Sestayo desmiente ahora incidente alguno en el aparcamiento del Pazo do Hórreo

Beatriz Sestayo_rolda PSOE
La diputada parlamentaria del Partido Socialista y secretaria general de los socialistas de Ferrol, Beatriz Sestayo, ha asegurado que el “supuesto incidente”, como lo ha calificado, que tuvo con un vigilante del aparcamiento del Parlamento era “todo falso” y que “las cosas se van poniendo en su sitio”.
En una rueda de prensa celebrada en Ferrol, ante la pregunta formulada al respecto, ha recordado que “a las pocas horas de producirse un supuesto incidente” había afirmado que “todo era falso” y “que se demostraría”.
En este sentido, ha puntualizado que en aquel momento anunció que “cuando finalizase todo el proceso que tuviera que pasar”, realizaría una rueda de prensa “con documentación acreditativa” ante el “cúmulo de mentiras y barbaridades” que asegura que ha escuchado y leído en este tiempo.
“Las cosas se van poniendo en su sitio, están prontas a terminar, es absolutamente falso todo lo que se ha dicho”, concluyó.

LOS HECHOS

La diputada había sido avisada varias veces por los servicios de seguridad de que retirara un vehículo vinculado a ella que permanecía en el garaje del edificio del Pazo do Hórreo desde el mes de marzo de 2013.

A raíz de la prohibición de mantener dos coches en el interiorse produjo el incidente entre la diputada y un guarda de seguridad, que desembocó en una denuncia policial y en la que se recoge que el servicio de seguridad “tiene órdenes por escrito de que los parlamentarios y funcionarios que trabajan en el Parlamento sólo puede acceder con el vehículo que tengan autorizado y no podrán tener estacionado más de uno”.

En el escrito policial se señala que la parlamentaria “dio pequeños acelerones” al vehículo y que el guarda se apartó porque temía por su “integridad física y se sintió intimidado y amenazado por la conducta”. También recoge, según el denunciante, que la diputada alegó que había hablado con Presidencia y le había autorizado a entrar y que llegaba tarde a votar. Finalmente, se explica que Sestayo dejó el vehículo a las puertas de la barrera y que, unos 30 minutos después, se ocupó una persona de su grupo parlamentario de retirar el vehículo, de todo lo cual fue “testigo” un policía autonómico.

SIETE MESES

La diputada del PSdeG Beatriz Sestayo ocupó durante siete meses la plaza de aparcamiento que tenía asignada debido a una descarga en la batería del coche familiar que utilizaba y del que normalmente hace uso su hija. La propia parlamentaria ha reconocido que el coche estuvo fuera de uso desde marzo hasta finales de octubre, lo que totaliza siete meses,y ha venido sosteniendo que el vehículo en cuestión estaba “averíado”, cuando se trataba del problema de más simple resolución de un automóvil: solo es necesario realizar un “puente” con otra batería o sustitutuirla.
Sestayo ha afirmado que le fué negada varias veces por la Mesda del Parlamento la entrada de un mecánico para resolver el problema, pero medios consultados por este digital le restan credibilidad a ese argumento, dada la facilidad de su resolución. Además, el Parlamento de Galicia ha asegura oficialmente que nunca negó a la diputada denunciada por un guarda de seguridad la entrada en el aparcamiento subterráneo con un operario para retirar el coche y que motivó el incidente con el empleado de la empresa Eulen el pasado 29 de octubre.
Esas mismas fuentes han señalado que “en ningún momento” solicitó, antes del 29 de octubre –cuando se produjo el incidente el guarda de seguridad–, entrar en el aparcamiento con alguien para poder quitar el coche.Frente a ello, Batriz Sestay subrayó en una nota hecha pública que “solicitó autorización para la entrada de asistencia técnica” y obtuvo como respuesta “tres denegaciones reiteradas”.
Asimismo, en ese documento, la parlamentaria socialista indica que preguntó a la Mesa “cómo debe acceder” la asistencia técnica “sin recibir más respuesta de la Presidenta o del jefe de seguridad que la prohibición de acceder con otro automóvil familiar”, lo cual no denegaba el acceso de una grúa o el vehículo de un mecánico.
En el escrito, la diputada afirma en el documento del 30 de octubre que no tiene “ninguna queja que hacer respecto del personal que recibe órdenes”, en referencia al guarda de seguridad con el que mantuvo el incidente y que presentó una denuncia el día 6 de noviembre, pero manifiesta su “protesta más contundente ante la situación generada” y que atribuye a la Presidencia del Parlamento y de la Jefatura de Seguridad.

BESTEIRO ELUDE EL TEMA

Pocos días después del hecho, ell secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, invocó el respeto a la acción de la Justicia para no respaldar explícitamente a la diputada Beatriz Sestayo, pero ha dejado claro que dará “muchas opiniones” una vez el caso finalice. “Que yo creo que será pronto, no tiene por qué tardar”, ha apostillado.
Preguntado al respecto, el líder de los socialistas gallegos ha negado las críticas a su “silencio” que llegan desde filas populares arguyendo que se trata de “la tercera vez” que habla del incidente entre la parlamentaria ferrolana y un guarda de seguridad del Parlamento, de la empresa Eulen.
“Yo confío en la labor de la Justicia. Esa cuestión está en sede judicial y yo soy de los que cree en la actuación de la Justicia”, ha abundado el dirigente socialista, partidario de no emitir “opiniones que puedan interferir” en el desarrollo de la causa “que está en el juzgado”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar