La espera máxima en la sanidad pública adquiere rango de ley

Parlamento_conselleira Sanidade

La Ley de esperas máximas sanitarias ha visto luz verde este martes con los votos únicos del Grupo Popular, en lo que para el partido del Gobierno representa uno de los principales avances de la legislatura.

La oposición ha votado en contra al entender que el PSOE que  la norma “equipara la sanidad pública a la privada”, mientras que BNG y AGE han ido más allá al tacharla de “arma de destrucción masiva” de la sanidad.

“Hoy estamos ante el proyecto de ley más importante de la legislatura. Impacta muy de lleno a la ciudadanía”, ha proclamado, en contraposición, el popular Miguel Santalices, que ha deseado “larga vida” a esta normativa impulsada por el departamento que dirige la conselleira Rocío Mosquera, presente en todo el debate, y que, por ejemplo, fija esperas máximas de 60 días para operaciones y 45 días para la primera consulta.

La afirmación de Santalices sobre el impacto que causará en la ciudadanía esta normativa ha sido aprovechada por la diputada nacionalista Montse Prado para compararlo con el “impacto” que también causó la legión Cóndor en Gernika. “Están usando artillería pesada sobre los derechos esenciales”, ha recriminado la parlamentaria.

Estas palabras causaron el malestar del PPdeG, que defendió que no se trataba de una metáfora y, de hecho, la propia presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, retiró las expresiones que, a su juicio, atentaban contra el “decoro” de la Cámara.

“Se equipara y ofende a este grupo, el límite es que no se insulte a este grupo”, ha protestado el portavoz parlamentario de los populares, Pedro Puy, después de que su homólogo del BNG, Francisco Jorquera, ha recriminado que “un recurso dialéctico” empleado como el de la “metáfora” sea retirado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar