Segundo mensaje de Rajoy en 24 horas: “Estamos en el umbral de invertir la situación”

Rajoy_Empresa Familiar

“Estamos en el umbral de invertir nuestra situación y las bases para conseguirlo son cada vez más sólidas”, dijo Mariano Rajoy en su segunda comparecencia púbica en menos de 24 horas. Para conseguir que ese nuevo clima se concrete en resultados tangibles para todos aboga por “no perder el rumbo ni bajar la intensidad del cambio. Esta legislatura, lo he dicho muchas veces, ha de ser la del proceso permanente de reformas”.

Entre estas reformas se ha referido a la disciplina y consolidación fiscal, las reformas del sector público y del sistema de pensiones para asegurar su sostenibilidad o el nuevo marco normativo del sistema financiero, sin descuidar en el ámbito europeo “una labor discreta y permanente para defender nuestras ideas y nuestros intereses”.

Remover los obstáculos al desarrollo económico es la clave para la recuperación, y para crecer y crear empleo es ineludible sanear previamente la economía, ha manifestado el presidente en la Asamblea del Instituto de Empresa Familiar.

El presidente del Gobierno ha admitido que los seis millones de parados constituyen “la expresión más dramática de esta crisis” porque representa “la frustración de millones de personas” y la pérdida de esperanza en el futuro.

Sin embargo, Rajoy ha asegurado que tal cifra, “lejos de paralizar al Gobierno y a su presidente, se convierte en un mayor incentivo para el desarrollo de su política”. Pero por dramático que resulte el dato, ha añadido, éste no ha sorprendido al Ejecutivo: “En un periodo de recesión no se crea empleo, se destruye; pensar que, cuando la actividad económica se contrae, se puede reducir el número de desempleados es creer en “varitas mágicas” o en dislocadas políticas arbitrarias”.

 

Durante su intervención en la Asamblea del Instituto de Empresa Familiar ha asegurado que para recuperar el crecimiento y reducir el paro hay que “remover los obstáculos al desarrollo económico”. En su opinión, los excesos del pasado y la obligación de irnos desendeudando, en un entorno de contracción de los mercados financieros internacionales, son los factores que nos han conducido a la actual situación.

Según el presidente, para crecer y crear empleo “es necesario sanear previamente nuestra economía. Es una condición sine qua non. Ineludible. Por duras y dolorosas que sean las tareas de saneamiento, hay que hacerlas. Lo contrario sería condenar a los españoles a un larguísimo periodo de decadencia económica”.

Mariano Rajoy ha insistido en que el balance es negativo en términos de empleo, “nuestro objetivo esencial”, pero sí es positivo en cuanto a la colocación de los cimientos en los que debe basarse el nuevo escenario económico.

En este sentido ha expuesto la adecuada tendencia que se observa en el déficit del sector exterior, el crecimiento de los precios (el IPC de este año “quedará por debajo del 2%), la reducción del déficit público o la reestructuración del sector financiero. Además, “en la medida en que se van notando los efectos de las reformas, la credibilidad de las cuentas de España crece exponencialmente”. La mejor prueba es la evolución de la prima de riesgo, cuya notable reducción supone un ahorro estimado de “más de mil millones de euros este mismo año”.

Todo esto, según el presidente, no son hipótesis sino hechos que certifican un cambio de rumbo: “Un nuevo escenario para nuestra economía, del que quiero destacar la clara mejora de nuestra competitividad y la progresiva reducción de nuestro endeudamiento neto”. Ya nadie plantea la pregunta de cuándo España va a pedir el rescate. En su opinión, “sin ningún triunfalismo, con todas las necesarias dosis de prudencia, tenemos que admitir que el clima ha cambiado”.
Invertir la situación

Según Rajoy, “estamos en el umbral de invertir nuestra situación y las bases para conseguirlo son cada vez más sólidas”. Para conseguir que ese nuevo clima se concrete en resultados tangibles para todos aboga por “no perder el rumbo ni bajar la intensidad del cambio. Esta legislatura, lo he dicho muchas veces, ha de ser la del proceso permanente de reformas”.

Entre estas reformas se ha referido a la disciplina y consolidación fiscal, las reformas del sector público y del sistema de pensiones para asegurar su sostenibilidad o el nuevo marco normativo del sistema financiero, sin descuidar en el ámbito europeo “una labor discreta y permanente para defender nuestras ideas y nuestros intereses”.

El presidente ha concluido recordando que la magnitud del reto que encaramos “va a exigir de todos nosotros -y digo de todos- mucho esfuerzo y mucho acierto, pero nos ofrece como premio un horizonte de recuperación económica que nos permitirá devolver a España y a los que en ella vivimos las oportunidades y la confianza que nunca debimos haber perdido”.

Al término de su intervención, Rajoy ha contestado a las preguntas formuladas por los empresarios, a los que ha animado a hablar bien de España para que “los inversores internacionales conozcan los esfuerzos que se están haciendo, que se den cuenta de cómo se están corrigiendo los desequilibrios, que España es un buen país para invertir”.

A este respecto ha dicho que “hemos tenido algunas noticias positivas de algunas multinacionales y creo que vamos a tener algunas más en el futuro”. Además, ha mostrado su satisfacción por el dato presentado en este foro de que al menos un 64% de los empresarios ahí presentes han manifestado su intención de invertir en nuestro país.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar