La Policía descarta el suicidio en el juicio contra el acusado de matar a un amigo

El Policía responsable de la investigación por la muerte de un hombre en A Coruña ha señalado que desde el un primer momento descartaron el suicidio de la víctima y ha insistido en las “contradicciones” y “cambios” en la declaración de Pedro F.C., de 56 años, acusado de matar a su amigo, en el barrio de San Cristóbal das Viñas, en julio de 2012.

En la segunda sesión de juicio, el perito ha recordado las diferentes versiones sobre los hechos aportadas por el acusado, quien en el primer día de juicio negó haber clavado un cuchillo en el tórax a la víctima, Manuel M.C., de 38 años –lo que, según la Fiscalía y la acusación particular le habría provocado su muerte– y aseguró que el fallecido usó este instrumento, propiedad del acusado, para “quitarse la vida”.

En su declaración, este perito ha apuntado, en base a la información recabada durante la investigación, que el acusado, con antecedentes policiales por intentos de robo y amenazas de muerte, “siempre portaba un cuchillo”. Además, a preguntas de la acusación particular sobre la posibilidad de un móvil económico como causa del crimen, el responsable de la investigación ha indicado que en el mes en el que ocurrieron los hechos el acusado “apenas tenía dinero”

“Solía cobrar una pensión de 400 euros y ese mes sólo había cobrado 50 euros”, ha asegurado este perito antes de señalar que, por su parte, la víctima “sí que tenía dinero”. Asimismo, ha comentado que, después de los hechos ocurridos, el acusado “se metió en casa dos días y no salió”.

Por otra parte, este mismo perito también ha explicado que cuando la Policía acudió al lugar de los hechos, la víctima se mostró “reticente” a la hora de responder sobre la autoría de lo hechos allí ocurridos. En un primer momento, según recuerda el perito, la víctima dijo que dos personas lo habían intentado atracar, pero “evitó dar datos y descripciones”.

Según ha considerado el responsable de la investigación, la víctima “no quería acusar a nadie porque podría conocer a la persona y temer represalias”.
“IBAN HABLANDO DE MORIR”

En la segunda sesión de juicio, también ha declarado el hermano de la víctima que, a preguntas de la acusación particular, ha asegurado que el fallecido “no se había intentado sacar la vida en ninguna ocasión”. Además, ha asegurado que vecinos de la zona le habían comentado que el acusado “amenazaba” a su hermano porque “le intentaba quitar el dinero”.

Mientras, una de las vecinas de la zona donde ocurrieron los hechos ha asegurado que ese día vio al acusado y a la víctima caminar “agarrados” e “iban hablando de morir”. En concreto, ha señalado que el acusado le iba diciendo al fallecido que “morir no es nada”.
PENAS

La Fiscalía pide para el acusado 12 años de prisión por un delito de homicidio. Para el Ministerio Público y la acusación particular, la lesión causada por el cuchillo acabó con la vida de la víctima, que murió dos días después en el hospital. Mientras, la defensa reclama la absolución, alegando que la víctima murió por sus problemas de salud.

Junto a las peticiones de condena, la Fiscalía pide una indemnización de 140.000 euros para los herederos de la madre, con la que vivía el fallecido y que murió poco después de su hijo. La acusación particular, que representa a un hermano de la víctima, solicita 60.000 euros.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar