Pese a la mediación de la ejecutiva del PSdeG se mantiene la division en el gobierno municipal de Ourense

 

Agustin FErnández_alcalde Ourense
Agustín Fernández, alcalde de Ourense.

La secretaria de Organización del PSdeG-PSOE, Pilar Cancela, mantuvo sendas reuniones con los cinco concejales críticos del Ayuntamiento de Ourense y con los cinco del sector del alcalde, cuyo resultado, según dijo a su término, fue la “clarificación constructiva” de las cosas “pensando en la gobernabilidad” de la ciudad, mientras que los cinco críticos, en un comunicado, calificaron de “ilegal” la asamblea de la agrupación local que iniciaba la agrupación local a últimas horas de ayer.

En días previos a las reuniones, la ejecutiva provincial del PSdeG-PSOE aprobó una resolución en la que ordenó al alcalde devolver las competencias arrebatadas a uno de los concejales críticos, Antonio Rodríguez Penín, y a desconvocar una asamblea extraordinaria de la agrupación local con el aviso de que el incumplimiento podría considerarse falta “grave” y tener como consecuencia la suspensión provisional de militancia de los dirigentes locales.

Para evitar llegar a esa situación, la ejecutiva nacional gallega intervino convocando a las reuniones en Ourense, a los dos sectores, y no al alcalde, con el que Cancela dijo mantener un diálogo “con normalidad” y se seguirá manteniendo.

DESENCUENTRO

Tras una reunión de casi dos horas con los cinco ediles críticos y otra de tres horas con los otros cinco del grupo del alcalde Agustín Fernández, el secretario general provincial, Raúl Fernández, y la Secretaria de Organización, Pilar Cancela, se tomaron unos minutos antes de salir del hotel céntrico en el que pasaron la tarde.

La salida de los críticos, alrededor de las 18,30 horas, fue rápida y con explicaciones breves de lo ocurrido pero sí dijeron mantenerse en “lo manifestado en los comunicados”, es decir, su exigencia de que el alcalde restituya al edil Rodríguez Penín sus competencias, antes de que le fueran arrebatadas por un decreto de alcaldía, tras ausentarse, junto con los otros cuatro críticos, de una votación en el pleno municipal de diciembre.

“En los dos plenos extraordinarios de mañana viernes estaremos, por supuesto, porque somos concejales socialistas y es nuestra obligación con los ciudadanos”, resumió Mónica Vázquez, concejal de Turismo, Igualdade e Voluntariado, en nombre de los demás.

La segunda reunión fue con los cinco ediles del grupo del alcalde y con la secretaria general de la agrupación socialista de Ourense ciudad, Carmen Rodríguez, y a su salida eludieron explicar lo ocurrido salvo José Ángel Vázquez Barquero, que se refirió a la reunión como “un encuentro para hablar de asuntos municipales pero no para tomar decisiones”.

Afirmaron que irían a la asamblea convocada para explicar la situación “porque los militantes deben saber lo que ocurre”, según dijo Carmen Rodríguez, que es además directora general de Empleo en el Ayuntamiento de Ourense.

Momentos antes, los cinco críticos hicieron saber a través de un comunicado que como “militantes de la agrupación local socialista” no asistirían a la asamblea prevista por considerarla “ilegal por tener una orden de aplazamiento de los órganos superiores del PSdeG” y porque “se está convocando a no militantes para escenificar un presunto apoyo a decisiones injustas”.

“GOBERNABILIDAD GARANTIZADA”

Por su parte, Cancela respondió a preguntas de los periodistas sobre lo ocurrido y calificó la situación de “normal”, pero eludió opinar sobre el comunicado emitido por los críticos por desconocerlo.

“Aunque se dio orden de desconvocar la asamblea y aplazarla, el caso es que estaba convocada con bastante antelación así que confiamos en el sentido común de todos y no deja de ser una muestra de la libertad de expresión que es muy importante”, agregó.

Explicó que el alcalde no fue convocado a las reuniones “por consenso previo” pero que se habló con él “y se seguirá hablando con normalidad”.

El secretario provincial Raúl Fernández, responsable del órgano que ordenó la restitución de las competencias al crítico Rodríguez Penín y el aplazamiento de la asamblea celebrada finalmente, expresó su satisfacción por haber “abierto un proceso de diálogo más intenso con la ejecutiva gallega” y de la asamblea finalmente convocada dijo que hay que esperar “a ver como transcurre todo”.

Se refirió a los concejales críticos como autores de un “excelente trabajo en el día a día del gobierno municipal” y comentó que las reuniones celebradas hasta ahora en Santiago y Ourense “buscan una unidad de acción más intensa para suplir las carencia importantes del Gobierno gallego con esta ciudad”.

Expresó su convencimiento de que el PSOE será “capaz de resolver este desencuentro puntual” y explicó que las relaciones ya no eran “excelentes” pero “permitían el trabajo diario para los ciudadanos”. “Ahora hay una voluntad clara de terminar cuanto antes el proceso y estar de nuevo al cien por cien para la ciudad”, añadió.

La asamblea local comenzó después de las 20,30 y se centró en la discrepancia ocurrida entre los ediles socialistas antes de votar la petición de un funcionario sobre su compatibilidad para dar clases en la Universidade de Vigo, ante más de un centenar de militantes reunidos en la sede.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar