Feijóo mantiene su apoyo a la conselleira de Sanidade

Feijóo_escano_sesión control_Parlamento

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mantiene el respaldo a la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, cuyo marido logró un ascenso cuando ella era la responsable del Sergas –en 2010–, que ha sido anulado por el Tribunal de Xustiza de Galicia (TSXG), y pese a que la oposición en bloque reclama «removerla», en palabras de la diputada de AGE Yolanda Díaz, de su puesto.

Feijóo, que ha renovado su compromiso adquirido cuando tomó posesión en 2009 de acabar con el «caciquismo, enchufismo y partidismo» –como mencionó el parlamentario nacionalista Francisco Jorquera–, ha defendido que la sentencia judicial no condena «ni directa ni indirectamente» a ningún miembro del Gobierno gallego. «Porque si así fuera, no formaría parte del gobierno», ha sentenciado.

 

En la sesión de control al presidente de la Xunta, también el portavoz parlamentario del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, le recomendó al mandatario autonómico «hacerse un favor a sí mismo» y «aceptar la dimisión de la conselleira» de Sanidade, quien, tras presenciar en el hemiciclo la defensa que hizo de su cargo el presidente, recibió el abrazo y el apoyo de los conselleiros y varios diputados.

En el cara a cara, Díaz ha incidido en que la sentencia habla de «abuso de poder» y de una «clamorosa falta de imparcialidad», y ha concluido que el esposo de la conselleira, con quien deduce que «comparte casa» Mosquera, «no accedió por méritos propios sino por ser pariente». La sentencia, dijo la viceportavoz de AGE, «no habla de una relación de amor e ignorancia como la infanta y su esposo».

«Por eso pedimos que remueva a la conselleira, por sí mismo, porque si no, también va a estar contaminado», ha espetado Yolanda Díaz, a quien Feijóo le ha replicado asegurando que «no hubo ni trampa ni cartón, ni teorías de la conspiración» en el nombramiento. Asimismo, ha manifestado que si hay que repetir una parte del proceso, se repite».

Previamente, Feijóo ya había defendido el procedimiento que se llevó a cabo y que únicamente fue anulado en la baremación final de la última fase, pero no en todo lo anterior, incluidos los criterios de puntuación, como así también lo había hecho la directora xeral de Recursos Humanos del Sergas, Margarita Prado, en una comparecencia el pasado jueves en la Comisión de Sanidad, la cual recibió el plantón de toda la oposición, que exigía explicaciones de la propia Mosquera.

Además, el presidente autonómico acusó a Yolanda Díaz de cuestionar la profesionalidad de los médicos que participaron en el proceso, motivo por el que le instó a «no menospreciar ni insultar» a los miembros del tribunal, y por el que incluso le solicitó que les pidiese «perdón», porque se merecen «un respeto».

Sobre el concurso, ha proclamado que él «no tiene ningún candidato» para el puesto de jefe de servicio de Urgencias del CHUS, al tiempo que se ha preguntado a la parlamentaria de AGE «cuál es el suyo». «No me puede pedir que tome partido por un candidato», encabezó su argumentación.

Feijóo, que había comenzado la discusión con Díaz elogiando que IU haya condenado a Resistencia Galega y confiando en un cambio en la federación gallega, ha interpelado a Díaz si acusa al tribunal de «hacer lo que le dijo la conselleira» o el Gobierno, para pedirle, a renglón seguido, «respeto para los médicos que decidieron libremente».

«Usted habla de gente con una tranquilidad, como una máquina de injuria permanente hacia gente que dedicó su vida al servicio público, y que sabe usted perfectamente que de sanidad, en relación con esas personas, usted casi no puede balbucear», ha espetado Feijóo, quien ha remachado que «quien dicta sentencias son los jueces y no ustedes», en referencia a la oposición.
«LLEGÓ POR SER EL MARIDO»

«Llegó por ser el marido de la conselleira, salvo que me quiera decir que no sabía nada; es el modelo infanta Cristina de Borbón», contrapuso Yolanda Díaz, quien «presumiendo la honestidad como presidente» de Feijóo, le insistió en que «se tome en serio este caso» y deje de «proteger» a la conselleira dejándose la «piel». «Cierre las puertas a la corrupción, al nepotismo; y dignifique, si no es por ética por estética, la Xunta y el Parlamento, ¡cese a la conselleira!», ha exhortado.

Feijóo rechazó «lecciones» de gestión de la mano de Yolanda Díaz, a quien le invitó a mirar el hemiciclo parlamentario en donde Carmen Iglesias está sentada en la última fila como único miembro del grupo mixto, tras abandonar AGE, el grupo que ella lidera junto a Xosé Manuel Beiras, este miércoles ausente en la sesión de control. «No hay que mirar más que para las bancadas de arriba y ver cómo gestiona las situaciones, no ya de Galicia, sino de su grupo: ¡si son ocho y peleados!», ha observado.

Por su parte, el portavoz parlamentario del BNG, que comenzó aludiendo a los compromisos adquiridos por Feijóo para acabar con el «enchufismo», se preguntó si «forma parte» de esa voluntad «justificar» el ascenso del marido de la conselleira o «no hacer nada en los casos de corrupción».

«La explicación sobre el jefe de cirugía del CHUS revela una absoluta falta de cultura democrática», ha acusado Jorquera, quien ha ironizado con que las «palabras se las lleva el viento» después de que Feijóo se comprometiese de nuevo con esos valores.

De hecho, Jorquera lamenta que Feijóo «escurra el bulto» y se «esconda detrás del nepotismo» pese a que la sentencia judicial señala que «hubo desviación de poder» y «falta de motivación».

A ello, Feijóo replicó asegurando que una de las sentencias «más claras» de desviación de poder acaba de suceder en Pontevedra –donde gobierna el BNG– al quitarle sueldos a la oposición.
MOSQUERA, EL «CABALLO DE TROYA»

«Es escandaloso el caso de nepotismo del que no quieren enterarse», ha arremetido el dirigente socialista, por su lado. Así, ha acusado a Mosquera de ser «el verdadero caballo de troya de los intereses privados para destruir la sanidad».

«Hágase un favor a sí mismo, respétese a sí mismo y acepte la dimisión de la conselleira que le ha presentado», ha sentenciado, en referencia a que la propia titular de Sanidade dejó en manos del presidente su futuro, apelando a que, como persona nombrada por Feijóo, él tiene su dimisión encima de la mesa desde el primer día.
COMPROMISO SANIDAD

En respuesta al portavoz socialista, Feijóo remarcó su «compromiso» con una sanidad «pública, gratuita y universal», y ha concluido que el PSdeG «no se atreve» a decir que su modelo es el de Andalucía, porque en Galicia el gasto por persona «es un 30% más» que allí.

Después de que Méndez avisase de que se «multiplica» la conflictividad laboral y social, Feijóo le recordó que UGT, por el que debería tener «un mínimo de respeto», no fue a la huelga (aunque sí apoyó las movilizaciones de los facultativos), y reiteró que de los 30.000 profesionales sólo la secundaron «3.000».

«Si el mundo es tan feliz, ¿por qué hay un conflicto tras otro?», le preguntó Méndez Romeu, quien ha concluido que, en realidad, «su discurso no se corresponde con la realidad», ya que está «privatizando todo lo que se puede» y está «desmantelando los servicios públicos».

El portavoz socialista ha censurado que el Gobierno está «mercantilizando» la sanidad y le ha achacado «derribar de forma brutal» el sistema público, y de adoptar «decisiones arbitrarias y discriminatorias», como en la reorganización de las áreas sanitarias desviando pacientes del norte de Pontevedra a Santiago, lo que supone «reconocer implícitamente el fracaso del nuevo hospital de Vigo». Sobre este hospital, lo ha reducido a «un hospital comarcal ampliado, un Povisa dos».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar