Confirmada la condena a un profesor de Lugo por matar a su mujer

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha desestimado el recurso interpuesto por el profesor de Lugo Juan Carlos Pernas, condenado a 21 años y ocho meses de cárcel por matar, en agosto de 2010, a su esposa, Montserrat Labrada, que tenía 43 años de edad.

El profesor solicitaba en su recurso de apelación la celebración de un nuevo juicio y que se rebajase la pena de asesinato y pasase a ser considerado un homicidio, una opción que rechaza el TSXG. No obstante, el condenado aún puede interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Un tribunal popular encontró a Juan Carlos Pernas culpable del asesinato de su esposa, por lo que la Audiencia Provincial de Lugo lo condenó a más de 21 años de prisión, mientras que el fiscal que se encargó del caso solicitaba inicialmente 24 años. De esos 21 años de cárcel, el profesor ya cumplió tres en situación provisional, mientras no se celebró el juicio.

En la vista de apelación celebrada en el TSXG el pasado 14 de enero, el profesor de instituto pidió “perdón” por haber matado a su mujer y dijo que ella era su “vida”. Los representantes de la Fiscalía, la Abogacía del Estado y la acusación particular, que representa a la familia de la víctima, solicitaron que se le mantuviese la condena.

FALLO DEL TSXG

El alto tribunal gallego avala la decisión del jurado y ve “razonable y desde luego no arbitraria” su conclusión y llega a considerar “un exceso dialéctico del recurrente” que afirme que la sentencia carece de justificación.

También está de acuerdo con que no se le apliquen atenuantes por confesión y subsidiariamente colaboración y por reparación o disminución del daño a los hijos.

En el primero de los casos, apunta que el condenado admitió que había escondido algunos efectos en varios contenedores, pero “cuando ya había sido detenido y, por tanto, sabe que el procedimiento se dirige contra él y solamente contra él”. “En rigor, por lo tanto, Juan Carlos distó de confesar y de colaborar en los términos exigidos legal y jurisprudencialmente”, señala.

Sobre la alegación del condenado en relación a una posible vulneración de la presunción de inocencia, el TSXG rechaza que haya “un vacío probatorio” y concluye que “todos y cada uno de los signos condenatorios de la decisión adoptada por el tribunal del jurado se sostienen en una pluralidad de hechos base razonablemente conducentes a la misma, periféricos con la conclusión obtenida, interrelacionados y no desvirtuados por otros indicios contrarios”.

VIOLENCIA DOMÉSTICA

Acerca de actos de violencia contra su esposa, el TSXG recuerda que hasta seis testigos declararon en el juicio y apunta que “el que no exista prueba directa no significa que no exista prueba de cargo”. Aparte de por un delito de asesinato, Juan Carlos Pernas Díaz fue también condenado a dos años por maltrato en el ámbito familiar; a diez meses por maltrato de obras y otros diez por amenazas.

Además, el fallo fijaba una indemnización, para sus hijos, de 125.000 euros, y de 30.000 para los padres de la víctima, que era enfermera del Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA). La condena supuso dos años menos de los que pedían las acusaciones, que sumaban una pena en conjunto de 23 años y ocho meses.

Montserrat Labrada murió a manos de su marido por los golpes propinados por un hacha de 42 centímetros en la madrugada del 26 de agosto de 2010. El condenado, profesor en un instituto de Lugo, llevaba 18 años de convivencia con su mujer en el momento de los hechos en un piso de la calle Carlos Azcárraga.

El procesado admitió en el juicio que uno de los detonantes del crimen fueron los “celos” dada una relación extramatrimonial que supuestamente había iniciado la víctima con un médico del hospital.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar