Dos jóvenes víctimas del accidente de Santiago dan nombre a un polideportivo

Dous nais de víctimas_nome pavillón de Xunqueira de Ambia

Las madres de Eva Pérez y Celtia Cabido, ambas primas y víctimas mortales en el accidente ferroviario de Angrois, fueron las encargadas de descubrir la placa que da el nombre de sus hijas al nuevo pabellón deportivo de Xunqueira de Ambía, tras un emotivo acto de homenaje en la colegiata de Santa María, donde el alcalde explicó que el acto «no pretende ser institucional, más allá de lo necesario».

Antes de iniciarse la lectura de varios textos en recuerdo de las jóvenes fallecidas, estudiantes de 21 y 24 años, el alcalde José Luis Gavilanes llegó acompañado por el presidente de la Diputación, José Luis Baltar, que explicó que desde la institución provincial se guardó un minuto de silencio en el pleno celebrado dos días después del accidente mortal.

Por su parte, Gavilanes, que acompañó a ambas familias en el tanatorio instalado en Santiago de Compostela para recibir los cuerpos de las chicas, dijo que hay que «tirar adelante pensando en esas niñas optimistas y alegres que desde arriba nos dirían ahora, si pudieran, que pasásemos página».

MÚSICA Y PALABRAS

El acto en la colegiata discurrió con intervenciones musicales de soprano y piano, y palabras de María del Carmen Limia, entre otros, que aludió a las fallecidas como personas que todos recordarán «por su sonrisa, sus paseos por el pueblo saludando, y sus carcajadas en los bares de siempre además de sus ganas de crecer como personas y como profesionales de lo que les gustaba».

Gavilanes fue el último en tomar la palabra para explicar que el pleno municipal, en una sesión extraordinaria de agosto, aprobó «por unanimidad y como una piña» que el pabellón deportivo del pueblo lleve el nombre de estas jóvenes, «pues además así las honramos en un lugar en el que solían estar en contacto con su generación, liderando y animando, como era habitual en ellas».

Se dirigió a los familiares que asistieron al acto para decirles: «ánimo, adelante y poco más se puede decir».

Al salir de la colegiata, el centenar de vecinos asistentes al acto se desplazó caminando hasta el pabellón, situados a unos 500 metros, y acompañando a padres, hermanos y demás familiares de las jóvenes homenajeadas.

Una vez en la entrada del recinto, fueron las madres de Eva y Celtia las que de forma conjunta abrieron la tela que cubría la placa con el nombre de sus hijas y la fecha de este sábado, 24 de agosto, cuando se cumple un mes del descarrilamiento del tren.
Imprimir

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar