Una empresa pontevedresa falsificó documentación de 300 coches

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra dejó visto para sentencia el juicio contra tres vecinos de Pontevedra y Cotobade acusados de un delito de falsedad en documento oficial con respecto a papeles de vehículos.
Supuestamente, falsificaban tarjetas de ITV para homologar vehículos que habían construido otras personas o que habían sido adquiridos en el extranjero y necesitaban legalización en España, haciéndolos pasar por remolques o camiones construidos en sus propias empresas pontevedresas.
Durante los cinco años de la investigación, la Guardia Civil cree que cometieron algún tipo de irregularidad en 297 vehículos de toda España, la mayoría a feriantes. Incluso llegaron a falsificar la documentación para un circo.
La investigación se desencadenó a raíz de una solicitud de información llegada desde Navarra, ya que los acusados habían alcanzado fama en todo el territorio nacional.
A lo largo de los dos días de juicio comparecieron ante el tribunal clientes de Barcelona, Zaragoza o Ciudad Real, entre otros lugares, que conocían a la empresa pontevedresa por el ‘boca a boca’. Todos ellos adquirían remolques sin documentación y necesitaban que alguien le emitiese una tarjeta de ITV que le permitiese homologar y matricular el vehículo.
Cuando uno de ellos preguntó a otros feriantes, le dieron el contacto de los hermanos José Luis y Carlos L.L., les llamó, le emitieron la documentación y se la enviaron por correo previo pago de entre 500 y 600 euros, según las explicaciones dadas. Ninguno de estos clientes dijo saber que se tratase de una actividad ilegal.
ÚLTIMA SESIÓN
Los testigos que declararon durante la última sesión del juicio explicaron que alguno de ellos trató con José Luis L.L. y otros con Carlos L.L., mientras otros no supieron concretar. A pesar de ser sus clientes, y de haber hecho negocios con ellos, no les conocen porque la práctica habitual era que todos los contactos se hacían por teléfono y los papeles se enviaban por correo.
El fiscal mantuvo su petición de seis años de prisión y una multa de 7.200 euros para José Luis L.L, y cinco años de cárcel y una multa de 6.000 para Carlos L.L. y su exesposa, María José S.D.. Los abogados defensores de los tres pidieron su absolución y el martes, al inicio del juicio, habían reclamado la nulidad de todas las actuaciones.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar