Trabajo al máximo y con todos los medios

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, afirma, en la propia zona incendiada, que la Xunta y el Gobierno central están desplegando todos los medios posibles para hacer frente al intenso fuego.

El princpal obstáculo en la extinción es el fuerte viento, a menudo cambienta.

El alcalde del municipio pontevedrés de Oia, Alejandro Rodríguez, ha afirmado este martes que no tiene «ninguna duda» de que el incendio declarado el lunes por la tarde y que afecta a este municipio y a los de Tomiño y O Rosal, ha sido «intencionado».

En declaraciones a los medios en la plaza del Ayuntamiento de O Rosal, Rodríguez ha señalado que, según sus estimaciones, sólo en el término municipal de Oia las llamas han arrasado «entre 1.500 y 1.800 hectáreas», siendo las zonas de Loureza y Burgueira las más afectadas.

Según el regidor, «el fuego ya está siendo controlado», aunque la principal preocupación sigue siendo el calor y el viento. Asimismo ha confirmado que las llamas llegaron a poner en peligro al menos ocho casas e incluso rodearon algunos vehículos que participaban en las labores de extinción la pasada noche.

Por otra parte, en el municipio de O Rosal la alcaldesa en funciones, María del Carmen Alonso, y algunas concejalas se encargan de suministrar bebidas frías y bocadillos a los efectivos de extinción. También se ha habilitado el pabellón municipal para que los brigadistas, bomberos y militares puedan descansar.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar