«Crimen de A Cubela»: un policía sostiene en el juicio que los encausados «querían verlo muerto»

Vista oral del crimen de A Cubela.
Vista oral del crimen de A Cubela.

Un inspector de Policía ha sostenido este miércoles, en el juicio que se celebra en A Coruña por el conocido como ‘crimen de A Cubela’, que los acusados de la muerte de un joven colombiano en enero de 2012 en la ciudad herculina querían «verlo muerto», tras descubrir la principal acusada que mantenía una relación con ella y también con su hija, menor de edad.

Así lo ha manifestado, a preguntas de la Fiscalía, en la tercera sesión del juicio que se celebra, con jurado popular, en la Audiencia Provincial de A Coruña. Tanto el Ministerio Público como la acusación particular, pide una pena de 20 años de prisión para Milena Carolina B., presunta inductora del crimen y a la que se considera coautora del asesinato.

En el banquillo de los acusados, se sientan también Álvaro Estiven C.V. –presunto autor de las puñaladas mortales que causaron la muerte de la víctima–; y el exmarido de Milena, Antonio R.C., que habría acompañado a los dos el día de los hechos, la noche del 10 de enero de 2012. Para ellos, se pide una pena de 18 años de cárcel.

Otra cuarta persona, Azahara C.G., está acusada de un delito de encubrimiento por el que se le pide un 1 año y 6 meses de prisión. Según la Fiscalía, sería la persona que habría hecho desaparecer el cuchillo con el que se apuñaló a Yonier Alejandro Arenas.

TESTIFICALES

Antes de los policías nacionales que se desplazaron esa noche al lugar de los hechos o que se encargaron de la investigación, ha declarado un testigo, que no pudo identificar a los supuestos autores de la agresión. Únicamente ha confirmado que eran dos hombres, al menos uno más alto, según su testifical, que los dos procesados.

Mientras, los policías han dicho que los testigos identificaron a dos hombres, «uno de 40 y otro de 30 años», calificando a uno de ellos como un hombre «grueso» o de «complexión fuerte».
CONCLUSIONES DE LA INVESTIGACIÓN

Sobre los hechos ocurridos ese día, el inspector jefe del Grupo de Delincuencia Organizada que asumió la investigación se ha remitido a la presencia de los móviles de Carolina y de su hija –sobre la que se sigue un proceso en el Juzgado de Menores por estos hechos– en el lugar del crimen.

Además, se ha remitido a las conversaciones de la menor por la red social ‘tuenti’ para ratificar que se planificó en los días previos «dar una paliza» a la víctima.

«Entre todos tenían un plan para darle un escarmiento», ha dicho este inspector, quien ha argumentado que, según la investigación, Milena Carolina recurrió a Álvaro Estiven, entonces novio de su hija, y a su exmarido para ello.

También ha subrayado que Álvaro Estiven les confesó, en su primera declaración, que le había dado «dos puñaladas» a la victima, «cuando ese detalle no había transcendido a la opinión pública», ha apostillado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar