La Transcantábrica se convierte en realidad

Pastor_Feijóo_Rojo_A-8_Transcantábrica

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró que la Autovía del Cantábrico es una puerta que abre Galicia a España y a Europa, y destacó que esta infraestructura multiplica la competitividad de la Comunidad en el nuevo escenario económico. Lo dijo durante el acto de puesta en servicio de los dos últimos tramos pendientes de la A-8 en Galicia -Mondoñedo-Lindín y Lindín-Careira-, que presidió acompañado de la ministra de Fomento, Ana Pastor, en el que calificó como «un día histórico para Galicia, para la cornisa Cantábrica y para España».
En su intervención, el mandatario autonómico subrayó que esta infraestructura, con una inversión estatal de 720 millones de euros y un trazado gallego de 86,8 kilómetros, es «un eje vertebrador» de Galicia consigo misma, de Galicia con el norte de la Península Ibérica y de Galicia con el resto del viejo continente a través del sur de Francia.
Feijóo incidió en el carácter estratégico de la vía, con especial incidencia en el tráfico de mercancías, y puso como ejemplo que un transportista que realice la ruta entre la zona de Santiago y Bilbao podrá ahorrar cerca de 100 kilómetros, 27 euros de peajes y unos 20 minutos de tiempo en relación con el viaje por Burgos y la Meseta.


Además, el titular de la Xunta se refirió a la mejora que la Autovía del Cantábrico supone para la seguridad y para las prestaciones de los conductores en general, y destacó que en el viaje entre Santiago y Ribadeo se ahorrará media hora y entre Santiago y San Sebastián, por lo menos, dos horas.

UN RETO PARA LA INGENIERÍA

En relación con los dos trechos inaugurados, Feijóo remarcó que trata de algo más de 16 nuevos kilómetros de vías de altas prestaciones en Galicia que contribuyen a la cohesión territorial de la provincia de Lugo, «especialmente en una zona con déficits de infraestructuras viarias».
Reseñó que su ejecución supuso «un auténtico desafío de ingeniería», que acaparó el 27% del presupuesto del total de la vía, con 192 millones de euros y obligó a la construcción de 5 viaductos. El resultado permitirá, dijo, despejar de las carreteras convencionales un total de 8.000 vehículos al día, ahorrar 10 minutos en el trayecto entre Mondoñedo y Careira y realizar un recorrido mucho más seguro y cómodo.


El presidente  afirmó que Galicia es ahora «una Comunidad mucho mejor comunicada internamente», que dispone, con la entrada en servicio de estos dos tramos, de 1.316 kilómetros de vías de altas prestaciones. A ese respecto, puso en valor el avance registrado en los últimos años, puesto que en 2008 las vías de altas prestaciones de titularidad autonómica no llegaban a los 313 kilómetros y en la actualidad disponemos de cerca de 450 kilómetros, es decir, un incremento del 40% en plena crisis económica.
«Y vamos a seguir invirtiendo, a pesar de las dificultades: adecuando la carretera entre Moncelos y Abadín, poniendo en servicio la carretera entre Becerreá y Navia e inaugurando la primera parte del corredor entre Monforte y Sarria, corredor que tenemos que finalizar en esta legislatura, conforme al previsto,» aseveró Feijóo.

CONEXIÓN CON EL EXTERIOR

Según dijo, la conclusión de la Autovía del Cantábrico es un paso decisivo para la mejora de las comunicaciones externas, al tiempo que se trata de una muestra más del compromiso y de la determinación del Gobierno de España con solucionar definitivamente el atraso y el aislamiento de esta tierra en relación con sus infraestructuras de comunicación.
Como pruebas de ese compromiso, Alberto Núñez Feijóo apuntó el hecho de qué Galicia sea este año la segunda Autonomía con mayor inversión del Ministerio de Fomento, el cometido que se está realizando para terminar en el horizonte próximo los últimos tramos pendientes en Asturias y Cantabria para culminar plenamente a A-8 o el esfuerzo destinado a que este mismo año se pueda realizar el recorrido completo del Eje Atlántico en alta velocidad.
Junto con esto, puso en valor la inversión para avanzar en la conexión por AVE entre Galicia y Madrid con el objetivo de ir acortando tiempos de viaje y de que sea una realidad plena en el horizonte comprometido de 2018.
El presidente expresó su convencimiento de que «ningún español puede ver en estos datos, con honestidad, algo diferente a un acto de estricta justicia. El Ministerio de Fomento y el Gobierno de España están haciendo lo que restaba por hacer para homologarnos el resto de las comunidades. Por eso la finalización de la Autovía del Cantábrico, la finalización del Eje Atlántico de alta velocidad, la finalización de las autovías del interior de Galicia, y la construcción del tren de alta velocidad con la meseta no es más que equipararnos al resto de las comunidades», aseveró Feijóo al respecto.
El titular de la Xunta concluyó su intervención insistiendo en que esta autovía será una de las vías que más incidirán en la incipiente recuperación económica porque, según explicó, por esta autovía nos acercaremos a Europa, las mercaderías tendrán una disminución de los costes en su tratamiento y se iniciará la relación directa de las ciudades de la cornisa Cantábrica de forma definitiva.

MINISTRA PASTOR

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar