El Parlamento decide recuperar la relación entre el gallego y la lusofonía para abrir nuevos mercados

Parlamento_xeral hemiciclo EP

Galicia inicia este martes el camino para la recuperación de los lazos con el mundo de la lusofonía y emplear el gallego y sus raíces comunes con el portugués como potencial económico, no sólo con el país vecino, sino con las potencias emergentes, como es Brasil.

La toma en consideración de esta propuesta legislativa, que lleva el nombre de Valentín Paz Andrade, ha sido calificada no sólo por los impulsores como un hito «histórico», sino también por el representante del PPdeG en el debate, Agustín Baamonde, que con el anuncio de apoyo a este texto, avalado por 17.000 firmas, ha dado abierto el camino para «volver a unir lo que la historia separó», en palabras del portavoz de los promotores, el empresario Xosé Carlos Morell González.

La propuesta de ley, que será modificada en trámite parlamentario, tiene como objetivo incorporar, progresivamente, en el plazo de cuatro años, el aprendizaje de lengua portuguesa en todos los niveles de enseñanza reglada. Además, pretende reconocer especialmente el dominio de esta lengua en el acceso para la función pública y concursos de méritos.

Precisamente, este texto ha recibido el apoyo de los grupos parlamentarios un día después de que los gobiernos español y portugués aprobasen una resolución conjunta en la XXVI cumbre hispano-lusa, en la que reafirmaron el interés de seguir promocionando «la enseñanza de las lenguas española y portuguesa en los respectivos países vecinos».

La vertiente económica es una de los ejes principales de esta propuesta. Así, en segundo término, esta propuesta quiere que las relaciones con los países de lengua oficial portuguesa constituyesen un «objetivo estratégico» del Gobierno gallego.

De forma «especial» aspira a que se fomente la participación de las instituciones en foros lusófonos de todo tipo, desde el ámbito económico y ambiental, al cultural y deportivo; así como la organización en Galicia de eventos con presencia de entidades y personas de territorios con el portugués como lengua oficial.

Para todo ello, la normativa obligaba al Gobierno gallego a tomar las medidas necesarias para lograr la recepción abierta en territorio gallego de las televisiones y radios portuguesas mediante la TDT.

«EL GALLEGO ES ÚTIL»

En su intervención, Morell González puso como ejemplo el caso de Extremadura, en que «el 100 por cien del alumnado» puede estudiar en portugués o Andalucía, en que lo pueden hacerlo «docenas» de alumnos, y también ha hecho hincapié en que el idioma propio «es útil para las relaciones comerciales» de Galicia con países de habla portuguesa, que suman 254 millones de personas.

«Hoy tienen en sus manos hacer ver, no sólo al empresariado, sino a todos los gallegos, que tenemos una lengua extensa y útil», ha apelado el portavoz de los promotores, quien recibió un unánime aplauso de todo el hemiciclo, tras cerrar su primera intervención proclamando que el gallego, que ha superado la historia con «dignidad», es una lengua «de inmensa utilidad y de futuro, como futuro tiene este país».

RESPALDO DE TODOS LOS GRUPOS

A favor se mostraron todos los grupos, con el nexo común de que defender el portugués y los vínculos es también una defensa del gallego. Con todo, este punto no ha estado exento de críticas por parte de la nacionalista Ana Pontón, que atacó «los prejuicios que anidan en quienes hoy gobiernan Galicia», y del diputado de AGE Xabier Ron, que ha censurado la «gallegofobia» del Ejecutivo popular.

En el debate, el diputado popular Agustín Baamonde ha avanzado que habrá que «estudiar dificultades materiales» para el intercambio de emisiones de televisión, y ha dejado «claro» que los populares apuestan por dar «trato preferente» al portugués, pero en cualquier caso tendrá tratamiento de «lengua extranjera» y «no será obligatorio» su estudio. Además, los populares «no tienen ninguna intención en entrar en el debate normativo» de la lengua, cuya oficialidad «apoya» el PPdeG.

Pero al margen de estas puntualizaciones, Baamonde ha defendido «no dejar pasar» esta oportunidad para la economía gallega, y no sortear la ocasión de «tapar una brecha histórica». Asimismo, ha avalado esta propuesta porque «defender el portugués supone, de alguna manera, defender el gallego».

Por su parte, el diputado socialista Francisco Caamaño ha remarcado que «es momento de combatir la crisis, si no puede ser con recursos económicos, al menos con la cultura», y ha apostado por que esta propuesta sirva para superar «las fronteras internas», no la del Miño, sino el «muro construido de forma interesada por algunos» para ver la realidad lusa «lo más ajena posible».

Asimismo, ha hecho votos para que, cuando esta ley se apruebe, «no se quede en el Diario Oficial de Galicia». «Espero un Gobierno y un Partido Popular que, además de votar favorablemente esta iniciativa, la lleve adelante», ha manifestado, antes de asegurar que los socialistas estarán «encima» para que «detrás de la ley, venga el decreto y las actuaciones que hagan realidad de esta iniciativa».

Xabier Ron, de Alternativa, ha descrito que se trata de «derrumbar vallados» para impulsar una relación sin «totalitarismos», de «cultura y afectividad, solidaridad, horizontalidad, pluralismo, comunicación, diálogo y cooperación, y reconocimiento de las identidades en juego».

Previamente, la diputada del BNG Ana Pontón, que reivindicó el trabajo hecho por su formación en otras legislaturas en este sentido y que no corrió la misma suerte, había confiado en que esta ley sirva para «romper prejuicios» sobre la utilidad de la lengua gallega y superar el «negacionismo» hacia los países de la lusofonía.

Ya en su segunda intervención, que ha servido para cerrar el debate, Morell González ha agradecido uno por uno a todos los grupos el apoyo recibido, y dirigiéndose al diputado popular, le ha asegurado que «no le preocupa la obligatoriedad» del idioma. «Pensamos que se resolverá de manera técnica y con buena voluntad», ha confiado el portavoz de los promotores de la iniciativa.

PAZ-ANDRADE

Los promotores razonan esta iniciativa en la dedicatoria del Día das Letras Galegas a Valentín Paz-Andrade, que además de prolijo en el ámbito de las letras, fue uno de los impulsores del grupo industrial Pescanova, que convirtió en la primera compañía armadora europea de buques congeladores, y de la que fue vicepresidente (1960), pero que ahora se encuentra en situación concursal.

Con el eje económico como uno de los principales motivos en los que se basan los impulsores de la iniciativa defienden que el potencial económico de la lengua portuguesa alcanza ya el 4,6 por ciento del PIB mundial y el 2 por ciento del comercio internacional planetario, que mueve el 3,6 por ciento de la población mundial, es decir, 254 millones de personas.

Así, la lengua portuguesa representa un PIB conjunto de casi tres billones de euros y un valor de 4,5 billones de euros en el comercio internacional mundial. Contando la diáspora lusa, de unos 5 millones de personas, el mismo estudio de la BES indica que los emigrantes mueven un PIB de 1 billón de euros, el 1,9 por ciento.

El portugués, que nació en Gallaecia, es el idioma de trabajo de 20 organizaciones internacionales, incluida la UE, así como la lengua oficial internacional de nueve países y del territorio asiático de Macau, en China. Entre ellos está la potencia económica de Brasil, junto a otras, y es la lengua más hablada en el conjunto del hemisferio Sur.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar