Un testigo asegura haber visto a Asunta el dia del crimen

Xulgados_Santiago_Fontiñas_3

El abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, ha asegurado que el comisario jefe de la Policía Nacional de Santiago, Simón Sabariz, ha ratificado que un testigo declaró en la comisaría que había visto “a la chica” a las 19.20 horas del sábado en la compostelana calle República del Salvador.

Sin embargo, los abogados de la Asociación Clara Campoamor –que ejercen la acción popular– han asegurado que eso es “mentira” y que lo único que ha hecho el mando policial es ratificar el oficio que constaba en autos y el oficio de remisión. Además, han precisado que el propio testigo “desmintió” –en el marco del desarrollo de las actuaciones– que hubiese visto a Asunta.

Según el abogado de la madre de Asunta Basterra Porto, el comisario de la Policía admitió en su declaración que mantuvo una conversación con los agentes que redactaron el informe del testigo que dijo en la comisaría haber visto a la menor antes de escribir el documento remitido al juzgado.

En ella, y según ha manifestado Aranguren, los agentes dijeron al comisario que esta persona había declarado que vio “a la chica” a las 19.20 horas en la calle República del Salvador, expresión sobre la que ha llamado la atención el abogado de la madre de la niña, en relación a que, según ha interpretado, identifica a la niña con el uso del artículo determinado.

“DIJO A LA CHICA, NO A UNA CHICA”

“Dijo a la chica, no a una chica; los artículos y la gramática son importantes, sobre todo en ciertos procedimientos”, ha abundado. Así, el comisario, según el abogado, pidió a los agentes, una vez que “le comentaron la comparecencia de un testigo”, que lo pusiesen por escrito.

En una primera versión de los hechos, la madre de Asunta había declarado que dejó a su hija sobre las 19.00 horas del 21 de septiembre en su casa de Santiago de Compostela, y que cuando ella regresó un par de horas después, la niña ya no estaba. No obstante, modificó su relato cuando, en su primera declaración en sede judicial conoció la existencia de imágenes de cámaras de seguridad en las que se la veía en el coche junto a la menor en dirección a Teo.

Así, posteriormente declaró que había ido con la menor a la casa de Montouto y de regreso a la capital gallega la dejó en la Praza Doutor Ponte Castro –próxima a la casa del padre de la niña– y que después volvió a la casa de Montouto.

“DESMENTIDO”

Frente a lo declarado por Aranguren a la salida del juzgado, el abogado de la Asociación Clara Campoamor Ricardo Pérez Lama ha señalado que el testimonio del policía, que se propuso a petición de la defensa de Rosario Porto, “dejó de arrojar cualquier tipo de dudas sobre cualquier declaración” y “no aporta ninguna circunstancia nueva a lo que ya se sabía”.

Así, los abogados de la asociación han indicado que se ratificó en el oficio y en el oficio de remisión, al tiempo que han incidido en que “en ningún momento dijo nada de ningún testigo” y que han asegurado que “no es cierto” que se refiriese “a la chica”. Al respecto, han apuntado que eso “está desmentido por el propio testigo que dijo eso” en el transcurso de las actuaciones.

Precisamente, el pasado 10 de diciembre y a la salida de los juzgados, Aranguren denunció que detrás de la investigación por el caso de la muerte de Asunta hay una “mano negra” que “presionó” al testigo que dijo haberla visto caminando por Santiago en la tarde de su desaparición para modificar su declaración y que “encajase con las diligencias”. Éstas y otras declaraciones le costaron al abogado de Rosario Porto una denuncia de un sindicato de la Guardia Civil.

DECLARACIONES DE LAS PROFESORAS

En cuanto a las declaraciones de profesoras de la niña previstas para este martes, Aranguren entiende que “no” van a significar ningún cambio sobre las actuaciones, puesto que “ya declararon” ante la Guardia Civil, aunque ha censurado que se “sigan haciendo (diligencias) a espaldas de la defensa”.

Para el abogado de Rosario Porto, las testificales previstas para este martes “vienen alteradas”, toda vez que –según dijo– la orden era identificarlas y que fuesen citadas”, y no que prestasen testimonio ya de antemano. “Esto es un complemento (lo del martes), pero no lo que se había acordado”, ha apostillado.

En cuanto a la aparición del ordenador en el piso de Alfonso Basterra en un registro del piso posterior al que las revisiones que se hicieron los primeros días, y preguntado por si da mayor credibilidad a la abogada del padre de la niña que a la Guardia Civil, Aranguren ha incidido en que él cree “a pies juntillas” lo que le dice Belén Hospido.

Y sobre ello, ha indicado que Hospido dijo que “se le dijo que el ordendador esta allí”, en el piso que era de alquiler y que dejó ya Alfonso Basterra. “No me dijo me consta fehacientemente que estaba allí”, sino que, dado que tenía que dejar el piso, “lo comunica y que si tienen interés, que el ordenador estaba a allí”. “Y por supuesto creo a pies juntillas lo que me dice (Hospido)”, ha sentenciado.

Aranguren ha explicado que desconoce las fotografías comparadas entre uno y otro registro, y ha incidido en que él se centra en “estudiar la causa en lo que afecta” a su cliente. Además, ha recordado que “hay unas personas que dicen que no estaba y otras que estaba”.

OTRAS DECLARACIONES

Para este lunes estaban también previstas las declaraciones de dos forenses pero, debido a la baja por enfermedad de una de ellas, se ha suspendido para otro día, ya que esta diligencia debe practicarse conjuntamente.

En cuanto al resto de las testificales pedidas, por ahora no están fijadas.

ANÁLISIS DEL ORDENADOR

   Por otra parte, l Guardia Civil dispone ya del ordenador localizado en el domicilio de Alfonso Basterra, el padre de Asunta Basterra Porto.

   Ahora, expertos telemáticos de la Benemérita en Madrid analizarán tanto el ordenador como el segundo móvil de Alfonso Basterra, localizado en el tercer y último registro realizado en el domicilio del exmarido de Rosario Porto.

En concreto, una vez que ha sido autorizado por el juez, se examinarán los datos que el ordenador pudiera contener o, bien, si se ha procedido al borrado de los mismos o al cambio del disco duro.

Fuentes consultadas por Europa Press no han descartado también que se analicen posibles huellas, ante la sospecha de que “alguien colocó” el ordenador y el móvil en la vivienda de Basterra en Santiago, después de que en los primeros registros no fuesen localizados.

No obstante, han insistido en que la Guardia Civil “investiga el asesinato”, han señalado sobre la muerte de la menor y, al incidir, en que su prioridad se centra en el contenido del ordenador y el móvil por lo que pudieran aportar de cara a la investigación.

Según fuentes del caso, la Policía Judicial de la Guardia Civil dispone de diligencias oficiales e imágenes en las que se constataría que ni el ordenador ni el móvil se encontraban en el lugar en el que fueron localizados en ninguno de los dos registros que se realizaron en el piso de Basterra, en la calle República Argentina

El tercer registro se efectuó el pasado mes de diciembre después de que la defensa de Alfonso Basterra remitiera un escrito al juzgado para contestar, a requerimiento de éste sobre su paradero, que los aparatos se hallaban en el domicilio.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar