Un expolicia niega haber ahogado a su pareja en Carnota

Un expolicía nacional, J.C.F, acusado de haber ahogado a su pareja en Carnota (A Coruña), en agosto de 2008, ha negado los hechos, en el juicio que ha comenzado este lunes en la Audiencia Provincial de A Coruña. También ha argumentado que la fallecida estaba “deprimida muchas veces” y que en la época en que se produjo su fallecimiento estaba “peor”.

La Fiscalía pide, para él, 15 años de prisión por un delito de homicidio y otro año de cárcel por robo con fuerza en las cosas, al considerar que también sustrajo 15.000 euros de la vivienda que compartía con la fallecida, a la que conoció a través de un anuncio en un periódico en mayo de ese año.

En su calificación provisional, sostiene que el acusado, vecino de A Coruña, veía en la relación con la víctima, que se prolongó durante cuatro meses, “el medio idóneo para conseguir dinero fácil”.

También argumenta que, antes de su fallecimiento, acudió con ella a contratar dos seguros de vida del que él era uno de los beneficiarios. La mujer, sin embargo, no llegó a abonar las pólizas por lo que las compañías no pagaron ninguna cuantía.

El Ministerio Público sostiene, además, que el día de los hechos, el acusado recogió a su pareja en la ciudad de A Coruña y que ambos se desplazaron a una playa de Carnota. Allí, “prevaleciéndose de su mayor fuerza y sus conocimientos de defensa personal” la habría sumergido en el agua “manteniéndola con la presión y fuerza de su cuerpo hasta que perdió la vida”, indica en su calificación.
DIA DE LOS HECHOS

Además, solicita un año de prisión por robo con fuerza en las cosas ya que le acusa de haber sustraído 15.000 euros en la vivienda que compartían en Carballo, tras ordenar, según la calificación fiscal, a un cerrajero que abriese la caja fuerte.

En el juicio, que se prolongará hasta el jueves, el acusado ha negado los hechos que se le imputan. Solo ha reconocido que ese día acompañó a la que había sido su pareja a la playa de Carnota, pero que, en torno a las 14.15 horas, ya no se encontraba allí.

También ha negado haberse bañado ese día en esa playa, frente al argumento de la Fiscalía, o que su pareja no tuviese costumbre de meterse en el mar. “Se bañaba en donde hacía pie”, ha dicho.

A preguntas del Ministerio Público, ha reconocido que, pese a haber roto la relación con la fallecida, con la que convivió durante dos meses en Madrid y en Carballo, mantenía contacto con ella.

Además, ha admitido haberla llamado el día 3 de agosto y ha explicado que, al no recibir respuesta, se puso en contacto con la Policía Local para alertar de su ausencia, al tener conocimiento de que había aparecido el cuerpo de una mujer en la playa.
UNA PERSONA “FANTASIOSA”

Al confirmarse su muerte, ha manifestado que se sintió “muy mal”. “Todavía me siento mal cuando lo recuerdo”, ha dicho el procesado, quien, sin embargo, ha descrito a la fallecida como una persona que “fantaesaba mucho”.

“Me dijo que era secretaria de la sala segunda del Tribunal Supremo, luego que estaba en excedencia y que la iban a promocionar”, ha dicho en una declaración en la que ha argumentado que la fallecida tenía alguna deuda y que fue él quien asumió el pago de la fianza y del primer mes de la casa que alquilaron en Carballo.

Junto a las penas de prisión, la Fiscalía pide
que le imponga el pago de una indemnización de 74.460 euros a la madre de la fallecida.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar