Rosario Porto será sometida a un examen psiquiátrico

Rosario Porto

   La abogada Rosario Porto, imputada junto a su exmarido, el periodista Alfonso Basterra, de un delito de asesinato por la muerte de su hija, Asunta Basterra Porto, será sometida a un examen psiquiátrico para determinar si tiene “algún tipo de trastorno”, según han confirmado a Europa Press fuentes jurídicas del proceso.

    Además, se le practicó, a petición de la Fiscalía, un análisis toxicológico con el objeto de confirmar si consumía orfidal -la sustancia que se encontró en el cuerpo de la niña en una dosis “tóxica”, según el juez instructor del caso- “y desde cuándo”, han precisado las mismas fuentes.

   Tanto este análisis, del que por ahora no han trascendido las conclusiones como el examen psiquiátrico fueron solicitados por la Fiscalía, en un caso en la comparecencia de Rosario Porto ante el juez José Antonio Vázquez Taín en octubre y, en el otro, tanto en esa fecha como en la posterior comparecencia del 28 de noviembre.

   El examen psiquiátrico, todavía sin realizar, tendría como objeto determinar si Rosario Porto tiene algún tipo de trastorno y, en su caso, la repercusión que pudiera tener en su imputabilidad, según han señalado fuentes consultadas por Europa Press.

INGRESO EN UN SANATORIO EN 2009

   Mientras, el director médico que atendió a Rosario Porto cuando voluntariamente ingresó en 2009 en el Sanatorio La Robleda, el doctor Narciso Carrero, ha asegurado que la madre de Asunta Basterra -cuyo cuerpo apareció en una pista forestal de Teo (A Coruña) el pasado 22 de septiembre- “no debería haber sido dada de alta” entonces porque consideraba que “no estaba bien”.

   En declaraciones a Europa Press, el doctor Carrero, que ha definido a Porto “como una interrogante”, ha subrayado que, tras pasar “unos días” –menos de una semana– en el centro pidió el alta voluntaria, pero que él recomendó que “no debería ser dada de alta” porque “había algo”.

   Al respecto, ha comentado que “había algo, de la cabeza, no de depresión”. “Siempre estaba huidiza y no quería entrar al trapo”, ha recordado el entonces director médico de La Robleda, centro en el que se tratan trastornos psicológicos y enfermedades psiquiátricas. “Era rarecha”, ha apostillado.

   Preguntado sobre si en alguna ocasión habló de su hija adoptiva Asunta, el doctor Carrero ha comentado que “nunca la mencionó”. “Un poco al padre y al marido”, ha añadido. Porto había acudido de forma voluntaria al centro “por un episodio que pasó en casa y el padre la convenció”. No obstante, el entonces director médico de La Robleda ha señalado que “había un poco de oscurantismo” sobre el motivo de su ingreso.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar