La Guardia Civil se querella contra el abogado de Porto y esta lo hace contra su antiguo psiquiatra

La Guardia Civil ultima la presentación de una querella contra el abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, por “poner en duda” su profesionalidad en relación con la investigación del crimen de Asunta Basterra Porto, la niña cuyo cadáver apareció el pasado mes de septiembre en Teo , según han confirmado fuentes de la Benemérita.

Esta querella está previsto que se presente en breve ante la Fiscalía, y está vinculada a las declaraciones realizadas por el letrado en relación con la actuación de la Guardia Civil en este caso.

Por otra parte, esta decisión se ha adoptado por determinados comentarios realizados por el letrado ante los medios de comunicación, pero, en particular, por las que hizo tras la declaración de un testigo que dijo haber visto a Asunta Basterra Porto, así como la de tres policías nacionales.

Por su parte, Aranguren ha declinado hacer valoraciones sobre esta querella y únicamente ha manifestado que está “tranquilo” y ha insistido en que actuó y actúa “ejerciendo escrupulosamente el derecho de defensa”.

Así, a las puertas de los juzgados compostelanos con motivo de la declaración como testigos de unos policías, el letrado de Rosario Porto sostuvo que, detrás de la investigación por el caso de la muerte de Asunta Basterra, hay una “mano negra” que “presionó” al testigo que dijo haberla visto caminando por Santiago la tarde de su desaparición, –el pasado 21 de septiembre–, para modificar su declaración y que “encajase con las diligencias”.

Sobre los policías nacionales que prestaron declaración, dos de ellos los agentes que hablaron con el hombre que dijo haber visto a la niña aquella tarde, Gutiérrez Aranguren dijo también que cambiaron su versión y que no confirmaron que el testigo dijese haberla visto “sin ningún género de dudas”.

“Todo aquello que se desvía del juicio apriorístico por parte de los investigadores es objeto de cuestionamiento, aunque sea a base de presionar o de hacer indicaciones de mando a mando superior para que se cambien declaraciones”, sentenció Aranguren. Además, criticó una investigación “mal empezada”.

QUERELLA DE ROSARIO PORTO

 

Rosario Porto coche policial_chora_ecg

La defensa de Rosario Porto presentará “en los próximos días” una querella contra el psiquiatra que la atendió en 2009, el doctor Narciso Carrero, por las declaraciones que hizo sobre ella tras su detención e imputación.

Así lo ha confirmado su letrado, José Luis Gutiérrez Aranguren, después de que este martes se celebrase el acto de conciliación con el psiquiatra, en el Juzgado de Paz de Teo, que terminó sin acuerdo.

Mientras, este martes, Rosario Porto, en prisión provisional en la cárcel de Teixeiro, al igual que su exmarido, ha sido sometida a una nueva revisión médica dentro de las evaluaciones psiquiatras y psicológicas por las que está pasando, tras aceptar que éstas se llevasen acabo. La madre de Asunta volverá a ser citada para nuevas pruebas, en una fecha todavía por concretar.

En cuanto a la querella contra el psiquiatra que la atendió en 2009, su letrado ha confirmado que la formalizará después de que fracase el acto de conciliación de este martes.

Esta actuación ha tenido lugar después de que la defensa de Porto presentase también, a principios de diciembre, una denuncia en el Colegio de Médicos de A Coruña contra el doctor Narciso Carrero, el director médico que atendió a Rosario Porto cuando voluntariamente ingresó en 2009 en el Sanatorio La Robleda.

El doctor Carrero aseguró que Rosario Porto no debía haber sido “dada de alta” cuando ingresó ese año porque consideraba que “no estaba bien”.

También la definió “como una interrogante” y subrayó que, tras pasar “unos días” –menos de una semana– en el centro pidió el alta voluntaria, pero que él recomendó que “no debería ser dada de alta” porque “había algo”.

Tras la denuncia de Rosario Porto, la junta directiva del Colegio de Médicos de A Coruña (COMC) acordó abrir expediente disciplinario a este psiquiatra. Esta decisión se tomó basándose en que el doctor desveló datos clínicos de una de sus pacientes.

Según el COMC, los estatutos colegiales refieren como “falta grave” la “infracción grave del secreto profesional, por culpa o negligencia, con perjuicio para terceros”. Otro apartado indica que es una “falta muy grave” la “violación dolosa del secreto profesional”.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar