Recogen 3.700 kilos de almeja tras un mes de paro por toxina en Pontevedra

   Las mariscadoras de las cofradías de Lourizán, San Telmo y Raxó, en el fondo de la ría de Pontevedra, han retomado este pasado lunes la actividad extractiva tras casi un mes de inactividad forzada por la toxina. En la lonja de Campelo se han subastado 3.662 kilos de almeja fina y japónica a un precio que, según el sector, está «bien» para esta época del año.

   Desde la última jornada de trabajo, el pasado 9 de octubre, que había terminado devolviendo al mar las capturas por mariscadorasindicación del Intecmar, los arenales de la ría de Pontevedra se han reabierto en tres zonas. En Lourizán se han recogido 1.228,50 kilos de almeja japónica, que se vendió entre los 4,05 y los 5,25 euros el kilo. También se contabilizaron otros 94 kilos de almeja fina, cotizada entre los 16,25 y los 23,90 euros el kilo.

En la zona perteneciente al pósito de San Telmo, las mariscadoras retiraron 2.004 kilos de almeja japónica, vendida entre los 4 euros y los 5,70 euros el kilo. En el caso de la almeja fina, fueron 256 kilos, cuyo precio ha estado entre los 15,85 y los 28,90 euros el kilo.

Esta última cotización es la misma que obtuvieron  los 50,100 kilos de almeja fina procedente del arenal de Raxó. En este otro banco marisquero también se obtuvieron 29,300 kilos de almeja japónica, a un precio entre 4,10 y 5,75 euros el kilo.

AYUDAS

Las tres cofradías del fondo de la ría de Pontevedra están tramitando ante la Seguridad Social la petición de ayudas por las tres semanas de inactividad que han padecido. La patrona mayor del pósito de San Andrés de Lourizán, Carmen Vázquez, ha explicado que como «no hay dinero para nada», no percibirán ninguna compensación de la Xunta.

Por eso esperan que la Seguridad Social pueda cubrir esta contingencia como un «cese de actividad», si bien desconocen si su demanda podrá prosperar. Las cofradías se aferran al «precedente» que se dio a principios de año en la cofradía de Arcade, cuyos mariscadores permanecieron «bastante tiempo» inoperativos debido a las riadas que provocaron la mortandad del marisco, entre otros problemas.

«En aquel caso fue por las riadas, no por la toxina», ha precisado Carmen Vázquez, aún confiando en que la Seguridad Social pueda igualarles en el trato.

Los pósitos de Lourizán, Pontevedra y Raxó están gestionando la petición para sus respectivos socios, si bien la presentación de la solicitud de ayudas sería conjunta.

Mientras tanto, esperan que los días de marisqueo –que se prolongarán hasta el viernes– transcurran con la «normalidad» de esta primera jornada tras el paro de octubre.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar