El exalcalde de Ourense a Europa Press: «Nunca tuve 20 mil euros en mis cuentas»

Francisco Rodriguez_exalcalde  Ourense

El exalcalde socialista de Ourense Francisco Rodríguez, imputado en la Operación Pokémon, asegura que en sus cuentas bancarias «nunca» llegó a tener ni 20.000 euros y justifica diversas entradas en metálico de importes fraccionados en cuentas a su nombre a que tenía que cubrir «descubiertos».

«En mis cuentas nunca tuve 20.000 euros y durante dos años cubrí descubiertos en mi tarjeta cada mes por los gastos generados para amueblar y equipar el único piso que tengo», ha explicado en una entrevista concedida a Europa Press, en la que sostiene que, «como no había materia» contra él en lo relativo a Vendex, se amplió la investigación a las cuentas de toda la familia.

Según su versión, los ingresos fraccionados detectados en la investigación se deben a que en 2009 compró su piso en el barrio ourensano de A Ponte y tuvo descubiertos en su tarjeta por los gastos para equiparlo, así que cada mes hacía ingresos para cubrir esos desfases.

En relación a la empresa Vendex, responsable en Ourense del servicio de grúa para retirar vehículos, Rodríguez reconoce que recomendó para un puesto de trabajo relacionado con la limpieza a una mujer y lo justifica en que se encontraba «en situación límite» y «le habían cortado ya todos los servicios».

En la entrevista con Europa Press, Rodríguez admite también haber realizado tres gestiones con el responsable de la grúa para que soltaran tres vehículos, pero puntualiza que «nunca» solicitó quitar una multa. «Para mí, eso es desautorizar al que las pone y mi gestión se limitó a que se entregara el vehículo», afirma en referencia, por ejemplo, a una llamada que consta en el sumario para que desenganchasen el coche de su propia hija.
«¿POR QUÉ ME IBAN A REGALAR SI NO LES DI NADA?»

El exregidor explica que si el fondo de todo esta operación «es que Vendex prestaba servicios a cambio de dinero», en Ourense «está fácil de entender», porque este grupo empresarial «no ganó ninguno de los concursos a los que se presentó» en sus seis años como alcalde. Al respecto, detalla que esta empresa se presentó al concurso del servicio de atención domiciliaria, al de la limpieza de edificios oficiales «e incluso al de la limpieza de colegios, que perdió, después de tenerlo 20 años».

Sobre la paralización de la adjudicación de la limpieza de edificios oficiales para supuestamente favorecer a Vendex, argumenta que «lo que ocurrió fue que la Asociación de Empresas de Limpieza de España presentó un pliego de alegaciones». «Los técnicos informaron que había que tomarlo en consideración, así que la Junta de Gobierno local vio necesaria esa paralización, para no cometer prevaricación por ir contra informes jurídicos», explica.

«¿Por qué me iban a regalar si no les di nada y pueden decir que les quité lo que tenían?», se pregunta. A su juicio, las acciones que admite –el enchufe de una mujer y la intermediación en la retirada de tres coches por parte de la grúa– «no justifican» cómo se ha llevado a cabo la actuación judicial contra él.

«No justifican que en el amanecer de un 20 de septiembre me saquen de casa, me metan en un coche y me lleven sin saber adonde, y me dejen incomunicado horas y horas», se queja y compara el trato recibido con «el típico de un terrorista o un asesino».

Y el tema de Vendex «acabó ahí», según Rodríguez, que está convencido de que lo de él «no tiene arreglo», pero espera «que nunca más se lo hagan a nadie» y que se saquen conclusiones para que las decisiones sean más «proporcionales». «A ningún imputado ni en Lugo ni en Santiago le hicieron lo mismo que a mí», lamenta.

Transcurrido casi año y medio desde su detención, Francisco Rodríguez incluso ironiza con todas las acusaciones que se han vertido contra él, como la de haber recibido un reloj Rolex a cambio de favores. Según su versión, la primera vez que vio este tipo de reloj fue en un escaparate en un viaje a Madrid para reunirse con el abogado que lleva su defensa. «Pues ya quería saber cómo era un Rolex del que tanto se hablaba», bromea.
CONTRATACIONES CRUZADAS

Rodríguez también intenta dar una explicación a que su pareja sentimental fuese contratada en Aquagest y la esposa del entonces delegado de la concesionaria del servicio de aguas trabajase en el Ayuntamiento de Ourense. Según su relato, después de trabajar 20 años en contabilidad en otra empresa, la concesionaria del servicio de aguas tenía una vacante «y el currículum de Mercedes (Astorga) fue enviado a Santiago, donde lo seleccionaron entre otros». «No hay más, salvo que entró ganando 800 euros y hacía el trabajo de tres», añade.

Sobre el contrato en el Ayuntamiento ourensano de la esposa del delegado de Aquagest en Ourense, Henry Laíño, el exalcalde también lo intenta justificar. «La esposa de Laíño era trabajadora de Aquagest, y sí es cierto que fue compañera de colegio de Mercedes, pero también que en el Ayuntamiento el servicio de aguas cambió de departamento, desde el de Infraestructuras al de Medio Ambiente, donde no había ningún ingeniero, así que es innegable que entre tres candidatos, ganó Paula para ese puesto, porque conocía la red de toda la ciudad por haber trabajado en ella», expone.

Según señala, este contrato «fue malo» para Aquagest, pues «nunca más se le dio una obra porque ya no se podía por ese contrato, salvo un bombeo de 25.000 euros».

Sobre su hijo ingeniero, Rodríguez explica que se formó en Avilés unos meses y se volvió para casa, donde está en paro desde hace dos años. «Si yo hubiese presionado como dicen, seguramente estaría de otra forma, igual que mi hija, que también está independizada y trabaja muchas noches poniendo copas para ganar para su casa», añade.
DAÑO IRRECUPERABLE

«Un día se hará luz en todo esto, pero el daño ocasionado por el sistema judicial y algunos medios de comunicación será irrecuperable», lamenta Rodríguez, quien agrega que él debía ser «el único alcalde que tuvo Ourense que no tiene negocio ni otra fuente de ingresos» más que su sueldo como regidor y ahora como profesor.

«Pido respeto y que las pruebas que existan aparezcan ya, y cuando se me acuse, juzgue y condene, estaré dispuesto a pagar si me equivoqué en algo, pero sólo por lo que hice», prosigue.
DIMISIÓN Y RUPTURA DEL PSOE

En relación a su dimisión como alcalde, Francisco Rodríguez reconoce que tuvo presiones «desde el primer día» de su partido, donde estaba «enfrentado» con la dirección por anteriores desavenencias con el entonces secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, en la elaboración de la candidatura de representantes para el Congreso.

«Pedí 48 horas para resolver la sucesión en un escenario complicado porque había riesgo de que se rompiese el Gobierno del PSOE con el BNG, pero antes de marchar quedó resuelto», afirma y agrega que no esperaba que se diese la «actual situación inestable».

Así, lamenta «profundamente» que un grupo de concejales socialistas haga esfuerzos para seguir «y no cuente con el apoyo de otro grupo cuya responsabilidad es la misma». Se siente «responsable» por ser él quien incluyó en la candidatura al grupo que «ahora no es leal al alcalde» y subraya que los temas orgánicos «se debaten en otro lugar».

Sobre su futuro político, ve «difícil» pensar ahora en nada más que en defenderse y sobre su situación de suspensión cautelar de militancia en el PSOE espera que remate todo para «volver a formar parte» de la agrupación local socialista que presidió durante los últimos 10 años y donde milita desde hace 30. Hasta entonces se centra en sus clases en O Carballiño, donde imparte docencia de máquinas eléctricas, alternativa a religión y tecnología.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar