La Xunta llama al consenso en la nueva Ley del Suelo

Comparecencia del conselleiro Agustín Hernández en el Parlamento.
Comparecencia del conselleiro Agustín Hernández en el Parlamento.

El conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, ha vuelto a apelar al consenso para la nueva ley de suelo de Galicia, en la que “hay sitio para todos”, aunque los tres grupos de la oposición –PSdeG, AGE y BNG– han manifestado su desconfianza respecto a algunos cambios en la clasificación de los terrenos rústicos, en los que desaparecen los de protección agropecuaria y forestal, y han advertido de una mayor desprotección.

Hernández ha abierto este martes las comparecencias en la comisión de estudio para la elaboración de una nueva ley del suelo, en la que participarán otras 31 personas, entre las que figuran representantes políticos municipales, asociaciones agrarias y medioambientales y otros técnicos y expertos en la materia.

El conselleiro ha asegurado que el borrador remitido al Parlamento pretende ser “una mano tendida para la concertación” con los grupos parlamentarios y convertirse en “un primer paso”, pero está abierto a aportaciones. Su oferta, ha recalcado, es “sincera”.

El portavoz socialista en el debate, Xosé Sánchez Bugallo, ha replicado que la propuesta de la Xunta tiene “problemas relevantes”, pero, si se superan, el PSOE está dispuesto a trabajar “honesta y lealmente”; mientras que los representantes de BNG y AGE, Ana Pontón y Antón Sánchez, respectivamente, han advertido de que se retoma el modelo que permitió la burbuja inmobiliaria y se produce una “desregulación” desde el punto de vista del medio rural y el medio ambiente.

Además, Sánchez y Pontón han coincidido en aprovechar la presencia de la secretaria xeral de Urbanismo, Encarnación Rivas, en la comparecencia para pedir su dimisión por estar imputada por un delito de prevaricación urbanística cometido supuestamente en su etapa al frente de la Gerencia de Urbanismo de Sanxenxo.

Por su parte, el diputado del PPdeG Román Rodríguez les reclamó que respeten el estado de derecho y “no sean tan jacobinos ni tan como Robespierre”. “Es fácil calumniar”, ha dicho y ha manifestado que espera que, si finalmente no prospera la causa contra Rivas, pidan disculpas.

“NOTABLES Y EVIDENTES MEJORAS”

En sus intervenciones, Hernández ha defendido que el texto remitido a la Cámara gallega presenta “notables y evidentes mejoras” respecto a la ley vigente y que “agilizará la tramitación de los planes generales” –de hecho, se propone que se puedan aprobar en tres años, en lugar de los seis actuales de media–. Además, ha recordado que crea la figura del planeamiento básico para los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes –que son la mayoría de los que no tienen ninguna norma urbanística– y supondrá un “beneficio” también para los trámites de los ciudadanos.

El conselleiro ha replicado a las críticas de la oposición sobre los cambios en la clasificación del suelo rústico señalando que este se considera “como productivo” y que la intención es potenciar los usos económicos “sin menoscabo de la completa preservación de los valores naturales y culturales”.

Además, ha indicado que entre los objetivos de la nueva regulación están las mejoras paisajísticas, que pasan por obligar a acabar todas las construcciones; que el texto sea más claro “e inteligible”, y la autonomía local, puesto que los ayuntamientos “adquieren mayores competencias”. En terreno rústico común, podrán dar las autorizaciones directamente, salvo para usos residenciales, instalaciones para transformación de productos y usos turísticos, todos ellos “tutelados por la Xunta”.

El objetivo final, ha incidido Hernández, es que ningún ayuntamiento carezca de un plan general de urbanismo y ha recordado que actualmente solo 73 de 314 tienen uno adaptado a la ley. Por ello, pretende que la nueva norma sea “más operativa y eficaz” y, para ello, el conselleiro llama al consenso y reitera su “máxima receptividad” a las propuestas. “Lo único que nos mueve es el deseo de acertar”, ha añadido.

“MOTIVOS SEVEROS DE PREOCUPACIÓN”

El portavoz en materia de vivienda del PSdeG ha dicho que acepta la propuesta de la Xunta, pero ha señalado que esperará a confirmar en el proceso de negociación si la voluntad de diálogo manifestada es “real o retórica”. El texto, ha dicho, presenta “problemas relevantes”, como que se haya presentado “a palo seco”, sin un estudio previo sobre la situación y los problemas a los que quiere dar solución.

Además, hay “motivos de severa preocupación” por la desaparición de las figuras del suelo rústico de protección agropecuaria y forestal, ha dicho Bugallo. Estos dos tipos, junto con la protección paisajística, son el 90% del terreno rústico de Galicia. Además, ha trasladado su preocupación por la dotación de servicios en el rural y ha apostado por poner coto a “los que quieren hacer una casa en medio del monte, como Tarzán, pero luego quieren accesos, luz, agua, saneamiento y fibra óptica”.

Por su parte, el portavoz de AGE en el debate ha acusado al PP de no tener “más modelo que el de la especulación” y de presentar en el borrador un diseño “insostenible, basado en la liberalización del suelo” y que “recupera la idea fuerza de que cualquier terreno no expresamente protegido es urbanizable”.

Antón Sánchez ha criticado que el texto “renuncia” a gestionar “el rico patrimonio existente” y a promover las políticas de rehabilitación. En la misma línea, la representante del BNG ha considerado la propuesta “una involución” que “no tiene en cuenta la realidad de Galicia” y que propone “más liberalismo y desregulación y menor protección del medio ambiente y el medio rural”.

Pontón ha recriminado también “las formas” a la Xunta, por haber remitido al Parlamento un texto redactado, que está también ya expuesto al público. El conselleiro, ha protestado, remite un documento y dice que “es la base para trabajar”. Se trata de “un tutelaje inaceptable” sobre el poder legislativo, ha concluido la nacionalista.
“VAMOS A JUGAR A SER ZIDANE O INIESTA”

Por su parte, el portavoz del PPdeG en la materia, Román Rodríguez, ha defendido que la propuesta “no desprotege el territorio, privilegia el espacio rural y procura que ningún ayuntamiento quede sin planeamiento”. Además, ha insistido en la oferta para dialogar y ha recurrido a un símil futbolístico para animar a los diputados a “jugar a ser Zidane o Iniesta” y “levantar la cabeza” para crear oportunidades, por oposición a Onésimo, un jugador que “regateaba hasta al línea, pero no aportaba nada al equipo”.

El conselleiro también aprovechó el turno de cierre para volver a tener la mano a la oposición y para pedir “con la mayor humildad” a BNG y AGE que “abandonen posicionamientos previos ideológicos e incluso fundamentalistas” para tratar de “sumar”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar