Beiras amenaza a Feijóo en su propio escaño

 

El portavoz parlamentario de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), Xosé Manuel Beiras, ha interrumpido la sesión de control al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, cuando éste respondía a la pregunta formulada por el nacionalista Francisco Jorquera.

Lo hizo acercándose al escaño del mandatario autonómico, puesto en pie con el micrófono abierto, para pedirle “decencia”, y después de que Feijóo sugiriese a Jorquera que le quedaba “sacar el zapato” o “emocionarse” en su intervención en alusión al histórico parlamentario.

 

Tras la intervención del portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, el presidente de la Xunta reprobó el “ridículo constante” al que, a su entender, la oposición somete al Parlamento, y criticó su “sobreactuación”, asegurando que al nacionalista sólo le quedaba “sacar el zapato” (en referencia al incidente que en 1993 protagonizó Beiras en la Cámara gallega) o “emocionarse tanto, tanto” (en alusión a que en el pasado pleno el portavoz de AGE llegó a llorar).

Ante estas alusiones, el portavoz de AGE se levantó de su puesto y cruzó el hemiciclo para acercarse al asiento del presidente, con quien se encaró ante su escaño, que golpeó con su puño cerrado mientras le exigía “un poco de decencia”, además de advertirle que no era “digno” de ser el presidente de los gallegos.

Entonces, la jefa del Legislativo, Pilar Rojo, ha recordado al portavoz de AGE que, como diputado, tiene una serie de “derechos y obligaciones”, entre las que se encuentra la de “mantener el orden y la disciplina parlamentaria”.

Ha sido en ese momento cuando Beiras ha abandonado el hemiciclo entre gritos. “¿Se cree usted el juez de todo el país?”, ha preguntado el portavoz de Alternativa, mientras parlamentarios de los tres grupos de la oposición, que preguntaron sobre el asunto de las fotografías, censuraban desde sus escaños la actitud del líder popular por no responder a las preguntas que se le planteaban.

Feijóo, por su parte, ha continuado su intervención y ha insistido en que a Jorquera “sólo le queda ser imitador de Beiras”, alguien “capaz de amedrentar” al presidente. Al respecto, ha recordado que los gallegos “votan libremente” cada cuatro años y que advierten, a su entender, a los nacionalistas, que no sigan por su actual camino, “que les conduce al precipicio como partido y como país”.

“A lo mejor usted consigue el premio de imitador de Beiras, pero no el de los votos de los gallegos”, ha advertido Núñez Feijóo, quien ha afeado a Jorquera que cometiese la “ignominia” de relacionarle “con la droga y el SIDA”. “Eso lo va a lamentar porque sabe que es una gran miseria”, ha agregado el presidente, antes de añadir que él “no va a entrar” en si el BNG tiene “algún dirigente condenado por narcotráfico” porque el BNG “nada tiene que ver” con esta actividad.

“PIDA DISCULPAS”

Tras esta última intervención de Feijóo, fue el turno de preguntar de la viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, quien ha acusado al presidente de convertir la política “en un espectáculo denigrante”. “Esta violencia es insoportable a veces. Me alegro de que vuelva de las Américas, seguramente cambió la nieve por la leche, pero los astilleros siguen sin carga de trabajo”, ha agregado la dirigente de AGE, quien ha remarcado que la “señal de identidad” de Feijóo es “la mentira”, el “primer indicio de la corrupción”.

Díaz le ha advertido que “reconoció ante los medios conocer el entramado empresarial de Dorado” y que, en los 90, había “la guerra del narcotráfico”, con dos “bandos”, en alusión “a las madres que luchaban contra la droga” y al presidente gallego, “que se paseaba” en el yate de Marcial Dorado. Al tiempo, ha instado a Feijóo a responder a las preguntas relativas a su relación y a los contratos de la Xunta con firmas de Dorado.

En respuesta, Núñez Feijóo ha aprovechado su turno para “solicitar formalmente” a Yolanda Díaz que “pidiese disculpas” por la actitud de Beiras. “Si no quiere a mí, sí a la Cámara y a un Gobierno democrático”, ha advertido, a lo que se ha negado la viceportavoz de AGE, quien ha insistido en que la “ética política” de Feijóo “está por los suelos” y en que debe “dimitir”. Al término de su intervención, Beiras, ya de nuevo en el hemiciclo, le ha dado dos besos en señal de felicitación.

“ÚNICO GOBIERNO DEMOCRÁTICO”

En esta coyuntura y “por respeto” a la Cámara, Feijóo ha proclamado que los populares están “hartos”. “Hartos de que nos llamen criminales; cuando van a coaccionar a miembros de este partido, eso es lógico, si alguna vez ocurre con los suyos, eso es fascismo”, ha espetado Núñez Feijóo, al tiempo que Beiras volvía a levantarse de su escaño.

Sin hacer caso del portavoz de AGE, Núñez Feijóo ha proseguido con su crítica intervención. “No sé usted la capacidad que tiene dentro de su grupo o si puede o no pedir disculpas por el comportamiento de algún diputado. No sé cuál es su planteamiento político ni moral, pero lo que yo le digo como presidente es que no voy a permitir ese trato vejatorio a esta institución”, ha advertido.

Al tiempo, ha remarcado que, lo ocurrido en este pleno lo avala para “seguir trabajando”. “Porque hoy por hoy la única posibilidad de que se respete el Estado de Derecho y de un Gobierno democrático es el que yo presido. Lo que ocurrió aquí hoy nunca ocurrió en un parlamento europeo ni en uno democrático, que se amenace a un presidente”, ha advertido.

En la misma línea, ha asegurado que remitirá “a la Cámara, a la Justicia y a Galicia” los datos que demanda la oposición, para alegar que ésta “no merece” una respuesta en esta jornada debido a lo ocurrido en el hemiciclo.

CUESTIÓN DE ORDEN DEL PP

Tras finalizar la intervención de Feijóo, Xosé Manuel Beiras, aún de pie, se dirigió a Francisco Jorquera al que le dio un abrazo. A continuación, increpó a las filas populares, cuyos diputados aplaudieron durante varios minutos la intervención de su jefe de filas.

Finalizado el debate, fue el portavoz del PPdeG en la Cámara, Pedro Puy, quien, desde “el máximo respeto” a la Presidencia, se preguntó si se había modificado sin que él se enterase el artículo del reglamento en el que se insta a llamar al orden a los diputados que interrumpan el pleno o si es que hay parlamentarios que tienen “bula” en el Pazo do Hórreo.

Aludida por la crítica de su compañero de filas, la jefa del Legislativo, Pilar Rojo, ha esgrimido que varios diputados “fueron llamados al orden”, entre ellos Beiras. “Lo que ocurre es que no se deja escuchar”, ha zanjado la presidenta de la Cámara, antes de continuar con el orden del día del pleno.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar