La defensa de Rosario Porto pide su libertad por tercera vez, “por razones humanitarias”

Rosario Porto coche policial_chora_ecg

La defensa de Rosario Porto, el letrado José Luis Gutiérrez Aranguren, ha solicitado de nuevo la puesta en libertad de su clienta, después de que el juez instructor José Antonio Vázquez Taín rechazase, por segunda vez, esta petición en un auto del pasado 4 de diciembre.

En su recurso de apelación, al que ha tenido acceso Europa Press, afirma que “existen otros métodos o medidas que pueden salvaguardar los fines que en su día se consideraron oportunos” para mantenerla en la situación de prisión provisional. Entre ellos, cita pulseras telemáticas, privarla del pasaporte o comparecencias en el juzgado.

Junto a “razones humanitarias”, justifica su petición para evitar “graves e irreversibles problemas de salud en una persona que padece un lupus desde su juventud y que está viendo resquebrajar su estado físico y su situación anímica, no sólo por su privación de libertad, sino sobre todo por la irreparable pérdida de su hija Asunta”, añade.

En concreto, la defensa ha presentado recurso contra un auto del 4 de diciembre del juez que instruye la causa por la muerte de Asunta Basterra Porto, en el que desestimó la petición de las defensas de puesta en libertad de los padres de la menor, solicitada en la comparecencia del pasado 28 de noviembre.

En su escrito, el letrado de Porto rechaza, como hizo ya tras el ingreso en prisión de su clienta el pasado 27 de septiembre, –decisión ratificada por la Audiencia de A Coruña y ahora pendiente de resolución en el Tribunal Constitucional– que exista riesgo de fuga, de destrucción de pruebas o posibilidad de “manipular” a testigos.

En concreto, cuestiona los “fines” esgrimidos por el juez para mantenerla en prisión, entre ellos “la existencia de conexiones con el extranjero”, por haber sido cónsul de Francia y por sus negocios en Marruecos; la posibilidad de “manipular a testigos del entorno familiar” o de destrucción de pruebas, como el ordenador y el teléfono de su exmarido, Alfonso Basterra, que aún no han sido localizados.
“SUSPICACIAS” DE JUEZ E INVESTIGADORES

También pide a la Audiencia de A Coruña que “estime” su petición, después de poner en cuestión algunos de los aspectos en los que se sustenta la investigación y que la defensa de Rosario Porto califica de “curiosidades”, en alusión, entre otras, a la supuesta conversación mantenida entre los padres de Asunta en los calabozos de la Guardia Civil.

La defensa rechaza, además, que existan “datos objetivos” contra su clienta para mantenerla en prisión y apunta a la existencia de “suspicacias y recelos infundados tanto de los investigadores policiales como del juez instructor” en torno a este caso.

Por otra parte, recalca que “no hay datos objetivos que permitan situar en Teo el escenario del crimen”, mientras que tilda de “infundada teoría” que Rosario Porto hubiese trasladado el cuerpo de la menor hasta este municipio próximo a Santiago de Compostela.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar