Abandonadas en un contenedor de agua, buscan hogar

Perras abandonadas Meis_VCAL

El centro de acogida de animales abandonados de Meis (Pontevedra), dependiente de la Diputación, busca un nuevo hogar para dos perras de mes y medio que fueron rescatadas tras aparecer abandonadas en un contenedor del agua.

Los trabajadores del centro las recogieron después de que el 9 de enero recibieran un aviso del Ayuntamiento de Sanxenxo. Las dos perras, a las que los propios servicios municipales han puesto como nombres Lucía y Luciana, fueron localizadas por una trabajadora de la empresa Espina y Delfín, salvándose así del ahogamiento.

Tras las revisiones veterinarias, el centro de acogida ha constatado que se encuentran “en perfecto estado” y ha informado de que esperan una adopción, aunque habrá que esperar hasta el 29 de enero para que ésta se pueda hacer efectiva, cumpliendo así con los 20 días de espera que fija la ley.

La Diputación de Pontevedra y el centro de acogida desarrollan diversas acciones orientadas a crear “conciencia social” para evitar casos como éste. Así, impulsarán una campaña de concienciación en los colegios, orientada a niños de entre tres y 12 años, con el objetivo de que los niños sirvan de “cadena de transmisión” de los valores de respeto y protección de los animales.

Cualquier persona interesada en adoptar a Lucía y Luciana o a cualquier otro animal del centro puede visitarlo, consultar su página web (‘www.caan.depo.es‘) o llamar al teléfono 608.975.326, donde obtendrá toda la información que necesite.

PERRA DESNUTRIDA

 

   Por otra parte, egentes de la Policía Local y representantes de la asociación protectora de animales Progape han rescatado de una vivienda de la carretera de A Granxa a una perra de dos años de raza ‘American Stanford’, tras varias denuncias vecinales por el mal estado del animal que pesaba 14 kilos cuando debería pesar 30 por su edad.

   La presidenta de Progape, María del Campo, ha explicado  que tras el rescate del animal recibió “decenas de llamadas amenazantes” de un familiar de la propietaria con la intención de recuperar la perra.

“Es el caso más exagerado que vi en 20 años de profesión pero esta perra estaba desnutrida y medio muerta de sed, además de presentar heridas posicionales en todo el cuerpo y una más en el pecho, de tipo inciso de la que desconocemos la causa”, ha detallado.

Al ver el estado del animal, ha sido recogido y trasladado a un veterinario de guardia que confirmó el estado de inanición, con anemia, deshidratación, desnutrición severa y falta de masa muscular, y se le ha aplicado un tratamiento con antibióticos para dos semanas por las heridas.

La perra encontrada en una vivienda unifamiliar tenía microchip por lo que se pudo identificar a la dueña, aunque ella no era la responsable de su cuidado. No tenía, según un comunicado, licencia de “perro peligroso” aunque pertenece a una raza catalogada así.

El animal está en una casa de acogida actualmente y la propietaria fue denunciada de forma conjunta por los agentes policiales, Progape y el veterinario que la asistió por vulneración de la Ley contra el Maltrato Animal, por posible caso de abandono y maltrato grave, lo que podría suponer una multa de hasta 12.000 euros.

La presidenta de Progape en Ourense ha aludido a otros casos de maltrato detectados y de los que se hizo cargo como responsable del albergue canino municipal, como el ocurrido en esta misma semana en el barrio de O Vinteún.

“Fue rescatado un perro que vivía desde hace 7 años en un balcón y dimos con él gracias también a varias denuncias vecinales”, ha relatado, para añadir que estos casos “no suelen ocurrir”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar