El abogado se querellará contra los policías «fascistas» que lo detuvieron

Abogado Vigo_Gustavo García
El abogado vigués Gustavo García, detenido este domingo por la Policía Local por presunto robo con fuerza en dos coches, presentará una querella criminal contra la jueza y la fiscal que le tomaron declaración, así como contra los agentes de la Policía Local que le detuvieron y contra los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía que lo cachearon y enviaron a los calabozos de la Comisaría de Vigo, por «vulneración de derechos fundamentales y prevaricación» y, en el caso de los funcionarios policiales del 091, también por «un maltrato insoportable».

Así lo ha confirmado el propio abogado a su salida del juzgado de guardia, a donde ha sido trasladado este lunes a medio día desde la Comisaría viguesa y donde, asistido por el decano del colegio de abogados, Alfonso Álvarez Gándara, se ha negado a prestar declaración.

El abogado detenido, que hace pocos días denunció públicamente (aunque aún no ha formalizado la denuncia ante la Policía) un ataque en su despacho que causó daños, como pintadas con lemas de extrema derecha, y el robo de varios efectos, entre ellos, su teléfono móvil, ha proclamado que su detención por parte de «policías fascistas, o con actitud fascista» es «consecuencia» de su actividad como letrado.

Gustavo García., vinculado a colectivos de denuncia y de lucha contra la impunidad, a la defensa de presos del Grapo y que estuvo también relacionado con la CIG, ha señalado que ha quedado en libertad con cargos y se le imputa robo con fuerza, aunque ha negado ser autor de los hechos que le atribuye la Policía Local. «Vienen a por mí», ha afirmado.
QUEJA ANTE EL CGPJ

Asimismo, ha denunciado haber sido víctima de un detención prolongada «sin justificación», de haber sido «humillado, vejado y maltratado» por los agentes policiales, que se dirigieron a él, según su relato de los hechos, llamándole «ladrón de mierda». «Fue la humillación más grande que tuve en mi vida, me insultaron, me vejaron, no me dejaban ir al baño…», ha apuntado, y ha añadido que también se retrasó su comparecencia ante la juez sin motivo.

Por estos hechos, el abogado ha confirmado que presentará sendas querellas criminales contra la jueza y la fiscal ante las que compareció tras ser detenido y haber solicitado el ‘habeas corpus’, que fue denegado, además de contra los agentes que participaron en su detención y en las diligencias policiales en Comisaría.

También ha señalado que presentará un denuncia administrativa ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y ante la Fiscalía y el Ministerio de Justicia, así como una queja ante la subdelegación del Gobierno en Pontevedra, por el trato recibido.
VERSIÓN DE LOS HECHOS

Según ha relatado Gustavo García, el domingo por la mañana fue al aeropuerto de Peinador para tomar un vuelo a Madrid y, posteriormente, un enlace a Berlín, donde iba a participar en un acto con motivo del 75 aniversario de la ‘Noche de los cristales rotos’ (fecha considerada el inicio del holocausto nazi).

Antes de tomar el vuelo, ha explicado, se tomó un café y dejó su bolsa, y luego salió a las inmediaciones del aeropuerto «a fumar un cigarro». En la carretera, vio dos coches, «un cochazo y otro destartalado» que tenían los cristales rotos y las puertas abiertas, y se acercó para ver lo que había pasado.

«En uno vi que estaba todo revuelto, y el otro tenía un puente hecho», ha señalado, y ha explicado que se sentó en la carretera junto al vehículo para ver por debajo del mismo, porque tenía «curiosidad por ver cómo se hacía un puente». En ese momento fue sorprendido por una patrulla de la Policía Local.

Según la Policía, el abogado estaba manipulando la puerta de un coche y llevaba consigo un teléfono móvil del que no pudo explicar su procedencia. Gustavo G.F., sin embargo, ha señalado que el teléfono era un terminal prepago que había comprado hace pocos días, tras haber sufrido el robo del suyo cuando su despacho fue asaltado, y que por eso no recordaba el número.

«Cuando les dije que podía llamar al taxi que me acababa de llevar al aeropuerto, o que tenía mi bolsa en el aeropuerto, no quisieron llamar ni comprobar nada. Me dijeron que sabían quién soy» ha subrayado el letrado que, incluso, ha denunciado que uno de los agentes con los que trató en las últimas horas llegó a decirle que él no era un abogado, sino «un ladrón de mierda.

Asimismo, ha señalado que todavía no le han informado sobre qué objetos habría supuestamente robado del interior de los coches, ya que la Policía aún no ha podido localizar a los propietarios de los vehículos (que ahora están en el depósito municipal).

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar