El excalde de Ourense, acusado de paralizar un concurso de limpieza

Francisco Rodríguez dimite como alcalde por su imputación en la Operación Pokémon.
Francisco Rodríguez dimite como alcalde por su imputación en la Operación Pokémon.

Un informe del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, realizado en el marco de la ‘Operación Pokémon’, ratifica la existencia de «varios contactos telefónicos y personales» de dos responsables del Grupo Vendex, José María T. y Adrián C., con el entonces alcalde de Ourense, Francisco Rodríguez (PSOE), encaminados a «parar» un concurso municipal de servicios de limpieza, lo que finalmente ocurrió, además de «influir» en otras concesiones.

Este atestado, que forma parte del sumario de la ‘Operación Pokémon’ y al que ha tenido acceso Europa Press, ratifica que los responsables de Vendex lograron «parar» dicho concurso, cuyo pliego de cláusulas administrativas particulares para la contratación se habían publicado a finales de diciembre de 2011 en la página web del Ayuntamiento y a pesar, según se desprende de las escuchas telefónicas, de que se habrían presentado al mismo «al menos dos empresas».

Sin embargo, el 23 de marzo de 2012 en el perfil del contratante del Consistorio se publica el anuncio por el que se comunica que la junta de gobierno ha adoptado el acuerdo de estimar el recurso de reposición interpuesto por la empresa Procedemento de Aseo Urbano (Grupo Vendex) y la Asociación Profesional de Empresas de Limpieza (Aspel) contra la aprobación del expediente para contratar, mediante procedimiento abierto, el servicio de limpieza de instalaciones dependientes del Ayuntamiento.

Para justificar la decisión, se alega «insuficiencia del tipo de licitación» y «omisión de locales que hay que limpiar», por lo que se determina, en consecuencia «desistir del expediente de contratación incoado al efecto, acordando activar un nuevo expediente de contratación.
LAS GESTIONES SE INTENSIFICAN

Ante el nuevo expediente y la aprobación de los nuevos pliegos, a partir del 6 de agosto de 2012, el informe constata que se intensifican las gestiones de los responsables de Vendex con «técnicos» del Ayuntamiento de Ourense y con el entonces regidor, ahora imputado en la causa y que renunció a su cargo, siendo sustituido por Agustín Fernández.

Las escuchas telefónicas apuntan que buscan lograr unas condiciones «ventajosas» para la empresa matriz de la trama. Hay varios contactos con el entonces alcalde, en el que intentan «influir», así como en los técnicos, para que se modifique la ponderación de los criterios técnicos en relación con los administrativos.

Así, el 24 de agosto de 2012, Adrián C. habla con Francisco Rodríguez, que le comenta que le asegura que él «hizo la gestión» y que sabe que «algo se movió» pero no si «todo lo deseable». Dos horas más tarde, Adrián C. habla con otro de los responsables de Vendex, José María T., al que transmite lo que le dijo el alcalde. Añade que si el baremo «se lo dejan» finalmente en 70 «se reían de los pájaros de colores».
RETIRADA DE MULTAS

Según se infiere de las conversaciones telefónicas, además, el informe de Vigilancia Aduanera apunta que «todo parece indicar» que Adrián C. (delegado del Grupo Doal en Ourense), realiza «gestiones» encaminadas a la retirada de multas de la ORA o tasas municipales de la recogida de vehículos, «alguna de ellas a petición» del propio alcalde.

Lo plasma la misma conversación del 24 de agosto de 2012 en el que Rodríguez admite que «algo se movió» en relación al contrato de los servicios de limpieza y en el que transmite a Adrián C. que «se llevaron el coche de su hijo».

El informe reproduce la siguiente conversación: «Paco: ¡Oye, mira! Que se llevaron el coche a mi hija, junto a la peluquería allí en el Puente. Adrián: Que suba cuando quiera a por él, ¿qué matrícula? ¿Qué coche es? Paco: Es un Nissan 3390 no se qué. Adrián: Vale, vale, que suba cuando quiera a por él».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar