Las cofradías defienden el alejamiento del petrolero

Juicio Prestige

El expresidente de la Comisión de Cofradías afectadas por la catástrofe del ‘Prestige’, Evaristo Lareo, ha respaldado la decisión de alejamiento del buque adoptada por las autoridades españolas, en el juicio por el siniestro, en línea con lo manifestado por otros representantes de pósitos.

“Nadie quería ver tremenda mole en su propia casa”, ha resumido el patrón mayor de la Cofradía do Porto do Son, Tomás Fajardo, palabras que han ratificado sus homólogos de Fisterra (A Coruña) José Manuel Martínez, y de Portonovo (Pontevedra), José Antonio Gómez, que han dicho que “nadie quería el barco en su costa” y que la opinión era “cuánto más afuera, mejor”.

Sobre esta decisión, el también patrón mayor de la Cofradía de Caión y expresidente de la Federación Gallega de Cofradías -que ha recordado que el 90%-95% de los pescadores fueron indemnizados- ha explicado que cuando supieron que el barco estaba enganchado por el remolcador, -el 14 de noviembre de 2002- “aplaudimos para que lo llevaran fuera”.

Al hilo de ello, ha admitido que “después cada quién cambiaría de opinión”, en relación a las voces discrepantes con el alejamiento que surgieron en el sector y que varios representantes de los pósitos han negado que se hiciesen públicas los días del siniestro.

“INCENDIAR” EL BUQUE

Respecto a esta cuestión, el patrón mayor de Portonovo (Pontevedra), José Antonio Gómez, que ha admitido en su declaración que propuso “incendiar” el buque, ha limitado a un colectivo de bateas de Arousa la propuesta de llevarlo a una zona refugio, en concreto el Puerto de A Coruña.

De la huelga de hambre que llevaron a cabo representantes de los pósitos como el de O Grove (Pontevedra), ha rechazado que fuese por oponerse al alejamiento y sí para demandar más medios.

VERTIDO

Por otra parte, sobre la información que les transmitieron las autoridades españolas, el presidente de la Comisión de Cofradías afectadas -integrada por 63 pósitos- ha dicho que él habló “con algún político”. Sobre esta cuestión, tanto el patrón mayor de Porto do Son como el de Fisterra han ratificado que nadie les “consultó” su opinión, pero que se les dijo que el buque vertía.

De la contaminación, Lareo ha considerado que, con el buque en la costa, hubiera sido mayor. Así, ha insistido en que, en su caso, era partidario de alejar el barco porque “no es lo mismo que te lleguen 100.000 toneladas todas juntas que 1.500 o 2.000”, ha apostillado.

Mientras, se ha mostrado convencido de que, si el ‘Prestige’ se hubiera llevado a 40 millas y no a las 120 millas que fijaron las autoridades españolas, los vientos predominantes en el invierno, hubieran llevado la contaminación “hacia Inglaterra”.

PUERTOS-REFUGIO

En cuanto al puerto refugio, el patrón mayor de Fisterra, José Manuel Martínez, ha dicho que “para nada” se podía fondear en el seno de Corcubión “por los vientos del suroeste”. Por el contrario, el exjefe del centro local de Salvamento Maritimo de A Coruña, Eliodoro Rey, ha considerado que era “posible” llevarlo al puerto herculino o fondearlo en el seno de Corcubión.

“Un barco más grande que el Prestige estuvo fondeado tres días y sin práctico”, ha señalado en relación a esta última opción. Así, ha dicho que “con el seguro, el buque, la carga y el fondo -en referencia al Fondo Internacional para la Compensación de Daños por Hidrocarburos-hubiera llegado para indemnizar”.

Eliodoro Rey, que ha defendido el argumento “barco averiado, barco atracado”, ha confirmado también que existía en el centro local “el rumor” de que el entonces presidente de la Xunta, Manuel Fraga, había llamado diciendo que había que “sacar” el buque fuera de Galicia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar