El Parlamento inicia la reducción de escaños en la cámara

Cartelería y protestas verbales desde los escaños de la oposición.
Cartelería y protestas verbales desde los escaños de la oposición.

El recorte de 75 a 61 diputados impulsado por el PP se tramitará con el rechazo de  la oposición, que ve en esta iniciativa «un fraude» de los populares para mantener «una mayoría absoluta perdida» y «un pucherazo». De hecho, el portavoz parlamentario de AGE, Xosé Manuel Beiras, ha llegado a comparar a los populares con «nazis» que pretenden obligar al Parlamento a «cavar su tumba» como se hizo en Alemania con «comunistas y judíos».

El primer pleno del año acogió un debate acalorado de los grupos en el que se evidenció el rechazo  de los grupos de la oposición a la propuesta popular y en la que el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, ha defendido la «alternativa nacionalista» al «pucherazo legal» del PPdeG, al que ha acusado de buscar «un Parlamento enano para un autogobierno enano».

Tanto Jorquera como el socialista José Luis Méndez Romeu han criticado el «fraude» popular y han incidido en que la propuesta de recorte de escaños de 75 a 61 –con la rebaja de diez a ocho del mínimo por provincia– afecta a la representatividad. También han cargado contra «la falacia y la falsedad» del argumento del ahorro, que el nacionalista ha cifrado «en cuatro millones en una legislatura».

Por su parte, Xosé Manuel Beiras ha criticado que el debate de las iniciativas de BNG y PP se hiciera de forma acumulada, pero sin «acumular» el tiempo de intervención de los grupos, al considerar que es el «mejor ejemplo» de la «dictadura disfrazada de apariencia democrática» que, a su entender, amparan los populares, a quienes ha comparado con los «nazis» y también «con la Infanta Cristina».»No me acuerdo, no sé, no tengo conciencia», ha parodiado el portavoz de AGE, antes de ratificar que «efectivamente, no tienen conciencia».

«Lecciones de democracia del señor Beiras, viendo como practica la democracia interna, pocas», ha replicado su homólogo en el PPdeG, Pedro Puy, quien ha replicado a Beiras que los populares «no son nazis», para añadir que su discurso sí se parece «cada vez más» al de «los revolucionarios de principios del siglo XIX».

Frente a las críticas recibidas, Puy ha defendido que el PPdeG «defiende el autogobierno de la mejor forma posible» y ha remarcado que su propuesta «no tiene que ver con el ahorro, sino con la ejemplaridad», en relación a lanzar un mensaje de contención a las familias en un escenario de crisis. También ha remarcado que el PPdeG mantiene la puerta abierta a aceptar alguna de las propuestas del PSOE.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar