La nueva ley del aborto protege la vida del concebido y los derechos de la mujer

Gallardón_Saez de Santamaría_Bañez_Consello de Ministros rolda
El Consejo de Ministros ha analizado un informe sobre el anteproyecto de Ley Orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada que, como principales novedades, despenaliza a la mujer que decide interrumpir la gestación, garantiza que las menores estén acompañados por sus padres en caso de aborto y regula la objeción de conciencia del personal sanitario.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha reiterado que la futura norma, que responde al compromiso electoral del PP, supone tanto “la defensa de la proyección de vida del concebido y no nacido como de los derechos de la mujer”, tal y como establece la doctrina del Tribunal Constitucional.

Ruiz Gallardón ha subrayado que “es una norma que por primera vez en la historia de España libera a la mujer de la posibilidad de sufrir cualquier reproche penal”. “No habrá pena alguna, ni pena privativa de libertad, ni pena de multa ni siquiera con carácter subsidiario, a diferencia de lo que ocurre en la legislación actual”, ha asegurado.

La futura ley, según el ministro, “corrige la falta la de necesidad de acompañamiento de los padres a las menores a la hora de tomar una decisión tan dramática como es interrumpir el embarazo”. “Se regulan situaciones distintas en función de que las mujeres sean mayores de 16 años y menores de 18 o que sean menores de 16”, ha concretado.

La norma aporta seguridad jurídica a los profesionales sanitarios y simplifica los supuestos que conforme a la doctrina constitucional tienen que regular en determinados casos la despenalización del aborto.
Alberto Ruiz Gallardón
Pool Moncloa / Acceso libre
Supuestos

El ministro ha explicado que la reforma establece dos supuestos para la despenalización del aborto: que sea necesario por existir grave peligro para la vida o salud física o psíquica de la mujer o que el embarazo sea consecuencia de un hecho constitutivo contra la libertad o la integridad sexual de la mujer.

“Lo que no cabe dentro de este proyecto, porque sería radicalmente contario a la doctrina de hasta tres sentencias del Tribunal Constitucional, es hacer depender el valor de la vida del no nacido de la exclusiva voluntad de la mujer embarazada cuando no concurre un conflicto con ningún derecho, con ningún interés constitucional digno de protección”, ha dicho.
Novedades

Alberto Ruiz Gallardón ha añadido que la reforma mantiene los requisitos generales existentes para interrumpir el embarazo e incorpora cuatro nuevos :

Que el aborto sea necesario porque el conflicto suscitado no pueda solucionarse desde el punto de vista médico de ninguna otra forma.
Que el grave peligro que produzca para la mujer suponga un menoscabo, no irreversible pero si importante y duradero para su salud tanto física como psíquica.
Que se acredite dicho conflicto de forma suficiente y con las debidas garantías con un informe motivado, emitido con anterioridad por dos médicos de la especialidad correspondiente que deberán ser distintos de aquel que practica o dirige el aborto y que no trabajen en el mismo centro donde se vaya a producir. Si existe peligro para la mujer en un caso de urgencia no será necesario este informe. Si el peligro para la salud psíquica de la madre tuviese su origen en el hecho de que el embrión padezca una anomalía fetal incompatible con la vida se precisa un informe sobre la madre, más otro informe sobre el feto.

La interrupción del embarazo sólo podrá practicarse más allá de las 22 semanas en el caso de que exista un peligro vital para la madre o se derive de una anomalía del feto incompatible con la vida que no se hubiera detectado antes.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar