Un enfrentamiento entre las direcciones provincial y local agrava la crisis socialista de Ourense

La dirección provincial del PSOE de Ourense ha decidido este lunes abrir un expediente disciplinario a la líder local del partido, Carmen Rodríguez Dacosta, por celebrar una asamblea de militantes para abordar los expedientes informativos abiertos a los concejales díscolos con el alcalde, Agustín Fernández, pese a la orden de aplazarla.

La decisión ha sido tomada este mismo lunes por la directiva provincial, que, tras reunirse por espacio de tres horas, ha apelado también a la “responsabilidad” de la dirección local del PSOE y el grupo municipal para “retomar el diálogo y resolver el conflicto” buscando la “gobernabilidad” del ayuntamiento.

Se trata de la segunda vez que los afines al exsecretario xeral del PSdeG Pachi Vázquez abren un expediente contra Rodríguez Dacosta, que en 2012 fue aupada al cargo de secretaria local ante la imposibilidad estatutaria del entonces regidor, Francisco Rodríguez, de repetir por tercera vez.

Tras estampar su firma en un documento crítico contra la ejecutiva provincial, la dirección provincial denunció que era militante de la vecina localidad de Entrimo y, por tanto, “inelegible” como líder de la tercera ciudad de Galicia. Este extremo fue negado entonces por ella misma, quien aseguró que había solicitado el traslado seis meses antes.
“FALTA MUY GRAVE”

En esta ocasión, el PSOE ourensano esgrime que Carmen Rodríguez “incumplió” la orden de aplazar la asamblea del pasado 26 de diciembre. Y, según argumenta en un documento remitido a los medios, esta resolución era “de obligado cumplimiento”, por lo que la líder local podría haber incurrido en “una falta muy grave”.

Con esta decisión, en base al mismo escrito, la ejecutiva provincial pretende “mostrar el respeto más estricto a las normas del partido, que atañen a todos sus afiliados y a quienes ostentan su representación en los diferentes órganos de dirección”. Ha sido suscrito por todos sus integrantes con el voto particular del alcalde de O Barco de Valdeorras, Alfredo García.

TRAS LA AMENAZA DEL PSdeG

La medida llega justo una semana después de que la dirección del PSdeG a nivel autonómico aprobase una resolución por la que exigía “respeto” al alcalde de Ourense y la vuelta a la “normalidad” política en el consistorio.

Además, amenazaba con tomar medidas disciplinarias en caso de “nuevos incumplimientos” de las normas y advertía a la dirección provincial de que los estatutos del PSOE establecen que “una de sus funciones es la de contribuir a la resolución” de la crisis abierta en el Grupo Municipal Socialista en Ourense.
“IRREGULARIDAD” EN EL EXPEDIENTE A LOS DÍSCOLOS

También la cúpula provincial ha exigido en su acuerdo que “se recupere la normalidad política” en el Ayuntamiento de Ourense, a la vista de que “la crisis política persiste”. Asimismo, da cuenta de que elaborará un informe detallado en relación con la labor de “arbitraje” que ha desarrollado.

A mayores, ha decidido informar al PSdeG de “la posible irregularidad” de la directiva local el pasado 16 de diciembre al abrir “expediente informativo” a cuatro de los cinco ediles díscolos –los que militan en la ciudad–, toda vez que se ha hecho sin contar, “presuntamente”, con la conformidad del Grupo Municipal Socialista, como marcan los estatutos.
“VOLUNTAD POLÍTICA”

Finalmente, la dirección provincial ha pedido “voluntad política” para “retomar el diálogo y resolver definitivamente el conflicto” abierto, con el objetivo de mantener la “gobernabilidad”.

“Conscientes de la necesidad de salvaguardar los intereses de la ciudadanía, así como del propio partido y del grupo municipal, que deben imperar por encima de otros intereses de índole personal, la dirección provincial demanda un acuerdo entre todos los integrantes del grupo municipal”, ha añadido en su comunicado de prensa, al tiempo que ha requerido que ese acuerdo afecte también a las ejecutivas del partido en todos sus ámbitos territoriales.

A renglón seguido, haciendo referencia a la decisión del alcalde de dejar sin competencias al considerado líder de los críticos, Antonio Rodríguez Penín, el PSOE de la provincia de Ourense ha advertido de que “cualquier otra medida que relegue los derechos de una parte de los integrantes del grupo municipal no hará más que incidir en la crisis” e impedirá “una resolución rápida y definitiva”.

Los ediles críticos ya habían señalado con anterioridad que la resolución del conflicto pasaría por la restitución de sus competencias, algo a lo que la propia secretaria de Organización del PSdeG, Pilar Cancela, se abrió siempre que se cumpliesen las normas del partido.
“SOLUCIÓN CONSENSUADA”

Por último, la cúpula provincial ha ofrecido su “colaboración” para encontrar “una solución consensuada” al problema que logre que la ciudadanía ourensana visualice al PSOE como “merecedores de representar sus intereses” y de “ser la única opción de gobierno municipal de progreso”.

A la reunión de la ejecutiva provincial asistieron, además de su líder, Raúl Fernández, los alcaldes de O Barco, Alfredo García; de Castrelo do Val, Vicente Gómez; y de Piñor, Francisco Fraga, y más de una veintena de miembros entre los que se encontraban las tres ediles díscolas, María Devesa, Susana Bayo y Mónica Vázquez.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar