Daños en varios puertos e inundación en la autovia de Marín

Situación de la Autovía de Marín a primera hora de la mañana.
Situación de la Autovía de Marín a primera hora de la mañana.


La fuerza del mar ha provocado numerosos daños en el litoral gallego que ya analizan técnicos del organismo público Portos de Galicia, dependiente de la Consellería do Mar.Por lo que han podido analizar hasta el momento, entre los puertos más perjudicados se encuentran los de Cariño, Corme y Camariñas, en A Coruña y San Cibrao en Lugo.

El viento ha soplado este fin de semana con intensidad y las rachas, superiores a los 100 kilómetros por hora y del nordeste, han provocado una mayor afección en la costa de la Mariña de Lugo y de la Costa da Morte, en A Coruña.

Así, en el puerto de San Cibrao, perteneciente a la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao de la red de Puertos del Estado, las olas han provocado que se cayese un departamento –casas de los pescadores y demás profesionales– y se ha venido abajo un muro de hormigón armado.

Este puerto, en el tramo de costa cantábrica que se encuentra entre el Cabo de Bares y Ribadeo, que marca el límite con el principado de Asturias, sirve de apoyo a la actividad industrial de la factoría Alcoa, concesionaria de su gestión administrativa.

Mientras, todavía en la costa cantábrica, el oleaje ha destrozado casas de los marineros y pantalanes en Cariño, donde el mar ha llegado a reventar el asfalto. A este punto se desplaza este mediodía el presidente de Portos de Galicia, José Juan Durán, y lo hará sobre las 16,00 horas la delegada territorial de la Xunta en la provincia, Belén do Campo, junto con la alcaldesa, Purificación Seixido.

Consecuencias similares –en departamentos y pantalanes; al margen de la rotura de paseos marítimos como el de A Coruña– se han registrado en otros puertos coruñeses como los de Corme y Camariñas, en la Costa da Morte.

Así las cosas, y ante la persistencia del temporal, los técnicos de Portos se encuentran ya revisando la situación de los diferentes puertos. Se trata de una inspección ocular preliminar, puesto que todavía hay zonas de difícil acceso y el estado del mar impide comprobar todas las áreas.

El organismo público trabaja, por tanto, en la señalización de espacios por los que transitar suponga un riesgo. De forma paralela, también se está ejecutando la limpieza de elementos que se hayan desprendido y retirada de escombros.

Las fuentes de Portos consultadas señalan que todavía es pronto para estimar una valoración económica de los desperfectos. De hecho, se remiten a la previsión de entrada de otra borrasca este mismo miércoles, por lo que hacen hincapié en las tareas de señalización para evitar peligros en el litoral.

 

AUTOVÍA DE MARÍN

 

   La autovía PO-11 que une Marín y Pontevedra ha quedado reabierta al tráfico tras permanecer puntualmente cortada debido a la crecida de la marea en la zona de Lourizán.

   Según ha informado el 112, a las 11.00 horas de este lunes la Guardia Civil de Tráfico confirmó que se volvió a abrir al tráfico la PO-11, tras el corte causado por la crecida de la marea.

El 112 Galicia recibió la llamada de los operarios de mantenimiento que indicaron que, a las 5.51 horas de este lunes, el mar había llegado a la autovía, frente a la fábrica de ENCE. Por ello, el Centro de Atención a las Emergencias informó a la Guarda Civil de Tráfico y a la Policía Local.

Coincidiendo con la pleamar de la madrugada de este lunes y empujada por el fuerte viento el agua inundó la calzada impidiendo la circulación de vehículos. Fue necesario cortar la circulación en el tramo inundado lo que provocó retenciones en el tráfico en dirección a la localidad marinense.

Por ello, la Policía Local de Pontevedra desvió el tráfico en la rotonda de Manuel del Palacio y los Bomberos de Pontevedra han tenido que acudir para auxiliar a varios vehículos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar