Proponen que el 20% de la música en las fiestas populares sea interpretada en gallego

fiesta popular

   «El santo ya no convoca, pero, aun así, la sociedad gallega, sobre todo en el rural, demanda espacios de ocio». Son palabras de Xosé González, presidente de la Asociación de Funcionarios para a Normalización Lingüística, una entidad con la que colabora la Xunta de Galicia para promocionar el uso de la lengua propia en las fiestas populares, con la recomendación de incorporar, por ejemplo, un 20 por ciento al repertorio de las orquestas.

   La llegada de la época estival también origina la multiplicación de las fiestas patronales y populares y, para paliar lo que Xosé González considera esa falta de convocatoria, la asociación propone la «galleguización» de las fiestas con un listado de recomendaciones recogidas en la campaña ‘Mil festas máis para a lingua galega’, que públicamente se dará a conocer esta semana, y entre las que se encuentra una llamada a la búsqueda de elementos «diferenciadores» en la programación de actividades.

Galicia tiene casi 3.800 parroquias y más de 30.000 núcleos de población, con lo que las fiestas populares superan también las 3.000 y mueven, según dados de esta asociación, unos 90 millones de euros de volumen de negocio, lo que supone un potencial «galleguizador», según ha subrayado, en declaraciones a Europa Press, Xosé González.

La asociación de funcionarios, que tiene treinta años de historia y desde hace más de diez trabaja para que las fiestas populares recuperen la «identidad propia» de cada una de las parroquias, ha editado un folleto, más de mil en papel y que también se distribuye a través de las redes sociales, en el que se recogen una serie de propuestas para la «galleguización de las fiestas».

Cada año las propuestas se reactualizan dependiendo de la evolución que se observan en las fiestas populares y, bajo el criterio de «quien paga manda», esta asociación invita a las comisiones de fiestas a incorporar cláusulas en la contratación de las orquestas o a promover el uso del idioma propio en todas las actividades.

Concretamente, el folleto, editado con el logotipo de la Xunta, señala entre las propuestas para la galleguización de las fiestas que en estas contrataciones el porcentaje del repertorio en gallego «debería rondar el 20 por ciento del repertorio total». No sólo eso, sino que también instan a que se especifique que «las alocuciones dirigidas al público se hagan en lengua gallega».

«Los destinatarios de los mensajes y chistes del animador son, en un 98 por ciento, gallegohablantes. Hacerlo con acento sudamericano es un reflejo de los complejos. Es un absurdo y una aberración cultural», defiende el presidente de esta entidad cultural, quien ha explicado que esta recomendación se había eliminado en los últimos años, pero sin embargo, se ha recuperado debido a la evolución que se ha observado en las fiestas populares.

El presidente de esta asociación apuesta por que «cada parroquia tenga una fiesta singular, como cuando convocaba el santo, que cada uno curaba de una cosa». «Esas peculiaridades no existen, son de catálogo porque están concentradas en diez empresas que se distribuyen por el territorio y llevan un menú cerrado», explica para asegurar, a renglón seguido, que «imponen un modelo de fiestas fracasado».

Y en general, la propuesta es que los contratos que se firmen con terceros referidos a la celebración de cualquiera de las actividades de la fiesta estén redactados en la lengua gallega, como «una manera de normalizar su uso en ámbitos tan diversos».

Pero la presencia del idioma de Galicia ha avanzado en las fiestas populares, al menos, en la cartelería, que ya se edita en el idioma propio en un 80 por ciento de los casos, según los datos de esta entidad. Con todo, también en las recomendaciones que hace esta asociación se recoge un apartado específico para la publicidad, con el llamamiento a que «cualquiera que sea el soporte, se hará en lengua gallega y se pondrá el mismo cuidado en la instalación de la señalización diseñada».

Otro de los espacios para los que esta asociación también aspira a aumentar la presencia de la lengua propia son las celebraciones religiosas que se programen con motivo de las fiestas patronales, como las novenas o las misas. «Ahí tiene poca presencia, pero queremos que esos días los actos litúrgicos sean en gallego», aspira Xosé González.

EL PREGÓN, PARA EXPLICAR EL SENTIDO DE LA FIESTA

La introducción del idioma propio no es la única vía de galleguización sugerida, sino que el idioma camina de la mano de la necesidad de «exaltar la identidad territorial, fomentando los valores patrimoniales para concienciar a la población en su defensa y divulgación y para reforzar los vínculos y autoestima en el fomento de las singularidades».

Una de las novedades que se incluyen en las recomendaciones para este año, es la propuesta de «inventariar los recursos patrimoniales y divulgarlos a través de seminarios organizados para la formación de las comisiones de fiestas», y para lo cual deben contar con el apoyo de historiadores, antropólogos y etnógrafos.

En esta línea, los impulsores de esta iniciativa abogan por que las comisiones de fiestas incluyan en sus programas la figura del pregón, pero con una misión pedagógica. «La persona encargada de hacerlo debe tener conocimiento de historia, patrimonio y tradición locales», propone el documento, en el que se explica que el fin es «orientar la incorporación de las fiestas en la identidad territorial».

«¿Qué pinta Isabel Pantoja en Raxoi?», se ha preguntado Xosé González en referencia a cuando la tonadillera ofreció el discurso desde el palco del Ayuntamiento de Santiago.

Esta iniciativa, que en 2013 servirá para homenajear al recientemente desaparecido Fito Domínguez –voz de A Roda–, también pretende vincular la lengua y los productos del país, ya que estos eventos son «una buena ocasión para organizar la degustación y la venta de productos típicos, lo que favorece la divulgación de aquellos que estén etiquetados en la lengua propia».

De hecho, en el cuadernillo se considera que estos espacios de ocio son «escenarios adecuados para transmitir a los consumidores el mensaje de la fidelidad a los productos que se identifican con el idioma gallego, singularmente, los vinos».

BANDERA E HIMNO

Además, también ofrece pautas sobre el uso de la simbología de Galicia, recordando la música y letra oficial, así como la admisión del Himno del Antiguo Reino de Galicia. Señala que es «costumbre cada vez más extendida, la interpretación del Himno de Galicia en la misa en el momento de la consagración».

De acuerdo con la ley, las comisiones –señala– «pondrán especial cuidado en garantizar la presencia de la bandera gallega y que esté utilizada correctamente», así como deberán «evitarse usos indecorosos o desproporcionalidad en el tamaño y número en relación con las del Estado».

«La mayor parte de los usos de la bandera gallega raya la chabacanería», lamenta Xosé González, quien ha asegurado que mucha gente la usa para «tapar pivotes o en sitios indecorosos».

La iniciativa ‘Mil primaveras máis para a lingua galega’ cuenta con numerosas adhesiones, entre las que se encuentran más de una treintena de ayuntamientos, la Diputación de Ourense y entidades sociales. Un cura, el obispo de la Diócesis Tui-Vigo y varios actores como Antonio Durán ‘Morris’ completan el listado de apoyos que tenía en 2012.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar