Preocupación en el PPdeG y reclamación de responsabilidades en AGE y BNG

El portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, ha confesado que se siente «muy preocupado» por los casos que están saltando de posible corrupción política, especialmente en el ámbito municipal, y con la «situación que hay al respecto». Mientras, su homólogo del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, admite que es «incluso difícil explicar lo que está ocurriendo» y ha pedido medidas para «prevenir» este tipo de situaciones.

Así lo han expresado en sendas ruedas de prensa posteriores a la Xunta de Portavoces de la Cámara autonómica, en que los representantes de BNG y AGE, Francisco Jorquera y Xosé Manuel Beiras, han vuelto a pedir «dimisiones» de los imputados en supuestos casos de corrupción y después de que haya saltado la denominada ‘Operación Patos’, que ha supuesto varios registros en distintos ayuntamientos gallegos y al menos cinco detenidos.

Pedro Puy ha asegurado que «evidentemente están muy preocupados con cualquier operación que ponga en duda el funcionamiento ordinario de la administración pública» y ha señalado que, en todo caso, el funcionamiento de la justicia significa que, al final, «el que la hace, la paga».

«Como puede usted comprender, no sólo estamos preocupados, sino que también personalmente puedo decir que estoy muy preocupado en general por la situación que hay al respecto y que exige, si quiere, más responsabilidad que nunca en las declaraciones que haga», ha admitido Pedro Puy, quien ha reiterado que hay que «respetar» las actuaciones judiciales y los principios básicos del estado de derechos que «uno, en determinados momentos, puede estar tentado a no respetar».

Preguntado por si considera que tiene que haber dimisiones, Pedro Puy ha recordado que en su formación así lo han hecho dos alcaldes (por Adolfo Gacio –Boqueixón– y Gerardo Conde Roa –Santiago–) y otras personas que tenían «responsabilidades a nivel municipal».

En este sentido, ha apelado a que haya pruebas «fehacientes» de un comportamiento fuera de los mínimos principios éticos públicos para que se produzcan estas situaciones. «Es lo único que hay que saber y comprobar», ha señalado, antes de instar, asimismo, a la «prudencia».

«Es comprensible que, para los que estamos metidos en esto (política) intentando defender valores e ideas y luchar contra la crisis, los que estamos hablando de cuestiones que son las que nos justifican estar aquí, estar permanentemente dando respuesta a esto nos crea también cierta preocupación ante la que hay que responder con responsabilidad y defendiendo los principios básicos del estado de derecho», ha manifestado.

En todo caso, Pedro Puy ha apostillado que también hay que «recordar» que cuando actúa la justicia, «lo que quiere decir es que hay garantías de que, al final, el que la hace, la paga».
«PREVENIR» CON MEDIDAS

Méndez Romeu, por su lado, ha subrayado que los socialistas han defendido «prevenir y adoptar una postura para el futuro», que suponga «medidas de transparencia», sobre todo, en áreas de «riesgo» como son la contratación pública, el urbanismo y la contratación de personal, y que impliquen «medidas claras» para un «código de conducta».

En su intervención, Méndez Romeu ha apuntado que lo que está trascendiendo «son hechos que ocurrieron en un tiempo pasado», al respecto de lo que ha incidido en que los socialistas lo que defienden es «prevenir y adoptar posturas para el futuro», sobre lo que ha lamentado que «todavía» no han logrado una «posición de encuentro político» con los populares y que «no parece estar muy interesado» el presidente de la Xunta.

Para el dirigente socialista, que también ha apelado a la «presunción de inocencia», la comisión para el estudio de medidas contra la corrupción, constituida a petición del PSdeG, «duerme» mientras existe una «enorme preocupación en la sociedad». «Hasta ahora no hubo capacidad de buscar un acuerdo que evite que sigamos asistiendo» a este tipo de situaciones, ha reprochado el portavoz del PSdeG en la Cámara.

De todas formas, Méndez Romeu ha asegurado que la «prudencia aconseja» esperar al final de la instrucción para adoptar determinadas decisiones, puesto que lo que se conoce del sumario está «fragmentado». «Hay que dejar trabajar a los jueces y hacerlo con respeto, hay que adoptar las medidas en el ámbito en que se pueden adoptar, modificar normas y mejorar canales de prevención; ése es el papel que puede hacer la política», ha resuelto.
DIMISIONES

Por su parte, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, y a falta de conocer más detalles de la operación que surgió cuando ya estaban en reuniones en la Cámara, ha recordado que los nacionalistas defienden que «dimita» cualquier persona imputada, como así lo «practica» la formación a la que pertenece. «Así lo practicamos y así lo exigimos», ha proclamado.

Su homólogo de AGE, Xosé Manuel Beiras, ha juzgado que «lo que está pasando y cualquier parecido con la política es casualidad» y ha recriminado que, mientras que «todo esto ocurre, no hay ni una sola dimisión». «¡Es pasmoso!», ha opinado sobre el hecho de que «el verbo dimitir no existe en el léxico castellano-español, por lo menos en los medios políticos».

Para Beiras, sería necesario «empezar a esclarecer qué fenómenos o peripecias tienen más relevancia y contribuir a la formación y educación de la opinión pública». «La única esperanza que resta es la capacidad de los ciudadanos para actuar», ha sentenciado. 

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar