Gervasio Rolando, de cortar caña en Cuba a gestor de sobornos de Vendex

Gervasio Rolando, en una de sus comparecencias en los juzgados de Lugo.
Gervasio Rolando, en una de sus comparecencias en los juzgados de Lugo.

La segunda entrega del sumario de la ‘Operación Pokémon’ sobre la que la jueza ha levantado esta semana el secreto de sumario deja constancia de que, según declaraciones y actuaciones incluidas, el jefe del Grupo Vendex, Gervasio Rolando Rodríguez, llegó a España procedente de Cuba de cortar caña y se convirtió en «el pintor» para montar un «plan organizado y preconcebido» de pago de sobornos a cambio de concesiones de contratos de servicios públicos, a los que se referían como «la pintura».

En el marco del sumario  en concreto, se recoge la declaración de un testigo tomada el 13 de octubre de 2012 en la que decía que Gervasio Rolando le contaba que «había salido de Cuba», isla en la que se dedicaba a «cortar caña».

La jueza instructora, Pilar de Lara Cifuentes, señala en una serie de autos al jefe de Vendex como el responsable de haber «urdido un plan organizado» destinado a realizar «envíos de dinero para los presuntos sobornos con la mayor seguridad en los mismos».

Asimismo, De Lara resalta en diferentes puntos del sumario como los imputados utilizan «un argot convenido» en las conversaciones telefónicas para referirse a los envíos de dinero, a los que aluden como «pintura», «botes de pintura» remitidos por Gervasio Rolando Rodríguez desde Madrid, que lo convierten en el «pintor», como a él se refieren diversos imputados.
«POWER BALANCE»

También una declaración de un testigo que estuvo con Liñares en dependencias de la Guardia Civil mientras se encontraba detenido antes de pasar a disposición judicial revela que comentó que cuando le preguntó «¿a la cárcel no irás?» le respondió: «Voy, voy».

Según recordó el testigo, para quitar hierro al asunto le comentó que no sería para tanto y pensó que no iría a la cárcel, pero recordó que Liñares le dijo: «Que sí, que hay cohecho acumulado».

Mientras, en el transcurso de una conversación interceptada en julio de 2012 quedó reflejado que el exconcejal socialista en Lugo no mostraba excesivo respeto por algunos de sus compañeros de partido, de forma que hablando del entonces regidor de Ourense, Francisco Rodríguez, proclama: «Estos alcaldes son todos una panda de inútiles».

Y en otra de sus declaraciones, quien está en el epicentro de la trama de sobornos, a los que se refiere como «donativos», describe una reunión que mantuvo con empresarios interesados en el concurso que el ministerio iba a sacar para la calidad de las aguas en los siguientes términos: «Con mi larga experiencia, no vi nunca un ambiente mafioso, pero en esa comida debo reconocer que el ambiente me gustó muy poco». Era su etapa al frente de la Confederación Hidrográfica do Miño-Sil, institución a la que los comensales en ese encuentro se referían como «power balance».
«SI QUIERE LE DEJAMOS UN SOFÁ»

En el marco del contenido de audio del sumario también se pone de manifiesto que los largos interrogatorios de Pilar de Lara, que se prolongaban durante varias horas, pasaron factura también a los imputados, que, como en el caso de Ángel Espadas, llegó a «bostezar», lo que le provocó la recriminación de la jueza.

«¿Ahora también va a ponerse a desperezarse?, si quiere le dejamos un sofá y se echa la siesta», le recrimina, mientras que el que fue jefe de gabinete de Gerardo Conde Roa le decía «no, perdone…». «Es que está diciendo palabrotas, está ahora bostezando… Yo comprendo que esté cansado, también estamos los demás, pero creo que las formas hay que preservarlas», insiste la jueza, al tiempo que Espadas se arrepiente con un «perdone, por favor».

Finalmente, este momento del interrogatorio, cuando Pilar de Lara le iba a poner una grabación telefónica, se resuelve con Ángel Espadas preguntando a la jueza si «habría la posibilidad» de tomar agua, por lo que se le solicita la bebida.
«A MI MANERA O CARRETERA»

Los investigadores aluden, además, en informes a que se emplea en las conversaciones de investigados «un lenguaje totalmente simulado propio de otras actividades delictivas».

En esta línea, en los nuevos tomos digitalizados trasladados a las partes se recogen conversaciones en las que el responsable estatal de Vendex aconseja a su hijo ‘Roli’, nombre con el que se refiere a su vástago Rolando Rodríguez, «meter miedo» al delegado en Galicia, José María Tutor, por «si les traiciona».

En el intercambio de pareceres para «no aguantar ninguna amenaza» de Tutor, ‘Roli’ echa mano de la expresión «que los americanos» dicen: «My way or the highway, a mi manera o carretera».

La investigación de la ‘Pokémon’ ha revelado, además, que la empresa matriz de la trama tenía como práctica habitual en varias localidades adquirir regalos para cargos políticos locales de diferentes colores políticos y funcionarios, que van desde viajes a bolsos y accesorios de firmas como Loewe, Tous, Versace, Purificación García o Carolina Herrera, así como relojes de lujo valorados en miles de euros.

En el listado incluido en el sumario se pueden encontrar otros artículos como «silla bebé», mecheros de joyería y hasta juegos de maletas.

«El convenio», «esos papeles», «el informe ese», «lo del IBI», «revistas», «prensa deportiva», «tinta para la impresora», «el contrato de los tres meses», «los certificados», «el AS», «lo que tienen que mandar», entre otros, se incluyen en el elenco de denominaciones empleadas para referirse a los sobornos de dinero.

También en diversos autos queda constancia de los numerosos motes que los imputados emplean, como «el cura», «el sacerdote», «el uno» o «el as» para el alcalde de Lugo, José López Orozco; «Tachenko» para el expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil Francisco Fernández Liñares; «el hombre del pueblo», para José Rábade; «Tiralíneas», para Manuel García Ferreiro; y «el cepillos», para el interventor del Ayuntamiento de Ourense, además de «guetón» o «reguetón» para Javier Reguera.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar