El juez pide a expertos un informe detallado sobre las causas del accidente

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, Luis Aláez, ha acordado la realización de una prueba pericial judicial sobre las causas del accidente de tren de Angrois, las circunstancias y cualquier otra anomalía, deficiencia o irregularidad en relación al siniestro.
Según recoge el auto dictado al respecto por el juez instructor, en los accidentes con víctimas mortales como el registrado en Santiago el 24 de julio se requieren «tres obligadas investigaciones del accidente independientes» –una de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios, otra realizada por Adif y una tercera hecha por Renfe– que «son independientes de la investigación judicial».

Aláez aclara en el auto que los dictámenes a que pueda llegarse tras esas investigaciones no están destinados a su agregación a la presente causa penal, «pero ello no excluye que como informes técnicos puedan incorporarse a la causa», matiza. «Parece pertinente y necesaria dicha incorporación en cuanto los datos o informaciones prácticas o científicas que contengan puedan contribuir al esclarecimiento del accidente que se investiga», agrega.

No obstante, el juez instructor explica que esos informes «no excluyen o sustituyen la posibilidad de una pericial acordada judicialmente».
«Y en el presente caso parece necesaria y oportuna dicha pericial, no por el mero hecho de alejar la sospecha o el peligro de arbitrariedad, sino para auxiliar la función judicial en una materia tan compleja y específica como es la determinación de los factores que han podido contribuir al descarrilamiento del Alvia, las circunstancias en que se produjo y las anomalías, deficiencias e irregularidades que guarden relación con aquel», expone en los razonamientos jurídicos.

COLEGIOS PROFESIONALES

Por ello, el juzgado ha emplazado a los colegios profesionales y escuelas oficiales de la Comunidad gallega para que propongan «en el plazo más breve posible» candidatos a realizar el informe. La intención es que se encarguen del mismo tres ingenieros, uno de Caminos, Canales y Puertos; otro industrial y otro de telecomunicaciones con conocimientos específicos en infraestructuras, material rodante y comunicaciones ferroviarias, si es posible.
Al respecto, el juez explica en el auto que a los citados técnicos se les facultará para que puedan acceder «a toda la información obrante en la causa relativa al accidente» –como los informes policiales de las primeras actuaciones, inspección ocular en el lugar del suceso, grabaciones del lugar del accidente y del trayecto entre Ourense y Santiago–.

También podrán tener acceso a cualquier documentación o información pertinente en posesión de Renfe, Adif o la Dirección General de Ferrocarriles; podrán desplazarse al lugar del accidente, y acceder al material rodante implicado y a las instalaciones relacionadas de infraestructura y de control de la señalización o tráfico.

Asimismo, podrán acceder a los equipos de registro y grabación a bordo y su contenido, así como al registro de grabaciones de las comunicaciones en centros de control y al registro del funcionamiento del sistema de señalización y control del tráfico.
Los expertos que elaboren el informe podrán requerir de las investigaciones sobre el accidente de Fomento, Adif y Renfe la información que estimen oportuna o de cualquiera de las personas que integran los equipos que las lleven a cabo, así como solicitar el auxilio de otros expertos en materia de seguridad del tráfico ferroviario.

Además, el juez indica que se pueden entrevistar con el personal ferroviario implicado y otros testigos, así como solicitar información de cualquier organismo o entidad pública o privada.

Por todo ello, Aláez ha acordado, además de la realización del informe pericial encomendado a expertos, incorporar a la causa los informen que elaboren sobre el accidente la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios, Adif y Renfe.

Estos tres documentos, según señala el TSXG, no son elaborados desde el punto de vista del proceso judicial, se considera oportuno que se unan para que el juez los pueda estudiar.

INFORME DE TOXICOLOGÍA

Por otra parte, el juzgado ha informado este martes de que ha recibido el informe del Instituto Nacional de Toxicología sobre el análisis que se le practicó al maquinista, Francisco José G.A., tras el accidente, que confirma que «no hay rastro de sustancias tóxicas, alcohol o drogas», y que «solo se detecta en la muestra la presencia de cafeína».

Sobre los informes ya solicitados por el juez instructor, el juzgado ha precisado que se han recibido por el momento los de Renfe y Adif, que serán ahora estudiados por Luis Aláez.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar