Un pontevedrés admite haber traído de Punta Cana un kilo de cocaína dentro del cuerpo

Un pontevedrés ha admitido este jueves ante el juez que fue «una mala decisión» viajar a Punta Cana con su hijo menor y traerse un kilo de cocaína.

El acusado, Julio Manuel G.C., de 37 años, se ha sentado en el banquillo de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra acusado de portar un kilo de cocaína en su organismo, tal y como reconoció ante el tribunal.

Junto a él están acusados de planear el viaje otros tres presuntos traficantes: Eugenio G.F., de 39 años y vecino de Marín y con numerosos antecedentes penales; Juan Manuel C.P., vecino de Pontevedra de 37 años; y Daniel J.L., de 45 años y natural de la República Dominicana.

Durante el juicio el principal acusado reconoció su participación en todos los hechos. «Asumo todo lo que yo hice. Lo reconozco», ha afirmado, pero renunció a contestar a cualquiera de las preguntas planteadas que pudiesen incriminar a los otros procesados porque «cada uno tiene que responder por lo que hizo». «Yo me preocupo por mí», ha sostenido.

Julio Manuel G.C. ha señalado que fue una «mala decisión» llevar a su hijo menor a Punta Cana. «No sé por qué lo hice. Es de lo que más me arrepiento», ha concluido.

Tal y como reconoció en la Sala, después de adquirir la droga en la República Dominicana, Julio Manuel regresó a España junto con su hijo de once años de edad, tomando tierra en el aeropuerto de Madrid-Barajas el día 28 de diciembre de 2011.

Advertidos por la Guardia Civil de Pontevedra, los agentes de aduanas del aeropuerto le sometieron a un control radiológico comprobando que el acusado llevaba 96 bolas de cocaína (1.156 gramos) en el interior de su organismo y otras cinco bolas de cocaína en su ropa interior.

En cuanto al resto de los acusados se acogieron a su derecho a no declarar, ni siquiera a las preguntas planteadas por sus propias defensas.

El fiscal antidroga, Luis Uriarte, se valió de numerosas grabaciones telefónicas para sostener la tesis de que los imputados Eugenio y Juan Manuel se concertaron con la finalidad de traer una determinada cantidad de cocaína desde un país sudamericano hasta España, con la intención de proceder posteriormente a su venta repartiendo entre ellos a partes iguales el beneficio.
DE ACUERDO

Para conseguir la droga se pusieron de acuerdo con el también acusado Daniel que les proporcionó el contacto con el vendedor de la droga en su país de origen, República Dominicana, mientras que Julio Manuel se encargaría de transportarla desde el país dominicano hasta España.

Según la Fiscalía, estos hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública en relación con sustancias que causan grave daño a la salud por lo que pide para cada uno de los inculpados cinco años y tres meses de prisión y multa de 100.000 euros.

Los abogados de los acusados basaron sus defensas en pedir la anulación de las escuchas telefónicas, al considerar que estos pinchazos no estaban justificados. Además de esta línea de defensa los letrados interrogaron a los agentes de la Guardia Civil para buscar algún punto débil en la cadena de custodia de la droga o incluso en la naturaleza de los confidentes que dieron la pista sobre este caso.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar