El incendio de Ribeira, estabilizado

Imagen del incendio desde el Puerto de Ribeira.
Imagen del incendio desde el Puerto de Ribeira.

La Xunta ha desactivado, a las 17.58 horas de este miércoles, el nivel 1, que se decretó por peligro por proximidad a las casas, en el incendio forestal iniciado en la noche del martes en la parroquia de Palmeira, en el municipio de Ribeira.

El fuego ha calcinado unas 175 hectáreas, según la estimación provisional y oglibó a desalojar a unas 400 personas durante la noche del martes, según el alcalde, Manuel Ruíz Rivas, debido a su proximidad al polígono industrial y a una decena de casas. Además, por la cercanía de las llamas fue necesario cortar también la autovía de O Barbanza, que en la mañana de este miércoles ya se abrió al tráfico.

El alcalde ya afirmó por la mañana que la localidad estaba «fuera de peligro», después de que en la noche del martes la proximidad del fuego declarado en Palmeira obligase a desalojar el polígono industrial y una decena de viviendas, lo que supuso, en total, movilizar del lugar en el que se encontraban a unas 400 personas.

   Ruiz Rivas ha destacado lo «complicado» de la situación vivida, pues el incendio forestal comenzó en una zona cercana a casas, depósitos de gas, gasolineras y en las inmediaciones del polígono industrial, en el que algunas naves –como la de Frinsa– mantenían actividad y los operarios tuvieron que abandonarlas.

La proximidad del hospital comarcal de O Barbanza fue otro de los factores de riesgo, pero, al respecto, fuentes sanitarias han apuntado que la gerente del personal se encontraba en el lugar y el personal estuvo preparado para el desalojo, que finalmente «no fue necesario». Por precaución, los trabajadores siguen este miércoles preparados, pero las mismas fuentes esperan que no sea necesario dejar las instalaciones.

Incendio Ribeira_xeral

El regidor de Ribeira ha apuntado que el fuego se encuentra «controlado» este miércoles y los medios aéreos se centran en mojar el terreno, en la «fase de finalización».

El panorama fue «complicado», asimismo, debido a las circunstancias que concurrieron en el inicio del incendio: «porque era de noche, porque hubo muchos focos y porque el viento era cambiante», ha explicado Ruiz Rivas.

Unas 400 personas debieron ser desalojadas entre trabajadores del polígono industrial –en Frinsa estaba activo el turno de tarde y el de noche «ya no llegó a entrar»– y vecinos de unas «ocho o diez viviendas» cercanas a las llamas, en la zona entre Palmeira y Ribeira.

A las siete de la mañána quedó abierta la circulación rodada en la Autovía del Barbanza, que permaneció cerrada al tráfico por los problemas de seguridad que provocaba la circulación durante la pasada noche a causa del incendio a y, en concreto, por la densidad del humo en parte de su itinerario.

«EL MÁS IMPORTANTE» DESDE 2006

Aunque el alcalde no dispone de una estimación de la superficie quemada –la Consellería de Medio Rural habla de 175 hectáreas–, sí que llama la atención sobre que es «el más importante» desde los sucedidos en la ola de incendios de 2006.

Sobre las posibles causas, y teniendo en cuenta que, según ha asegurado la titular de la consellería, Rosa Quintana, comenzó en cinco focos distintos, Manuel Ruiz Rivas ha constatado que «de noche» y en tantos puntos «es muy difícil» que se produzca sin que haya «intencionalidad», que el primer edil de Ribeira no atribuye a otra cosa «que no sea disfrutar con esto». De no ser así, «no se puede entender», ha lamentado.