La diputada Carmen Iglesias ya pertenece a un Grupo Mixto que aún no está constituido

Carmen Iglesias_escano

El periodo de sesiones ha arrancado este martes en el hemiciclo gallego con la elección de José Luis Costa Pillado como candidato a magistrado del Tribunal Constitucional para presentar en el Senado –con 41 votos a favor, 33 abstenciones y uno nulo– y con Carmen Iglesias en el grupo mixto, aunque todavía no está constituido formalmente y no podrá intervenir.

La diputada que ha abandonado Alternativa Galega de Esquerda (AGE), después de que su portavoz, Xosé Manuel Beiras, hubiese firmado su incorporación pese a la postura en contra de Esquerda Unida –formación de la que ha sido expulsada por haber cogido el acta– tomó posesión del escaño en el último pleno de diciembre, en el que apenas permaneció una mañana.

Con el nuevo periodo de sesiones, y tras decidir dejar el grupo de AGE el pasado lunes alegando tensiones en él, Carmen Iglesias ha vuelto al hemiciclo gallego sentada en el mismo lugar donde tomó posesión del escaño, en el conocido como ‘poleiro’.

Cuando asumió su acta parlamentaria, en sustitución del diputado David Fernández Calviño (militante de Anova), Carmen Iglesias ya había explicado que su actividad parlamentaria quería centrarla en las cuestiones relacionadas con las políticas sociales y, singularmente, en el área de la igualdad y feminismo, ámbito del que ella procedía en los movimientos sociales.

Así, en el que constituye su primer pleno ordinario en el grupo mixto, con plenos derechos como parlamentaria aunque todavía sin cupos de iniciativas, Carmen Iglesias ha acudido al Parlamento con una camiseta color morado que ha puesto encima del escaño y en la que se puede leer «aborto libre».
OTRAS REIVINDICACIONES

Pero Carmen Iglesias no es la única diputada que ha inaugurado este tiempo parlamentario con reivindicaciones. Así, en el pleno en que también se debatirán iniciativas relativas a la reforma que impulsa el ministro Alberto Ruiz-Gallardón, los parlamentarios del Bloque, que este lunes desplegaban una pancarta en contra del aborto, han llevado a la sesión plenaria de este martes carteles en contra del «pucherazo del PP».

Los carteles, que presiden cada uno de los pupitres de los siete parlamentarios del Bloque, muestran un típico puchero con sobres cayendo sobre él y reza ‘Non ao pucheirazo do PP –no al pucherazo del PP–‘, y arremeten contra la proposición de ley de los populares por la que se reducirán el número de diputados de 75 a 61.
FALTA POR DECIDIR

Todavía pendiente se encuentra el reparto de la cuota de iniciativas para los grupos, en especial, en lo que respecta al control al Gobierno –interpelaciones, preguntas y los cara a cara con el presidente–. Precisamente, sobre los debates directos con el jefe del Ejecutivo autonómico, Alberto Núñez Feijóo, los populares no son partidarios de dar esta prerrogativa al grupo mixto.

La presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, está en audiencias con los grupos parlamentarios que, tras la reunión de los portavoces de la semana pasada, mostraron ánimo de consenso.

Del mismo modo, está pendiente la asignación económica para el grupo mixto, que se verá reducida con respecto a las condiciones con las que cuentan los demás del arco parlamentario, aunque todavía la Mesa –el órgano rector de la Cámara– no ha cerrado esta cuestión.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar