Condenado a tres años el abuelo que abusó sexualmente de su nieta

Un momento de la vista oral.
Un momento de la vista oral.

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a M.A.G.R., de 58 años de edad, a tres años de prisión por considerarlo autor de un delito continuado de abuso sexual hacia su nieta discapacitada y menor de edad cuando ocurrieron los hechos.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el tribunal considera probado que el acusado (abuelo materno) residió en la casa en la que vivía la menor con su madre y su otro abuelo durante una semana en marzo de 2011. Durante esa estancia, y por las noches, se acercaba a la cama de su nieta (que tiene una discapacidad física que le impide una libre movilidad, además de un retraso madurativo) y le realizó tocamientos en los pechos.

La sala ha considerado que el hombre cometió esos abusos «aprovechando las importantes limitaciones físicas, sobre todo de movilidad» de su nieta, y con «ánimo de satisfacer sus deseos sexuales». Todo ello, prosigue la sentencia, «pese a la frontal oposición manifestada por la menor».

El tribunal ha rechazado que la niña hubiera acusado a su abuelo con el fin de poder salir del ámbito de su madre y su abuelo paterno (pareja sentimental de la madre), con quienes mantenía una relación conflictiva. Asimismo, también descarta que la menor actuase influida por sus tías paternas, con quienes convive.

La Audiencia ha condenado al acusado a tres años de cárcel, y le ha impuesto cinco años de alejamiento y prohibición de comunicarse con su nieta; también le ha condenado a pagar a la chica una indemnización de 4.000 euros. La Fiscalía pedía 10 años de prisión y 15.000 euros de indemnización por daños morales.

ENTORNO DESESTRUCTURADO

Durante la vista contra M.A.G.R., varios testigos pusieron de manifiesto los problemas que la víctima tenía en su casa, con una relación difícil tanto con su madre como con su abuelo paterno. De hecho, ninguno de los dos quiso declarar en el juicio, lo que fue interpretado por la Fiscalía como «un nuevo acto de abandono emocional» hacia la niña.

Se da la circunstancia de que el acusado tiene denuncias previas por hechos similares cometidos contra otras primas de la víctima, aunque no fue juzgado por ello. Asimismo, las tías de la chica también señalaron que había denuncias contra su otro abuelo, por malos tratos, abusos sexuales y acoso que, finalmente no prosperaron; al tiempo que explicaron que ya habían iniciado acciones judiciales contra la madre de la menor por «negligencia y desatención».

Las psicólogas que declararon durante la vista también hicieron referencia a los problemas del entorno familiar de la menor. Las peritos consideraron «creíble» el relato de la víctima, y apuntaron que «se sentía abandonada afectiva e instrumentalmente».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar