Homenaje póstumo a Ceferino Díaz en el Parlamento

Medalla Ouro Ceferino Díaz_Feijóo_familia

La hija menor del histórico socialista y galleguista Ceferino Díaz ha destacado este lunes, en el acto de recogida de la Medalla de Oro de Galicia a título póstumo, que su padre «siguió teniendo a Galicia en sus primeros pensamientos al levantarse y en los últimos al acostarse» incluso «en los peores momentos de su enfermedad».

Precisamente, con el acento en el galleguismo que marcó su trayectoria, Alba Díaz recordó a su padre como «un hombre de los que quedan pocos» y que siempre hablaba de «Galicia con mayúsculas». «El amor que profesaba a esta tierra guió su carrera política y docente», acentuó, en presencia de su abuela, su madre, su hermana y su tío paterno.

Visiblemente emocionada, inició su intervención ante un abarrotado de autoridades Salón dos Reis del Parlamento con una afectuosa mención a las víctimas del accidente ferroviario de Angrois, que motivó, el pasado 24 de julio, el cambio de fecha de este acto.

No dudó en evocar cómo su padre la educó, al igual que a su hermana Noa, en «el respeto y el amor a Galicia» y cómo buscó inculcarles «el orgullo ser gallegas». Por ello, expresó el sentimiento de «honor» que le embargaba al recoger de manos del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este reconocimiento, nunca «más grande» que el de ser «su hija».

«¡Enhorabuena, papá!», le dedicó, mientras algunos que fueron sus compañeros de escaño o de formación contenían las lágrimas y destacaban, una vez terminado el acto, lo «emotivo» que había sido. A continuación, abandonó el estrado para fundirse en un abrazo con su familia en medio de un prolongado aplauso.

«QUE NO LO OLVIDEN NUNCA»

Antes de eso, la hija menor de Ceferino dio lectura a un fragmento de una carta que dejó en su testamento, en el que resaltaba como uno de sus «orgullos» haber sido «uno de los primeros profesores» universitarios en dar clase en gallego en los últimos años del franquismo.

«Recordad este hecho a vuestros descendientes, que no lo olviden nunca», advertía en su escrito el fallecido el pasado 23 de diciembre, y el propio mandatario autonómico recogía este sentimiento para dar por sentado que «el nieto que viene en camino seguro se sentirá orgulloso de su abuelo».

«ENTREGA, GENEROSIDAD, RESPONSABILIDAD»

En su intervención, Feijóo expresó su «admiración» por la «entrega, generosidad y responsabilidad» que caracterizaban al histórico socialista, al que enmarcó en «el amplio grupo de políticos que honran la política».

«No importan las siglas que representan, es secundaria la ideología que defienden. Se trata de políticos que entienden la política como una herramienta para recuperar los mejores valores de la sociedad», proclamó, y aseguró que cualquier presidente de la Xunta querría «tener a su lado muchos ‘ceferinos’ ante grandes retos» como los actuales.

Dicho todo esto, y sin dejar de lamentar la pérdida «demasiado pronta» de «un hombre tan valioso en la política gallega», optó por valorar «haber podido contar con él y aprender tanto de su ejemplo».

Finalmente, rememoró sus palabras con motivo del trigésimo aniversario del Parlamento: «Entre todos, diputados sin experiencia, personal de la Cámara sin experiencia y cronistas sin experiencia, se construyó el Parlamento. Al principio parecía que no cabíamos todos, y al final sí que cabíamos», remató Feijóo para pedir que esas palabras «ilustren siempre la vida política gallega».

«ESPÍRITU NOBLE»

También la presidenta de la Cámara gallega, Pilar Rojo, recordó los actos de conmemoración de ese aniversario en noviembre de 2011, cuando quien ocupó un escaño entre 1981 y 1997 le contó que había pedido «permiso expresamente» a los médicos para poder asistir.

«Así era: íntegro, leal y comprometido», ensalzó, para ilustrar su «alto sentido de la responsabilidad» y su «enorme aprecio» a la institución al recordar que en ese momento portaba la pulsera del centro hospitalario.

Tras destacar su «espíritu noble» y su carácter «abierto al diálogo», expresó su deseo de que «todos» los parlamentarios «aprendan» de él que sólo existen los adversarios políticos y «nunca» los «enemigos», que «siempre hay espacio para el entendimiento» y que sepan que, al ser elegidos, reciben también «un mandato de concordia».
ASISTENTES

Si bien entre los asistentes a este acto los socialistas eran mayoría, no faltaron representantes tanto del BNG como del PPdeG, entre diputados y exdiputados tanto en el Parlamento como en el Congreso. Destacó la ausencia de algún tipo de representación de AGE, empezando por su portavoz, Xosé Manuel Beiras, quien había confirmado su asistencia.

Concejales de Santiago encabezados por el alcalde, Ángel Currás; los expresidentes de la Xunta Emilio Pérez Touriño, Fernando González Laxe y Gerardo Fernández Albor; el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, y el rector de la USC, Juan Casares Long, entre otros, son parte de las autoridades presentes.

Además, estuvo presente el exsecretario xeral del PSdeG Pachi Vázquez, quien propuso al presidente de la Xunta esta distinción para Ceferino Díaz, y el actual líder de los socialistas gallegos, quien remitió un comunicado a los medios elogiando a quien fue «una pieza clave para el mayor autogobierno del país» a través del Estatuto de 1981.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar