El asesino de Alcásser, en libertad

Miguel Ricart, 21 años atrás, ante los tribunales.
Miguel Ricart, 21 años atrás, ante los tribunales.

El autor convicto y confeso del asesinato de tres niñas de Alcásser deja la cárcel de Herrera de la la Mancha por una órden de la Audiencia provincia de Valencia que tenía carácter urgente debido a la anulación de la «doctrina Parot» por el Tribunal de Estrasburgo.
El hecho se produce 21 años después de la comisión de los asesinatos durante los que a cumplido parte de su pena en esa prisión poral secuestro, violación, tortura y asesinato de Míriam, Toñi y Desirée, tres niñas de catorce y quince años del municipio valenciano de Alcácer, España.

Las niñas desaparecieron la noche del viernes 13 de noviembre de 1992, cuando se dirigían haciendo autoestop a una discoteca de la vecina localidad de Picasent donde se celebraba una fiesta del instituto. La búsqueda de las conocidas como niñas de Alcácer tuvo una fuerte repercusión en los medios de comunicación nacionales. El 27 de enero de 1993, setenta y cinco días después de su desaparición, dos apicultores encontraron los cadáveres semienterrados en una fosa de un paraje conocido como La Romana, próximo al pantano de Tous. El hallazgo de los cuerpos y el posterior conocimiento de las vejaciones a las que fueron sometidas provocaron una profunda conmoción en la sociedad española.

Ricart

Las investigaciones policiales apuntaron a que el triple crimen fue cometido por dos delincuentes comunes: Antonio Anglés y Miguel Ricart (de 26 y 23 años respectivamente). El primero, considerado el presunto autor material de los hechos, huyó en el mismo momento en el que las fuerzas de seguridad procedieron a su localización. Aunque la búsqueda fue incesante, Antonio Anglés aún se encuentra en paradero desconocido. Por otro lado, Miguel Ricart fue detenido, juzgado y condenado a ciento setenta años de prisión en un juicio que no estuvo exento de polémica.

Los interrogantes creados por el tratamiento de las pruebas documentales y testimoniales dieron lugar a diversas especulaciones extraoficiales, como que las niñas podrían haber sido víctimas de poderosos grupos organizados o usadas para realizar una snuff movie. Aunque estas hipótesis son creíbles para ciertas corrientes de opinión que exigen conocer la verdad del caso, no se han podido demostrar.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar