Siete detenidos en la liberación de un empresario secuestrado

La Guardia Civil ha confirmado la detención de siete personas como presuntas autoras de detención ilegal en el marco de la operación articulada para liberar al empresario Abel Dieguez Neira que tiene un aserradero en Cambre . Había sido secuestrado el pasado sábado y fue localizado y liberado en un galpón en Lalín (Pontevedra) la pasada noche.

Aunque la operación sigue abierta, los detenidos hasta el momento son siete, tienen nacionalidad española y edades próximas a los 60 años; entre ellos se encontraría un matrimonio mayor que se encargaba de custodiar al rehén. Además, durante la liberación se incautó una pistola.

Asimismo, en el momento de la detención en la localidad de Melide (A Coruña) de dos de los secuestradores, ambos intentaron darse a la fuga embistiendo a un vehículo de los agentes que intentaban interceptarles, siendo reducidos y detenidos finalmente.

La familia del secuestrado había denunciado ante la Guardia Civil de Betanzos lo sucedido el domingo, indicando que los captores pedían una gran cantidad de dinero (supuestamente unos 70.000 euros) de rescate para la liberación del empresario que, según ha podido saber Europa Press, tiene un aserradero familiar en Cambre (A Coruña).Lugar secuestro 2

Unidades de investigación criminal de la Guardia Civil de A Coruña y el Equipo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO) desplazados desde Madrid iniciaron una investigación para proceder a la liberación del secuestrado y, en menos de cinco días, localizaron una granja en Xar, Vilatuxe (Lalín), donde los secuestradores mantenían al empresario.

El habitáculo en el que se encontraba el secuestrado era un pequeño cobertizo dentro de la granja. Fuentes próximas a la investigación han indicado a Europa Press que estaba maniatado y encapuchado, “en condiciones infrahumanas”, según la Guardia Civil.

SECUESTRO Y AMENAZAS

Los investigadores del caso han descubierto que fue el pasado sábado 18, “mediante engaño”, cuando los secuestradores consiguieron llevar al empresario hasta un bosque alejado de la vivienda de la familia con la excusa de realizar un negocio de la madera.

Una vez en el lugar, le abordaron y por la fuerza lo introdujeron en el maletero de un vehículo, trasladándolo a un primer cobertizo, sufriendo el secuestrado “unas temperaturas extremas” por lo que fue movido posteriormente a un anexo de la propia vivienda habitual de alguno de los secuestradores, donde le tuvieron encapuchado y amenazado durante todo el tiempo.

La Guardia Civil ha concretado que durante las negociaciones entre los secuestradores y la familia, ésta ha sufrido una gran tensión, ya que los secuestradores constantemente “amenazaban con matar al secuestrado o con ocasionarle amputaciones graves”.

“AMPLIOS ANTECEDENTES”

La Guardia Civil encuadra este suceso dentro de los denominados “secuestros extorsivos” en el que el secuestrado y su familia no conocen a los secuestradores. El secuestro estaba planeado desde hace más de tres meses, de acuerdo con los datos que han salido a la luz en la investigación.

Los cabecillas de la organización, con amplios antecedentes policiales y penales, tenían episodios anteriores de extorsiones. La Guardia Civil sostiene que han ido “perfeccionando” su modus operandi hasta “llegar a dejar muy pocas pistas” para que los investigadores pudieran relacionarles con el hecho delictivo y con el secuestrado.

ASALTO Y LIBERACIÓN

Pese a todas las dificultades, el secuestrado fue localizado, según los investigadores, “en la tarde noche” del jueves y liberado en un asalto por unidades especiales en la madrugada de hoy, justo cuando expiraba el plazo dado por los secuestradores que, por los primeros testimonios recogidos, tenían previsto el asesinato.

Ha llevado a cabo la operación la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña, conjuntamente con el Equipo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa (UCO), equipo altamente cualificado que en las últimas semanas ha participado directamente en la liberación de dos empresarios españoles secuestrados en México por el procedimiento del denominado “secuestro exprés”, y de dos presuntos narcotraficantes que fueron secuestrados en Túnez por desacuerdos entre delincuentes en sus negocios turbios.

DETENIDOS

Los cabecillas de la organización que mantuvo secuestrado cinco días al empresario son dos hermanos, uno de los cuales mantiene una relación con la hija del matrimonio propietario de la vivienda de la parroquia de Xar, en el municipio pontevedrés de Lalín, donde esta madrugada el rehén fue liberado por agentes de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil.

Según han confirmado fuentes de la investigación, los dos hermanos, la novia de uno de ellos y los padres de ésta permanecen detenidos en el cuartel de Lonzas, en A Coruña, junto a los otros dos detenidos, que son el hijo de uno de los cabecillas de la organización y un vecino de la vivienda de Lalín donde el empresario permaneció secuestrado y que, en el momento de la entrada de los agentes, se hallaba allí.

Los siete, dos de los cuales tienen antecedentes policiales graves –uno de ellos estuvo en prisión por homicidio–, serán puestos a disposición judicial de un juzgado de instrucción de Betanzos (A Coruña) en un plazo aún no determinado. Cinco de los arrestos se practicaron de madrugada en la vivienda de Lalín, donde también estaba un menor de 14 años de edad, hijo de la mujer que es novia de uno de los cabecillas, que ha quedado bajo la custodia de su padre biológico.

El secuestro se produjo el pasado sábado 18 de enero y fue denunciado por la esposa del rehén, un empresario del sector maderero de 41 años de edad, el día siguiente. Los captores pidieron a la familia un rescate de 70.000 euros y fijaron este viernes de plazo para efectuar el pago.

Los agentes de la Guardia Civil localizaron en las últimas horas el lugar en el que estaba retenido el secuestrado, un cobertizo anexo a la vivienda de Xar, y a las dos de la mañana de este viernes, la Unidad Especial de Intervención entró en la propiedad y encontró encapuchado, maniatado y desorientado al empresario que llevaba cinco días “en condiciones infrahumanas”.

Aparte de estas cinco detenciones, cuando los agentes iban a proceder al arresto en Melide de otras dos personas, éstas intentaron darse a la fuga y acabaron embistiendo a un coche patrulla, pero lograron ser interceptados y detenidos.

Las fuentes de la investigación consultadas por Europa Press han señalado que los propietarios de la vivienda donde se mantuvo el cautiverio del empresario tenían conocimiento de lo que ocurría en un galpón de la propiedad.

Asimismo, han ratificado que el empresario secuestrado no mantenía ninguna deuda con sus captores, como ya había dicho su familia. Se reafirman, en cualquier caso, en el móvil económico para obtener los 70.000 euros que pedían los captores y no descartan que incluso la organización pudiese haberse equivocado de persona.

Mientras, vecinos de la zona manifestaron su sorpresa por lo ocurrido al describirlos como “buena gente”, aunque algunos ponen el foco sobre la hija de éstos y su pareja.

El matrimonio de jubilados detenidos pasó buena parte de su vida en Francia, donde él trabajó en “el viñedo”, según han señalado a Europa Press vecinos de la zona. A su regreso se instalaron en Silleda y hace unos ocho años se mudaron a la casa de Xar, en Lalín, construida por la hija, siempre según el relato de habitantes de la zona.

Ella es natural de Lodeiro, en Lalín, y él, de Murcia, llevaba a su nieto más pequeño todas las mañanas hasta el punto por el que pasaba a recogerle el autobús para ir al instituto de Lalín al que acababa de empezar a ir. A continuación también trasladaba a su nieto mayor, de unos 21 años, hasta su centro de trabajo, un establecimiento de restauración cercano.

Según aseguran vecinos de esta parroquia lalinense, el hombre no varió su rutina en los últimos días. Además, según afirman, no observaron nada extraño en las inmediaciones de la casa en los últimos días, excepto una mujer que dice haber visto movimientos en la tarde del jueves.

La jornada laboral del mayor de los nietos concluye sobre las 4,00 horas, por lo que este viernes, cuando llegó a su casa, tuvo conocimiento de la operación policial que se había llevado a cabo en ella un par de horas antes, según señala una mujer que vive a escasos 300 metros de la casa en la que tuvo lugar el cautiverio del empresario de Cambre.

Todos los vecinos consultados por Europa Press han mostrado su sorpresa por lo ocurrido y destacan que se trataba de un matrimonio normal. “Ella iba a gimnasia al club social y él, de vez en cuando, venía y tomaba un café o un vino”, apuntan los propietarios de un restaurante próximo.

LA OPERACIÓN SIGUE ABIERTA

Esta operación de liberación, por la peligrosidad de los captores y la dificultad que ofrecía el lugar de custodia del empresario, ha sido llevada a cabo por la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, los especialistas del Cuerpo en operaciones extremas como la liberación de rehenes en secuestros de aeronaves o cárceles, y con experiencia en la detención de comandos de ETA.

Ha sido necesario desplazar desde Madrid equipos técnicos que han contribuido al éxito de la operación donde también se ha contado con el apoyo de un helicóptero del Cuerpo.

La operación está dirigida por un Juzgado de Instrucción de Betanzos con el auxilio judicial del de Lalín, continúa abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar