El PSdeG apoya al alcalde de Ourense y espera “recuperar la normalidad política”

Agustín Fernández_alcalde de Ourense

La dirección gallega del PSOE ha tomado este lunes una decisión con la que pretende zanjar la crisis abierta en Ourense tras “semanas” de conversaciones y de apelaciones al consenso. Para ello, ha redactado un acuerdo enfocado a “recuperar la normalidad política” en la tercera ciudad de Galicia que han firmado todos sus integrantes, entre ellos, el alcalde, Agustín Fernández, y el líder provincial, Raúl Fernández, que ha dado públicamente su respaldo a los ediles díscolos.

En base a este documento, la cúpula de los socialistas gallegos demanda “respetar” al regidor “en el ejercicio legítimo de sus competencias en el ámbito institucional” y exige a todos los concejales “el cumplimiento estricto de sus obligaciones” como cargos públicos y como afiliados.

Considerando la tarde de hoy “el punto de inflexión” para poner fin al conflicto, tal y como ha subrayado en rueda de prensa la secretaria de Organización del PSdeG, Pilar Cancela, la directiva del PSdeG amenaza con que “cualquier incumplimiento a partir de este momento” conllevará la adopción de “medidas disciplinarias”. La propia Cancela queda encargada de “la inmediatez de las decisiones que tuvieran que adoptarse al respecto”.

A renglón seguido, la número dos de José Ramón Gómez Besteiro ha remarcado que su “voluntad” es utilizar el “diálogo” para resolver “cualquier tensión o discrepancia”, pero ha dejado claro que los estatutos del PSOE permiten “tomar decisiones” cuando “los posicionamientos son inamovibles”.

Precisamente, ha manifestado que el partido “lamenta” el “comportamiento de aquellas personas que no supieron estar a la altura de las circunstancias” y que “incumplieron las máximas de diálogo interno y unión” que preconiza la nueva dirección de los socialistas gallegos. Cuestionada directamente a quién se refería con esta afirmación, ha asegurado que “a todos” los sectores implicados.
LA PROVINCIAL DEBE “CONTRIBUIR A RESOLVER”

El documento suscrito este lunes también requiere a la agrupación local del PSOE ourensano que finalice el expediente abierto a cuatro de los cinco concejales que abandonaron un pleno antes de la votación –Susana Bayo milita en el vecino municipio de Esgos– e informe a la ejecutiva gallega las decisiones tomadas.

A la dirección provincial le pide “un informe detallado” en relación con “la labor de arbitraje desarrollada en este conflicto”, toda vez que los estatutos de la formación socialista establecen que “una de sus funciones es la de contribuir a su resolución”.

Toda esta documentación, así como el propio acuerdo rubricado por la directiva autonómica, será a su vez remitido a Ferraz a “efectos informativos”. Precisamente, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, desveló ante los periodistas conversaciones con los órganos gallego y provincial para desbloquear el conflicto.
“SERÁ OTRA SITUACIÓN”

En cuanto a si el conflicto de Ourense todavía puede reconducirse, lo único que ha dicho Cancela es que “el punto de inflexión es hoy a partir de las cinco de la tarde”, momento de inicio de la reunión de la ejecutiva. “Hasta hoy se dio una situación y, a partir de este momento, será otra situación”, ha resuelto.

En todo caso, ha recordado que el expediente informativo abierto “sigue absolutamente su curso” y que Ferraz deberá tomar una decisión al respecto al tratarse de “un hecho muy grave”.
SITUACIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL

Sobre la decisión de María Devesa y Susana Bayo de renunciar a seguir como miembros de la junta de gobierno local, la jefa del aparato socialista ha puntualizado que no constituye “un incumplimiento” al tratarse de una “dimisión”.

Y, tras opinar que “no supondrá ningún menoscabo en la acción política del ayuntamiento” porque ambas “pueden ser sustituidas”, ha sostenido que su continuidad como concejalas “la tendrá que ver el alcalde”. “Y las decisiones que adopte serán respaldadas por la ejecutiva”, ha advertido.

Por último, en lo que atañe a Antonio Rodríguez Penín, a quien Agustín Fernández retiró todas sus competencias alegando pérdida de confianza en él a raíz del pleno en el que se ausentó junto con otros cuatro ediles, Cancela ha indicado que las situaciones no tienen por qué ser “inmutables”.

“A partir de hoy se abre un nuevo período de lealtad y de normalidad en el trabajo, cumpliendo las normas de funcionamiento interno del partido. Si eso es así, considero que no debería haber absolutamente ningún problema para que, en un período de tiempo corto, se reconduzca la situación”, ha juzgado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar