El alcalde de Ourense confía en la vuelta a la normalidad, pero no así los contestatarios

El alcalde de Ourense, Agustín Fernández, espera «recuperar la normalidad» en el grupo municipal de gobierno durante esta semana, tras hablar «con unos y con otros, continuamente», tras insistir en que el Consistorio sigue funcionando «como siempre en las cuestiones que preocupan a los ciudadanos», mientras que los díscolos mantienen su rechazo a sus expedientes disciplinarios «en serie», en los que ven «una decisión política».

En la agenda municipal, el grupo socialista se reúne los martes a las 9,30 en encuentros a los que los críticos llevan semanas sin ir. Mónica Vázquez ha alegado que no acudió a algunas «por cuestiones de agenda profesional», por su trabajo de procuradora y con comunicación previa de sus ausencias, mientras que Susana Bayo, Antonio Rodríguez Penín, María Devesa y Alfonso Vilachá, llegaron a explicar que no acuden porque no es su obligación o por estar ocupados.

La normalidad a la que alude el alcalde, pasaría porque asistieran a la reunión del grupo municipal socialista de mañana pero Rodríguez Penín ya ha expresado su intención de no acudir «por decisión personal».

La normalidad también pasaría porque los cinco acudiesen a la junta de gobierno local que se reúne cada jueves, y en el caso de esta semana a la posterior reunión preparatoria para el pleno municipal del mes de febrero que se celebrará el viernes día 7.

Los críticos siempre han alegado que no está entre sus obligaciones acudir a las juntas de gobierno local, aunque sí se sienten más obligados a participar en las preparatorias de los plenos mensuales, pero ahí también habrá matices, pues Susana Bayo y María Devesa presentaron a mediados de enero, su renuncia a formar parte de las juntas de gobierno.

El regidor local ha afirmado este lunes que Bayo y Devesa «serán apartadas de la junta de gobierno si ellas lo desean» y ha recordado que tener competencias «importantes» conlleva formar parte de esa junta, y en la misma remodelación incluirá la fijación de competencias para la nueva edil socialista Juana Ageitos, que tomó posesión en sustitución de José Manue Martínez Pedrayo.

El alcalde ha matizado que la junta de gobierno prevista para el próximo jueves «igual no puede celebrarse por motivos de agenda», aunque sí habrá reunión preparatoria de pleno. «Espero que todo funcione correctamente en esta semana y en todos los eventos que tenemos, como la feria Xantar y la agenda diaria de los concejales», ha remarcado.

EXPEDIENTES

Por otra parte, en el ámbito orgánico de la crisis del grupo socialista de Ourense se contabilizan seis expedientes disciplinarios de los que cinco fueron incoados por la ejecutiva federal del PSOE al grupo de díscolos y el sexto por la ejecutiva provincial a la secretaria general de la agrupación socialista de la ciudad, Carmen Rodríguez, que además es directora general de Personal en el Ayuntamiento y afín al alcalde.

Según los críticos, sus expedientes disciplinarios son «en serie» pues, entre otros incumplimientos estatutarios, se les achaca a todos ellos no asistir a las juntas de gobierno local, «cuando ni Penín ni Vilachá forman parte de ella y por tanto no pueden ir aunque quieran», según ha explicado Mónica Vázquez.

«DECISIÓN POLÍTICA»

 

Esa despersonalización de los argumentos para los expedientes supone, para Penín, una muestra de que se tomó con ellos «una decisión política, no estatutaria» pues no le ve sentido a las faltas que les atribuyen y que se reparten entre «graves y muy graves».

Por ese motivo, los cinco han acordado recurrir la incoación de esos expedientes por parte de la ejecutiva federal y acudir a la Justicia, «a la que cada uno acudirá con sus argumentos» según Vázquez, pero todos lo harán pues los cinco «ven materia suficiente para acudir a la vía judicial», según ha aclarado Penín.

Vázquez se muestra, desde que recibió la notificación del expediente disciplinario, especialmente «dolida» pues «se nota que los incoaron de forma muy poco pensada y en poco tiempo y por eso caen en errores de bulto como recordar la obligación de ir a juntas de gobierno a dos ediles que no forman parte de ellas».

En el caso de Rodríguez Penín, esa posibilidad desapareció al ser despojado de sus competencias el día 16 de diciembre, único sancionado de esa forma después de que los cinco díscolos abandonasen un pleno municipal en la votación sobre la compatibilidad pedida por un funcionario para dar clases en la universidad.

En el caso de Vilachá, sus competencias son en deportes y por tanto, en el Consejo municipal de Deportes, independiente del funcionamiento de las otras áreas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar