La sentencia culpa a ABS de permitir navegar con «deficiencias»

   El tribunal que juzgó la catástrofe del ‘Prestige’ apunta a la clasificadora estadounidense ABS como responsable de permitir navegar a un buque con «graves deficiencias» en la sentencia hecha pública este miércoles por la Audiencia Provincial de A Coruña y que absuelve al capitán y al jefe de máquinas del buque, así como al exdirector general de la Marina Mercante.

Prestige

En su fallo, entiende que ni el capitán ni el jefe de máquinas «sabían ni podían saber la existencia de graves deficiencias» en el barco y alude a la clasificadora como la principal responsable por ser la que emitió, en su día, los certificados de navegación. Sobre ellos, asegura que existen «indicios» de que el control para su autorización no fue «eficaz».

Así, recuerda que ABS inspeccionó al ‘Prestige’ hasta en siete ocasiones, antes de la catástrofe, y apunta que las posibles dificultades en la inspección que se alegaron en el juicio eran «fácilmente superables».

Además, argumenta que el fallo estructural en un amparo de la zona de los tanques, que se apuntó como posible causa de la avería del buque, –aunque la sentencia admite que no es posible determinar «con exactitud» el origen de la misma– «no tuvo otro origen que las deficiencias de mantenimiento y control de la conservación del buque».

Al hilo de ello, añade que esta situación no respondía «a vicios que pudieran observarse directamente, sino que dependían de análisis técnicos complejos que no se realizaron con la debida profesionalidad, eficacia y prudencia».

«INDICIOS»

El tribunal entiende que existen «indicios» de que el control o la inspección no fue «eficaz» y argumenta que «parece poco funcional» que entidades privadas los gestionen. Al respecto, va más allá y apunta que «si es privada, debería someterse a controles oficiales y externos».

Además, remarca que la clasificadora estadounidense «controla» la navegación mercante «en gran parte del mundo y en una actividad sumamente lucrativa» y apostilla que, al gestionar un «enorme poder», ha de responder «en consecuencia», concluye al cuestionar su actuación en relación con los certificados de navegación dados al ‘Prestige’.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar