Comienza la reforma que reducirá de 75 a 61 los miembros del Parlamento

Puy_rolda Parlamaento

El PPdeG ha registrado este jueves su propuesta de reforma de la Ley Electoral gallega para recortar de 75 a 61 los diputados que conforman el arco parlamentario del Pazo do Hórreo. Como principal novedad, los populares, que confían en que la modificación esté aprobada entre marzo y abril, proponen bajar de 10 a 8 el mínimo de escaños por provincia para garantizar que se mantiene la “representatividad”.

Lo ha anunciado el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, en un encuentro informativo en el que ha concretado que con esta reforma, comprometida por Alberto Núñez Feijóo y retrasada en varias ocasiones, el peso de la representación territorial y de la población en porcentaje tras el paso por las urnas será “prácticamente el mismo”.

Según cálculos de los populares, con 75 diputados y 10 escaños por provincia la correspondencia sería de 40 por territorio (53,30%) y 35 por población (46,6%). Con 61 diputados y 8 por provincia, la equivalencia sería de 32 por territorio (52,46%) y 29 por población (47,54%).

Por provincias, Lugo y Ourense perderían tres diputados al pasar de 15 a 12 y de 14 a 11, respectivamente, mientras que A Coruña y Pontevedra bajarían en cuatro. En concreto, el número de diputados en la provincia coruñesa descendería de 24 a 20 y en Pontevedra, de 22 a 18.

LISTÓN DEL 5%

La propuesta de los populares mantiene el listón de acceso del 5 por ciento. Al respecto, Puy ha restado importancia a las dificultades añadidas que puedan suponer mantener esta barrera mientras se reducen diputados, y ha esgrimido que “la única dificultad” que tienen los partidos minoritarios para entrar en la Cámara es recibir “los votos de los ciudadanos”.

A modo de ejemplo, ha señalado que UPyD apenas tiene respaldo electoral en Galicia frente a lo que ocurre en otras comunidades como Asturias.

“Donde sube ligeramente por encima del 5% es en las provincias del interior, donde no ponen sus expectativas los minoritarios”, ha remarcado, para añadir que ésta es una reforma “menor”, sin cambios profundos en el “sistema” que rige actualmente. “Se trata de no alterar normas básicas de un sistema que no es cuestionado en términos democráticos por nadie”, ha apostillado.

DECLARACIONES DE BIENES

En cualquier caso, los populares sí aprovechan para otorgar carácter normativo a una práctica que los diputados ya realizan en la actualidad en relación ha hacer públicas las declaraciones de actividades y bienes que se inscriban en el registro de intereses de la Cámara bajo la dependencia directa de la Presidencia.

Al respecto, la propuesta popular recoge que su contenido será público a través del Boletín Oficial del Parlamento y la ‘web’ institucional de la Cámara. En relación a los bienes patrimoniales, se publicará una declaración “comprensiva” de la situación patrimonial de los diputados, “omitiendo aquellos datos referentes a su localización y salvaguardando la privacidad y seguridad de sus titulares”.

Serán secretas, eso sí, las sesiones de la Comisión del Estatuto de los Diputados.

REFORZAR LA “LEGITIMIDAD”

Frente a la reticencia de la oposición, que este mismo jueves ha ratificado su rechazo a la propuesta, el portavoz parlamentario popular ha defendido que ésta garantiza la representatividad y ha incidido en que, por si quedaba alguna duda, ajusta el mínimo de escaños por provincia.

“Es una reforma menor, pero muy oportuna para reforzar la legitimidad de los poderes autonómicos en un escenario de profundos cambios en la arquitectura institucional”, ha subrayado Puy, quien ha esgrimido que la modificación “no alteraría los resultados electorales” –mantendría la actual mayoría absoluta del PPdeG– y se ciñe a la parte baja de la horquilla estatutaria de entre 60 y 80 escaños.

SIN DISCREPANCIAS INTERNAS

En su intervención, Puy ha justificado el retraso en el registro de esta iniciativa, que Feijóo había prometido activar en la Cámara antes de que finalizase 2013, en base a la voluntad de buscar acuerdo con el resto de los grupos de la oposición y al hecho de que sus efectos no se percibirán hasta las próximas elecciones autonómicas.

Ha agregado que se decidió rebajar el mínimo de escaños por provincia tras constatar las dudas del resto de fuerzas políticas y someterlo a debate interno, pero ha rechazado discrepancias en el Grupo Popular en relación a esta propuesta que, ha subrayado, firman “los 41 diputados”, aunque “no sería necesario”.

“Está evaluada y aceptada por los órganos de dirección del partido, y esta propuesta ya fue asumida por todos en el programa electoral”, ha manifestado el portavoz popular, quien aún ve “posible” alcanzar el acuerdo con los grupos de la oposición pese al rechazo que mantienen PSdeG, AGE y BNG.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar