevó en un escalón la nota de la deuda soberana de España, que pasó de ‘Baa3 a ‘Baa2’ con perspectiva ‘positiva’, al considerar que la economía ha logrado «reequilibrarse» y pasar a un «modelo de crecimiento más sostenible», así como por el amplio abanico de «reformas estructurales» en materia laboral, pensiones e impuestos y la «reestructuración» del sistema bancario.

En este sentido, añade que los ‘ratings’ de los Gobiernos regionales se ven respaldados por la «fuerte» correlación entre el riesgo crediticio soberano y el subsoberano, lo que se refleja en sus vínculos macroeconómicos, los factores institucionales y las condiciones de los mercados financieros.

Asimismo, la agencia de calificación crediticia subraya la fortaleza del mecanismo de apoyo de liquidez a las comunidades autónomas del Gobierno central, el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

Respecto a la decisión de situar la perspectiva de todos los ‘ratings’ en ‘positiva’, explica que se basa en que las mejores perspectivas económicas en el medio plazo del país supondrán que con el tiempo aumenten los ingresos fiscales y crezcan las transferencias del Estado a las autonomías. «Estos elementos les ayudarán a reequilibrar sus presupuestos en el futuro», agregó.

PAÍS VASCO

En concreto, la agencia ha elevado desde ‘Baa2’ a ‘Baa1’ el ‘rating’ de País Vasco y la provincia de Vizcaya, como reflejo de sus regímenes fiscales únicos y protegidos constitucionalmente, que les permiten mantener una fortaleza crediticia suficiente para garantizar una nota superior en un escalón al de España.

Por su parte, ha elevado de ‘Baa3’ a ‘Baa2’ las calificaciones de Castilla y León, Galicia y Madrid, igualándolas a la de España, debido a los vínculos macroeconómicos con el Gobierno central y su mejor comportamiento fiscal y financiero en comparación con otras autonomías. «Los déficits de estas regiones están bajo control y su deuda, aunque aumentando, está por debajo de la media de las autonomías españolas», añade.

Respecto a la ciudad de Barcelona, ha elevado su nota desde ‘Baa3’ a ‘Baa2’, debido a la buena gestión presupuestaria y a sus sólidos fundamentos financieros, así como a los reducidos riesgos sistémicos. Aun así, considera que, pese a sus robustas finanzas, la ciudad no tiene suficiente flexibilidad financiera para justificar un rating superior al de España.

POR DEBAJO DE LA MEDIA

En el caso de las comunidades autónomas con menor nota que España, destaca que ha elevado en un escalón, desde ‘Ba1’ a ‘Baa3’ la calificación de Extremadura, sacándola así de la categoría de grado de especulación, también denominada ‘bono basura’.

La agencia justifica su decisión en una posición fiscal y de liquidez «significativamente mejorada» desde 2012, su bajo nivel de deuda en comparación con sus equivalentes nacionales y su reducido riesgo sistémico.

Por otro lado, ha elevado en un escalón la nota de Andalucía (desde ‘Ba2’ a ‘Ba1’) y de Castilla-La Mancha, Cataluña y Murcia (desde ‘Ba3’ a ‘Ba2’), y en dos escalones la de Valencia (desde ‘B1’ a ‘Ba2’), como consecuencia de sus vínculos macroeconómicos y la evaluación y la previsión de apoyo de liquidez del Gobierno central durante los próximos dos años.

Moody’s cree que el Gobierno mantendrá el FLA mientras las comunidades autónomas españolas sigan enfrentándose a dificultades financieras y continúen esforzándose para cumplir sus objetivos fiscales. Además, añade que pese a que las posiciones fiscales de estas cinco regiones seguirán siendo frágiles y su deuda seguirá aumentando, su adhesión al FLA permitirá un mayor control de sus finanzas por parte del Gobierno central.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar